Nombres y significados europeos

Banca internacional #03 UK LT BG MT DE – Intro EU y Fintech

2020.06.29 01:23 diyexageh Banca internacional #03 UK LT BG MT DE – Intro EU y Fintech

Este contenido fue publicado originalmente el 06/08/2019 - Aca
Posts anteriores de la serie

Background e intro
La Union Europea y en cuestión el Area Economica Europea o single market es un colectivo de veintiocho estados, cuales en su mayoría abolieron todo tipo de controles migratorios internos. También llamado Area Schengen, aunque esta, no incluye los veintiocho miembros sino, veintiséis.

De la misma manera, el “single market” o Eurosystem, mercado común europeo y su moneda de facto el Euro, ISO 4217 : EUR no se usa en todos los miembros del área política. Sin embargo todos los miembros de la Union Europea y varias de las jurisdicciones que no usan el Euro como su moneda de intercambio oficial (Romania, Polonia, Suiza, Dependencias de la corona, etc.) son parte del área SEPA compuesta por 36 miembros.

SEPA, Single Euro Payment Area es un protocolo de créditos y débitos bancarios entre personas físicas o legales de rápida ejecución operando 100% bajo el estándar IBAN. Es moderno comparado con otros sistemas similares como el ACH o wires locales americanos, ciertamente anticuados y de un costo mucho mas alto de operar.

Por regulación del ECB (European Central Bank) los pagos SEPA ya sean créditos o débitos deben ser gratuitos y se considera ilegal cobrar por una transferencia SEPA.

Esto dicho, varias instituciones cobran un “fee” por la ejecución de transferencias SEPA bajo alguna descripción a modo de eufemismo.

Si bien SEPA es considerado relativamente moderno, SEPA ICT (Instant Credit Transfer) ya se encuentra desarrollado y en proceso de implementación. Bajo el nuevo standard, las transferencias SEPA son ejecutadas en tiempo real con el fin de incentivar la implementación y adopción de las tecnologías fintech desarrolladas por privados bajo el tutelaje del ECB.

Desde hace aproximadamente diez años, el ECB comenzó a liberalizar el mercado bancario a modo de desconcentrar el monopolio de la banca europea. De esta manera dieron comienzo a las entidades EMI (Electronic Money Institutions). Entidades quasi bancarias, las cuales pueden ofrecer IBANs personales de manera instantánea y emitir tarjetas de pago (en general no debito sino prepagas directamente ligadas a una cuenta personal).

Regulación

La flexibilización de la banca europea via fintech tiene sus rarezas, la mayoría de las nuevos “bank challengers” usaron frases del tipo “we are not a bank, we are better tan a bank” y similares. Muy cool a los ojos de un millenial rebelde sin embargo el wording es exacto. Una entidad EMI no es un banco, no está siquiera remotamente cerca de serlo. Estas entidades no operan con efectivo, ni en general ofrecen créditos, o inversiones o tasas de interés (mas allá de que la tasa de interés del ECB se encuentra en el área negativa hace años) porque la verdad es que una entidad EMI no está a autorizada a tomar depósitos en Euros.

Cuando decimos “Electronic Money Institution” en realidad debería leerse más como “token”, la gente que usa crypto entenderá de manera más fácil. Al momento del depósito, la entidad mueve nuestros Euros a una cuenta a su nombre en una entidad bancaria real en general en la jurisdicción en la cual está registrada y licenciada aunque esto no es necesario. Los depósitos, a diferencia de un banco, no se pueden ofrecer a modo de prestamos ni se pueden invertir y se deben mantener segregados. Como una especie de cuenta escrow. En el mismo momento, de manera instantánea intercambia 1 for 1 cada euro por un token dentro de su plataforma al que le podemos poner el símbolo y nombre de euro pero al mismo tiempo no lo es. Al momento de efectuar un pago fuera de la plataforma el ejecutor intercambia nuevamente nuestro token por 1 euro cash que se encuentra depositado en la cuenta escrow y lo envía via SEPA o SEPA card hacia un comercio o una persona física/juridica a modo de pago.

Esta pequeña diferencia hace que el statement “we are not a bank” tenga un significado mucho más verosímil en lo legal de lo aparentemente anunciado. Y por esta razón, suelen lidiar con clientes de mayor riesgo que un banco tradicional. A manera de un sandbox monetario.

El problema principal, más allá de la oferta de banca básica y el peligro de que la entidad desaparezca de la noche a la mañana sin dejar rastro. Los depósitos en las EMIs no están cubiertos por el seguiro de depósitos de ninguna jurisdicción ni por el ECB.

En un comienzo, hace unos años uno podía abrir una cuenta en algún país del báltico, recibir una tarjeta MasterCard en Euros y empezar a recibir pagos de manera instantánea luego de un onboarding básico de 5 minutos vía una App. Algunos proveedores inclusive ofrecen una dirección de Bitcoin a la cual, si uno envía BTC, es convertido automáticamente a depósitos en EUR a la cotización del momento del clearing de la transaccion. Suena too good to be true no?

Bueno MasterCard y Visa también pensaron eso. En el 2018 cancelaron todas las tarjetas de los EMIs en Europa y renegociaron las licencias de emisión. Muchos proveedores de servicios financieros nunca emitieron tarjetas nuevamente y se dedicaron solo a cuentas virtuales. Los proveedores que sobrevivieron y encontraron su nicho se vieron en una situación grow or die.

Pero como se puede crecer sin poder ofrecer más servicios bancarios, crypto estaba sufiendo un slump terrible… Ah si, licencias bancarias.

Y así llegamos al presente, donde “we are not a bank” es una falacia y si, ya somos un banco. Tenemos una licencia, aseguramos tus depósitos y podemos ofrecer más servicios bancarios. El passporting de servicios está en toda su gloria, a costo de muchos de nuestros beneficios. La consecuencia principal? Todos los usuarios de riesgo, eliminados. Non-residents? Fuera, Gambling? Fuera, Crypto trading? Fuera…

KYC más estricto(si se lo puede llamar asi), mayor escrutinio de transacciones, CRS, suspensiones de cuentas y otros detalles están a la orden del día.

En la situación actual, siguen existiendo EMIs que hacen menos preguntas al costo de algunos Euros por mes. Donde podemos enviar y recibir fondos de un crypto Exchange o de TransferWise (a contrariedad de BruBank*… EJEM…*) y operar pagos de manera normal. No es un arreglo definitivo pero es de bajo costo y puede servir de “buffer” entre negocios que pueden atraer cierto escrutinio a nuestras cuentas en banco tradicionales.

Obviamente esto es un arma de doble filo y afecta a todos los miembros de la cadena de la misma forma. En mi caso, tuve que hacer un “White listing” luego de un intercambio de emails con soporte, de cuentas en Lithuania en las Crypto Exchanges que uso porque no querían procesar mis depósitos y ponían todas mis transacciones on hold de manera indefinida. La explicación? “Too much fraud from those suppliers”.

Esto dicho, para las instituciones que no son crypto friendly, esto puede ser la salvación. Un depósito de otra cuenta a tu nombre es mejor que un depósito a nombre de Kraken Payward o Bitstamp Limited.

Las licencias bancarias son un gran desarrollo para el mundo fintech europeo, lamentablemente tiene un gran costo a nivel usuario. Hay muchos menos proveedores que ofrezcan servicio a no residentes.

Los riesgos de los EMIs son reales, muchos han desaparecido sin dejar rastro, otros como WorldCore se vieron enrollados en lavado de dinero Ruso y cancelación masiva de sus tarjetas por parte de Visa y MasterCard Europe a punto tal que se vieron obligados a cerrar. WorldCore sigue en venta hoy día. SataBank un banco digital basado en Malta de capitales Bulgaros entro en administración para nunca más reaparecer.

Otros tuvieron que reinventarse o separarse. PayMix se disolvió en dos compañías una para personas físicas y otra para personas legales. Ejemplos de este tipo existen por montones.

Instituciones de interés

Globitex – UK/Lithuania
https://globitex.com/euro-wallet
Licencia: Crypto UK/Wallet EMI Lithuania
Cuentas: Personal/Business
Tarjeta: No.
No residentes: Si.
Detalle: Globitex es un crypto broker el cual simplifica el intercambio de crypto por fiat via el uso de un servicio de wallet (EMI) el cual posee un IBAN personalal y unico a nombre del UBO de la cuenta.
El servicio tiene algunos costos sin embargo es una buena alternativa para ejecutar pagos via SEPA.
En este momento 14 dias de trading sin costo, imagino que las operaciones de la cuenta si tienen costo, sin embargo desde que empezaron a ofrecer el servicio, los cargos por operar se han reducido substancialmente.

MisterTango – Lithuania
https://www.mistertango.com/en/
Licencia: EMI
Cuentas: Personal/Business
Tarjeta: Temporalmente suspendidas.
No residentes: Si.
Detalle: Las cuentas funcionan, la mía personalmente desde hace más de 2 años. Existe integración a su propia exchange de crypto. Ofrecen servicios para traders de crypto y dirección de BTC con deposito a EUR instantáneo.
Hay que tener en cuenta que la oferta de servicios en el pasado era muy superior. Incluía dirección de BTC, transferencias SWIFT, transferencias SEPA, tarjeta MasterCard Euro, acceso al Exchange, top up de la cuenta via tarjetas de debito/crédito y opción de una API para facturar.
Hoy día está dividido en diferentes segmentos y el pricing varía según el paquete elegido, nacionalidad y residencia.

LeoPay – Bulgaria
https://leopay.eu/
Licencia: EMI
Cuentas: Personal/Business con preferencia a Estonian e-residents.
Tarjeta: Si, debito Visa, con condición de dos tarjetas por cuenta o una tarjeta por currency.
No residentes: Si.
Detalle: Originalmente llamado LeuPay registrado en Malta de capitales Bulgaros. Usaban de backend SataBank, así que si leyeron lo anterior entenderán el cambio de nombre de la entidad.
Cuentas multicurrency en EUR, USD, GBP, CHF, RON, HRK, JPY, BGN, PLN, CZK.

Paysera – Lituania
https://www.paysera.lt/v2/lt-LT/index
Licencia: EMI
Cuentas: Personal/Business. Es posible obtener más de una cuenta por cliente.
Tarjeta: Si, debito Visa.
No residentes: Si.

PayMix Pro – Malta
https://www.paymix.pro/
Licencia: Institución financiera Maltesa
Cuentas: Business
Tarjeta: Debito
No residentes: Si.

Prospero – Malta
https://www.yourprospero.com/
Licencia: Institución financiera Maltesa
Cuentas: Personal
Tarjeta: Debito
No residentes: Si.

Deutsche Handelsbank – Alemania
https://www.handelsbank.com/en/bc/home-business-customers.html
Licencia: Bancaria propia.
Cuentas: Business. Es posible obtener más de una cuenta por cliente.
Tarjeta: No.
No residentes: Si.
Detalle: Es un pequeño banco alemán que se especializan en cuentas únicamente para personas legales con licencia y backend bancario propio.

N26 – Alemania
Licencia: Bancaria propia.
Cuentas: Personal/Business
Tarjetas: Debito/Crédito
No residentes: No*.
Detalle: No aceptan no-residentes en el Area economía europea, sin embargo si aceptan pasaporte Argentino y cualquier numero de móvil. El requerimiento es una dirección de correo en el Área Económica para recibir la tarjeta. (Chripre no es una opción para la dirección).

Revolut – Lithuania/UK
https://www.revolut.com/
Licencia: Bancaria propia (UK)
Cuentas: Personal/Business.
Tarjeta: Si, variedad dependiendo del tier.
No residentes: No*
Detalle: Revolut evoluciono desde una licencia de EMI a una entidad con licencia bancaria. Siempre en las noticias por las razones equivocadas, han quedado atrás los días en los que la banca Lituana los decepcionaba. Lamentablemente los reportes de cuentas congeladas persisten y rehabilitarlas puede tardarse meses.
Revoluto ofrece tarjetas con conversión de divisas usando el mid-market rate y sin FX conversion fee. Ofrecen crypto trade (CFDs) y muy recientemente una plataforma de inversiones. Si han leído mi post titulado Banca internacional #02 – United Kingdom, where it all began y repararon en el detalle de que la licencia bancaria es de Reino Unido, si, están en lo correcto. Esta entidad no puede técnicamente aceptar no-residentes si tiene una licencia bancaria ringfenced. Sin embargo, tal como es el caso con varias de alternativas, una dirección de correo dentro de Reino Unido o Europa suele bastarle a los clientes para hacerse de una cuenta.
UPDATE: Recientemente Revolut agrego un setting muy interesante, la cual permite, una vez registrados como clientes cambiar la residencia fiscal. No hay muchos datos con respecto a qué efectos tiene sobre la cuenta más allá de una suspensión quasi instantánea. Sin embargo! Según la jurisdicción de residencia fiscal seleccionada, también nos puede dar como opción “Email us to [[email protected]](mailto:[email protected]) and let’s see what we can do.”

TransferWise
https://transferwise.com/
Licencia: Money transfer (UK), EMI (Lithiania)
Cuentas: Personal/Business y Borderless, 4 currencies GBP, EUR, NZD, AUD y condicionalmente USD.
Tarjeta: Si, MasterCard para residentes del Area Economica Europea.
No residentes: Si.
Detalle: Conocido por casi todos hoy día, la aplicación de cabecera para remittances elegida por todos los millenials. No es la mejor sin embargo es la que tiene mejor publicidad y estrategia.
Se sabe que hay clientes quienes han usado datos postales europeos para registrarse y han logrado recibir la tarjeta en condición de no residentes.

Disponibles fuera de sus países de registro en breve

Insha – Alemania con backing de Al Baraka (Turquía)
https://www.getinsha.com/
Detalle: Primer banca islámica digital en Europa. Que esto no los detenga en ver el servicio que ofrecen. Dado los servicios que ofrecen (y la carencia de interés computado en depósitos) es una plataforma idea para banca Islámica.

ToMoRRoW - Alemania
https://www.tomorrow.one/en-de/
Detalle: Banca alemana sustentable.

Kontist – Alemania
https://kontist.com/
Detalle: Banca digital para pequeños negocios o freelancers con implementación de contabilidad y taxación.

Tarjetas

Algunos EMIs solo ofrecen tarjetas. En general son productos sub-prime y consecuentemente los fees son usureros. No voy a entrar en detalle sobre el ofrecimiento de servicios de estos proveedores, pero les dejo algunos por una cuestión de mera curiosidad y cobertura de alternativas.


Nota final
Existen muchos servicios más de tipo pseudo bancario en Europa. Podría publicar un post infinito con 500 URLs y links a cada uno de ellos. Muchos con respaldo de Bancos centenarios y prácticamente todos con requerimiento de residencia en la Unión Europea. Si desean mas información, puedo hacer un post apartado. Pero más allá del landing page, no van a poder utilizar ningún servicio.
Es más fácil abrir una cuenta en un banco normal para no residentes en Europa de manera personal que intentar circunventar la legislación y regulación pertinente a los bancos o EMIs digitales reservados para Europeos.

Donations.
Token Wallet address BTC 19xvUdQoZosrzYKNaTCK834zRkg5Bogop BCH qqqmyqjspnq0fazk9wvv0elc8vxdp2rkvgfqs3s87x LTC LKNvBgwEtE3w7oEUYiSVb96qCe7xFDBvp8 ETH/DAI 0x1cbbcf2ca8849893ad7feac5ef5c735f6d91fa4e XMR 44AXEt8ZkmjgGuUrPaoNTzBGhp92L3HozSYxAip7dz8qL6A3neJBriLRSjC8Qnam4tEhfw2yXzcXsbZ2dJiWHDC7Ji8nBvx 
submitted by diyexageh to LATAM_PersonalFinance [link] [comments]


2020.01.12 11:46 alforo_ Soplan vientos favorables desde España Boaventura de Sousa Santos

Los vientos que soplan desde España son favorables. Por primera vez desde la transición democrática de 1978, los dos principales partidos de izquierda se unen para formar gobierno. La articulación de izquierda de la que Portugal fue pionera en Europa a partir de 2016 desempeñó un papel importante, si bien indirecto, en la solución española. Señaló que el sentido común podía formar parte de la política, a pesar de que durante mucho tiempo parecía impensable. Demostró que, más allá de lo mucho que divide a los diferentes partidos de izquierda, lo que los une es lo suficientemente sustantivo como para construir un programa de gobierno compartido. Dado que era un camino poco transitado, hubo que ponerlo por escrito y detallar los términos del acuerdo. Se sabía que las desconfianzas mutuas eran muchas y persistían. Se sabía que las fuerzas (políticas, económicas y mediáticas) de derecha harían todo lo posible para demonizar al nuevo gobierno y que el camino sería más fácil cuanto más vaga fuese la convergencia. También demostró que las políticas de la Unión Europea, pese a ser muy conservadoras, permitían cierta capacidad de maniobra y lo permitían aún más siempre que la burocracia de Bruselas no se sintiese amenazada o cuestionada (lo que había sucedido con Grecia). Demostró, por último, que tras la devastación neoliberal de los años anteriores (con el empobrecimiento general de los portugueses), no aumentar demasiado las expectativas era importante (dadas las condiciones del país) y era políticamente aceptable en la medida en que lo poco sabría a mucho. La solución resultó ser exitosa y los resultados de las elecciones legislativas de 2019 fueron una prueba de ello.
A lo largo de los últimos cuatro años los contactos peninsulares sobre este tema han sido muchos. Históricamente, las condiciones sociales, políticas y culturales de España fueron muy diferentes. Portugal tuvo una revolución en 1974, mientras que España realizó una transición pactada con la dictadura anterior y con quienes más se beneficiaron de ella, particularmente las élites económicas y la Iglesia católica. Por ejemplo, a pesar de las continuidades con la dictadura (especialmente en las Fuerzas Armadas y en el sistema judicial), en Portugal, como antes en Italia y Alemania, hubo consenso para eliminar de las calles, las plazas y los puentes los nombres más destacados de la dictadura, mientras que en España este tema continuó incendiando los debates prácticamente hasta el día de hoy. A diferencia de Portugal, España tenía dos grandes fuentes potenciales de fracturas: la cuestión del régimen, dado el desgaste de la monarquía en los últimos tiempos, y la cuestión de las nacionalidades. Verdaderamente, solo después de 1808 los habitantes del Estado español manifestaron cierto sentido político de pertenencia respecto al hecho de ser todos españoles.
Por estas y otras razones, la voluntad política de convergencia entre las izquierdas tuvo altibajos en una secuencia simultáneamente turbulenta (tres elecciones generales entre 2016 y 2019) y paralizante (sucesión de gobiernos de gestión ordinaria). Fue ganando consenso la idea de que en España, la mejor solución para una coalición de izquierda no sería el mero apoyo parlamentario (la solución portuguesa), sino la participación en el gobierno con responsabilidades políticas sustantivas. Sería una solución más arriesgada, pero la considerada más eficaz para enfrentar la oposición de la derecha, que se preveía feroz. Y la solución está ahí y todos los demócratas del mundo deberían saludarla. En este momento me gustaría simplemente señalar algunos puntos.
  1. Más allá del acuerdo específico, y por encima de todo, lo más importante ahora es poner en valor el significado de la escala estatal de este ejercicio inédito de articulación política en la izquierda española. No hay precedentes de coalición a escala estatal, excepto el breve gobierno de Juan Negrín, en 1937, en coalición con el Partido Comunista. Hasta ahora solo había habido coaliciones progresistas a nivel autonómico. La articulación entre el PSOE y Unidas Podemos (UP) rompe con una larga tradición de gobiernos monocolor y en solitario que en España se viene fraguando desde la Transición. Así, el nuevo gobierno estará formado por dos partidos cuyo acuerdo progresista representa un intento dialogado de entendimiento mutuo entre las dos grandes culturas políticas actuales de la izquierda española: la de 1978 y una izquierda reciente pos15M.
  2. Además de una estrecha colaboración entre ambas culturas políticas, también va a tener que darse una estrecha colaboración (en forma de apoyo parlamentario) con partidos independentistas/nacionalistas/soberanistas, como el PNV, ERC, el BNG o Bildu. Lo que está en juego, en este aspecto, es la consolidación de una nueva mayoría, un bloque que integraría al PSOE y UP y se abriría a fuerzas nacionalistas (nacionalismos vascos, valenciano, gallego y parte del catalán) con capacidad para condicionar el rumbo de la política española. A este respecto, hay que lamentar la oposición al acuerdo de cierta extrema izquierda catalana, hija de una tradición fatal de cierta izquierda europea, que, con su maximalismo y sectarismo, allana el camino a gobiernos de derecha o incluso de extrema derecha, tal y como sucedió en Alemania.
  3. El acuerdo es más global y ambicioso que el acuerdo de 2015 entre las izquierdas portuguesas. A lo largo de sus 50 páginas, el texto del acuerdo incluye compromisos y medidas progresistas que abarcan, en líneas generales, los programas políticos con los que el PSOE y UP concurrieron a las elecciones generales. Hay compromisos firmes en materia de educación, de memoria histórica, pensiones y de igualdad de género (las “políticas feministas” se destacan como uno de los once capítulos del acuerdo). Hay menos concreción en materia de vivienda, migraciones, política exterior, defensa y seguridad. Apunta a un programa socialdemócrata que tiene como objetivo principal restaurar los derechos sociales y económicos que habían sido debilitados o eliminados por los gobiernos de derecha. Contrariamente a lo que el PSOE defendió en su último programa electoral, se prevé la subida de impuestos para las rentas más altas (probablemente en torno al 0,8% de los españoles). Evita los temas que pueden generar más fractura. En política territorial subyace al acuerdo una tendencia federal. En el caso de Cataluña, propone la única solución de sentido común: abrir el diálogo y crear las condiciones para una solución política.
  4. La investidura de este gobierno tiene una importancia estratégica para Europa. La violencia casi golpista con la que la ultraderecha (la derecha más tradicional aliada a la nueva extrema derecha) ha tratado de bloquear la investidura no tiene precedentes en Europa, pero puede indicar el camino que el neofascismo europeo pretende seguir. Este camino consiste en no reconocer los resultados electorales siempre que sean desfavorables para las fuerzas de derecha y seguir una estrategia de desestabilización que tenga como objetivo llevar a cabo golpes suaves contra cualquier gobierno de izquierda, por moderado que sea. Esta estrategia tiene los siguiente componentes generales: deslegitimar mediáticamente las políticas del gobierno con el recurso, siempre que sea necesario, a las noticias falsas; ampliar simbólicamente cualquier medida relativa a las ideas preconcebidas de la clase media para convertirlas en presagios del apocalipsis; “calentar” las calles, utilizando el mínimo descontento para provocar actos de represión legítima convertidos inmediatamente en amenazas totalitarias; recorrer al órgano del Estado más conservador y menos sujeto a presiones democráticas, el sistema judicial, para lanzar una guerra jurídica (lawfare) contra las políticas del Gobierno (la judicialización de la política utilizada de manera particularmente grosera en Brasil). Para llevar a cabo esta desestabilización, los agentes internos cuentan ahora con el apoyo de extrema derecha estadounidense (capitaneada por el predicador del eurofascismo, Steve Bannon), centrada en la destrucción de la Unión Europea. En el caso de España, es lamentable que la ultraconservadora Conferencia Episcopal se muestre preocupada y pida a los españoles que recen, a pesar de que el programa de gobierno no toca los Acuerdos Iglesia-Estado y solo elimina la financiación de las escuelas concertadas que segregan por sexo, eliminación derivada de un mandato constitucional.
  5. El gobierno progresista español necesitará el apoyo de todos los demócratas del mundo, en particular, de sus vecinos, nosotros, los portugueses. El Gobierno portugués se propone continuar con la política que inspiró a los españoles. Desafortunadamente, el Partido Socialista (PS) portugués consideró prescindible poner por escrito el compromiso con el Bloco de Esquerda. Todos sabemos que la enfermedad infantil de los partidos socialistas europeos es tener más miedo de los partidos a su izquierda que de los partidos a su derecha. Ojalá que los próximos cuatro años muestren que el PS está curado. Sería otra novedad esperanzadora para Europa y para quienes luchan contra el avance de la extrema derecha.
https://prensarural.org/spip/spip.php?article24999
submitted by alforo_ to podemos [link] [comments]


2018.12.04 09:51 rasaho Enséñanos la patita (Sobre Vox y Santiago Abascal)

Una de las múltiples satisfacciones que tiene el ser padre de familia numerosa es que te acabas convirtiendo en un experto mundial en Literatura Infantil.
Gracias a Dios, al ser cada criatura humana única e irrepetible, cada niño tiene sus preferencias y es así como, gracias a mi prole, he adquirido con los años un conocimiento cuasi enciclopédico de ese importante dominio del saber.
El preferido de la peque es “El lobo y los siete cabritillos”. Debo habérselo leído ya 438.567.231 veces.
Pues bien, en ese cuento, como la mayoría de Uds. recordarán, el malísimo lobo aprovecha la ausencia de la mamá cabritilla para intentar zamparse a sus siete retoños.
Pero con lo que este perverso animal no contaba era con la inteligencia de los cabritillos. Primero le descubren por su vozarrón: “mamá no tiene una voz tan ronca como la tuya”.
El cánido, furioso, engulle todas las claras de huevo que puede para suavizar la voz y vuelve a la carga: toc, toc, toc, “abrid, soy mamá”. Por segunda vez, los prudentes animalitos descubren el plan del pérfido lobo: “enséñanos la patita por debajo de la puerta”. Y, claro, ahí ven la garra negra del lobo y tampoco abren la puerta.
El malvado, entonces, se unta las patas en harina y es ahí donde logra ya engañar a los pobres cabritillos comiéndoselos a todos menos al más pequeño.
Pero no sufran. El final es feliz: el lobo acaba ahogándose en el río. Por malo.
Al leer que Santiago Abascal ha participado en la convención que varios partidos europeos han celebrado en la ciudad alemana de Coblenza, este cuento me vino inmediatamente a la cabeza al mismo tiempo que me caía de la silla. Esos partidos no son un conjunto de renegados de los distintos PP’s europeos, como Abascal. Ni eran tampoco un club de fans de Aznar, como Abascal. Tampoco son unos partidos extraparlamentarios menguantes cual nieve al sol, como el partido de Abascal. No. Son los partidos más pujantes del viejo continente que se vienen en denominar identitarios o soberanistas o, últimamente, “alt-right” (alternative right o “derecha alternativa”) a la imagen del movimiento que ha nutrido el programa de Donald Trump.
El topetazo que me di en la cabeza al caer fue de aúpa. Medio recuperado, aunque todavía sonado, y con un buen chichón pude ver con indescriptible asombro los “selfies” que este curioso personaje se ha hecho con los principales responsables de esos partidos: el holandés Geert Wilders, la alemana Frauke Petry o hace unos meses con el francés Louis Alliot, el último (por el momento) novio de Marine Le Pen.
Me tuve que pellizcar para asegurarme que todo eso era real.
Porque el tipo que aparecía junto a esos dirigentes europeos,
¿no era el mismo que año tras año celebra y homenajea la nefasta Constitución española?
¿no era el mismo que desde que dejó el PP por la puerta de atrás, mendiga día sí y día también a elementos tan dañinos como Aznar y Esperanza Aguirre que se unan a él en su aventura a ninguna parte?
¿no era el mismo que proclamaba que VOX nacía para recuperar los valores (sic) y las ideas del Partido Popular?
¿no era el mismo que mendigaba un pacto a C’s? ¿no era el mismo que, también y sin despeinarse, mendigaba un pacto a UPyD?
¿no era el mismo que predicaba (con perdón) la necesidad de transparencia en las cuentas públicas en especial las de los partidos al mismo tiempo que significados miembros de su partido, como el vicepresidente Juan Jara, le instan a rendir cuentas sobre el destino de 740.640€ provenientes de cuotas y donaciones de militantes y simpatizantes?
¿no era el mismo que durante casi veinte años de militancia en el PP con cargos orgánicos de importancia permaneció mudo como una tumba cuando Aznar pactaba la destrucción de la soberanía nacional con Arzallus y con Pujol y cuando Aznar consintió la persecución al idioma español ya no sólo en Vascongadas y Cataluña sino también en regiones gobernadas por el PP como Galicia y Baleares y cuando Aznar pasteleaba con el PSOE para manipular burdamente la Justicia y cuando el PP lanzaba miradas de arrobo y declaraciones sonrojantes al mal llamado MLNV para rendir a la nación frente a ETA y cuando se asesinaban 100.000 bebés al año con la ley del aborto que el PP no sólo no suprimió sino que la amplió y cuando legalizaban centenares de miles de inmigrantes ilegales incluidos muchos musulmanes y cuando el PP reconoció la realidad nacional andaluza y la cláusula Camps y cuando Rajoy perpetró la mayor subida de impuestos de la Historia española y cuando Aznar y Rajoy se arrodillaban ante Cebrián para que este siguiera reinando en los medios (de manipulación) españoles y cuando los padres solicitábamos la objeción de conciencia para nuestro hijos por la malhadada asignatura de “Educación para la ciudadanía” y los gobiernos regionales del PP nos la rechazaban?
¿no era por cierto este mismo que ante la generosísima oferta de negociación que alguna formación política de la derecha nacional le hizo en reiteradas ocasiones les rechazó groseramente diciéndoles que él nunca se aliaría con “fachas”?
Vaya, vaya, Santiaguín. Vaya, vaya. ¡Quién te ha visto y quién te ve! Las vueltas que da la vida, sobre todo para los que se mueven por ella sin ningún principio más que el de medrar en política y vivir sobre el lomo de los que pagamos el sueldo de esa casta.
Porque esa es otra: ¿cómo es posible, si no es con una cara más dura que el hormigón armado, que alguien vaya por el mundo adelante fustigando la existencia de una castuza política completamente aislada de la Sociedad y lucrándose a su costa si precisamente él no ha trabajado en su vida y ha estado en la poltrona desde su más temprana juventud?
Porque ahí el menda tiene un curriculum castucero para quitar el hipo. Agárrense que vienen curvas:
Cargos en el PP: con veinte añitos ingresa en 1996 en el Comité Provincial del PP en Álava y desde 1999 formó parte de su comité ejecutivo. En noviembre de 2000 fue elegido presidente de Nuevas Generaciones del Partido Popular de Vascongadas, cargo que ejerció hasta 2005. Durante ese período también fue miembro de la Junta Directiva Nacional del PP. Desde 2000 hasta 2013 fue miembro de la ejecutiva del Partido Popular Vasco y desde 2005 secretario de educación del PP en Vascongadas.
Cargos públicos: en 1999, con solo 23 años de edad, obtiene su primer cargo público al ser elegido concejal en el ayuntamiento de Llodio (Álava), cargo en el que fue renovado en varias ocasiones. Entre 2003 y 2004 fue juntero de las Juntas Generales de Álava. Abandonó este cargo en 2004 para ocupar un puesto en el Parlamento Vasco hasta el 2009.
El viento cambió de dirección y Abascal cayó en desgracia. ¡Pobrín!, que dicen en mi tierra. Pero ni siquiera eso le animó a buscarse el pan por su cuenta. La por entonces condesa consorte de Bornos y de Murillo y en sus ratos libres presidenta de la región de Madrid, Esperanza Aguirre, nombró a este afamado y reconocido profesional Director de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid desde febrero de 2010 hasta diciembre de 2012.
Debido seguramente a sus prestigiosos diplomas, su exitosa experiencia en el sector privado y su excelente gestión en la Agencia ésa, la condesa le nombró en abril de 2013 Director de la Fundación para el Mecenazgo y Patrocinio Social. Esa Fundación que, en un alarde de austeridad, sólo contaba con un único empleado además del propio Santiago Abascal no tuvo actividad conocida ninguna ese año y sin embargo recibió de la Región de Madrid una subvención de 183.600 euros de los cuales destinó 82.491 al sueldo de Santiago Abascal. Como prueba de sus dotes de gestión, la Fundación fue disuelta al final de ese mismo año.
Como premio de consuelo, Aguirre siguió concediendo subvenciones importantes a la asociación DENAES que, ¡oh sorpresa!, también presidía Abascal.
Para compensar las pérdidas de renta, el interfecto se autoadjudicó un sueldo mensual de entre 3500€ y 4000€ (las fuentes divergen) como presidente de VOX, partido al que ha llevado por la misma senda del éxito que la Fundación fantasma que presidió.
Oír ahora la profesión de fe de Abascal en los mismos principios y valores que siempre rechazó suena tan verídico como un anuncio de desodorante protagonizado por Ana Gabriel, la mugrienta portavoz de la CUP o un título de ingeniero industrial a nombre de Patxi López o una tesis doctoral escrita por Pedro Sánchez o bien Pablo Iglesias con el uniforme de legionario haciendo la jura de bandera.
Abascal podía haber quedado como un ejemplo más de dignidad frente a la purrela etarra. Un tío valiente, claro que sí, que, a pesar de la política entreguista de su partido, dio la cara como muchos otros militantes del PP contra el sepaRATISMO.
Pero prefirió otro camino. El de la política profesional. El del cargo vitalicio a costa del presupuesto. Y cuando eso no fue posible en el PP, lanzó VOX no con el propósito de contribuir a crear una alternativa patriota a la izquierda marxista y al centro cobarde, baboso, melifluo y entreguista sino con el propósito precisamente de frenar a otras opciones que, como Alternativa Española, sí luchaba por crear una opción seria frente a esos dos bloques siameses.
Prefirió el camino del PP-bis. El de atraer a sus filas a los desencantados con Rajoy para que no fueran a opciones nacionales. Y lo consiguió. Sí señor.
Cuando constató que esa estrategia no le bastaba para seguir mamando de la teta del Estado, buscó con afán desmedido una alianza con otros partidos. Llamó a la puerta de C’s y de UPyD. Estos no se molestaron ni en contestarle. Hizo (y sigue haciendo) llamamientos desesperados a Aznar, Esperanza Aguirre o Mayor Oreja para que se suban a su barca, una barca que hace agua por todos lados. Se le han ido casi todos: Cristina Seguí, González Quiroga, Vidal-Quadras, Ignacio Camuñas, dimiten juntas provinciales enteras: Alicante, Cáceres, Ceuta…
La última pirueta ideológica que este saltimbanqui avezado ha perpetrado consiste en arrimarse al sol que más calienta, esto es, a los partidos emergentes en Europa. Poco importa que defiendan postulados completamente opuestos a los que este individuo defendió siempre. El caso es sobrevivir y agarrarse al escaño como la lapa a la roca.
Y se siente por la dignidad y por la coherencia. Eso no es para él.
¡Qué bajo has caído! Es patético. Una especie de alma en pena. Fantasma errante en busca de reposo eterno. Un remedo de aquel otro chaquetero célebre, Jorge Verstringe, que recorrió todo el espectro político empezando en CEDADE y acabando, de momento, en PoTemos.
Porque es verdad que “arrepentidos quiere Dios” y que todo el mundo se equivoca. Que grandes y pequeños personajes de la Historia han cambiado de opinión y han pasado del lado oscuro a la luz. Pero no es el caso.
Santiago: aunque esos que se fotografían contigo no te hayan calado bien todavía, aquí ya no cuela. Y no cuela porque te conocemos.
Por muchas yemas de huevo que tomes y por muy rebozado de harina que estés, Santiago, no nos engañas. Tú no eres de los nuestros. Saludos.-
submitted by rasaho to podemos [link] [comments]


2018.02.25 11:18 JAPalao Susana Díaz y el nacionalismo.

En El País: Susana Díaz: “La izquierda no puede ser jamás nacionalista”
Copio de nuevo este textito que recogí luego en una entrada de blog llamada "Sobre la (supuesta) izquierda centralista y su colaboracionismo con el Régimen del 78 (Comentarios sobre el Procés, 8)"
< A ver, te ruego que ya que señalas una falta de lecturas en los que estamos apoyando el derecho del pueblo catalán a decidir, pues nos ilustraras con algunas referencias. Decir que el nacionalismo catalán conecta con la tradición del Völkisch, y con Goethe o Fichte, me parece demasiado genérico, porque todos los nacionalismos europeos tienen esa misma raíz romántica, y sin esa lucha de las naciones europeas contra las monarquías imperiales, de Grecia a Francia, la democracia hubiera sido una quimera. Concretamente el nacionalismo catalán del siglo XX, proviene de la tradición escrupulosamente federalista y burguesa de un Cambó o un Pi i Margall. El federalismo burgués era más bien de orden pragmático: a la incipiente burguesía industrial catalana le era imposible avanzar en su programa de modernización con la corte borbónica madrileña, decadente y feudal, como un lastre inmovilizante. Partiendo de ahí, pero ya con todas las influencias del socialismo, el nacionalismo catalán de los años 20 y 30 opta por un progresismo republicano de izquierdas y anti-fascista a través de Esquerra Republicana de Catalunya, mientras este nacionalismo raíz germánica desembocaba en el nacionalsocialismo en Alemania. Son los nazis los que entregan a Lluís Companys a Franco, como sin duda sabrás, tras exiliarse, como pretende Rajoy que haga Bélgica, parece que, de momento, con menos éxito.
Sin embargo, el nacionalismo catalán moderno nace de la resistencia antifascista como se refundó también el vasco, el gallego y tomaron conciencia nacional otros territorios como el valenciano o el canario, con el MPAIAC a la cabeza, como bien sabes. Todos estos nuevos nacionalismos son de corte socialista y marxista y están emparentados sin duda con los movimientos de liberación latinoamericanos de los años 70, con el maoísmo o con el operaísmo italiano, jamás con los nacionalismos fascistas derrotados en la 2ª Guerra Mundial (todos menos el español). En Catalunya, fue el Psuc, obrero, marxista y catalanista, y directamente conectado al PCE y a CC.OO, quien lideró el proceso, mientras ERC dormía el sueño de los justos, del que fue despertada por Suárez y Pujol, trayendo a Tarradellas del exilio. En ese sentido, el nacionalismo burgués –el PNV y CIU- fue estrictamente autonomista, sin más. Si bien bajo la amenaza de ETA y de un secesionismo más abierto, Suárez claudicó concediéndole a Euskadi los derechos que le había arrebatado la Guerra de Sucesión, aceptando el concierto económico. Evidentemente, ello ni planteó para reparar todos los perjuicios que habían significado los Decretos de Nueva Planta para el Antiguo Reino de Valencia ni para el Principado de Catalunya, entre otras cosas porque su peso en el PIB español no era comparable al de Euskadi.
En los 80 y parte de los 90, ya sabemos cómo fue la cosa: nacionalismo burgués en Catalunya y peperismo irrevocable en la CV, como en Galicia, mientras que en los territorios monolingües la reivindicación territorial, también presente en el antifranquismo (andalucismo, el propio nacionalismo canario, o el aragonesismo) prácticamente desaparecían, con algún leve repunte como la Chunta de Labordeta. Pero tras la llegada del tripartito, la promulgación de un nuevo Estatut, su aprobación en un referéndum perfectamente legal y, pese a ello, su sustancial recorte por el Tribunal Constitucional a instancias del PP, en Catalunya surge un nuevo nacionalismo de corte moderno, que entronca con el de los 60 y 70 y que tiene sus síntomas en el crecimiento de ERC y sobre todo en el nacimiento de las CUP, con un componente anti-capitalista esencial. Se dan entonces el nombre de soberanistas, frente al neoliberalismo aznarista que demonizó a los nacionalistas con el único fin de restarle apoyos a la izquierda. Fueron Aznar y Mayor Oreja sus principales ideólogos, mientras llamaban nazi a Sadam Hussein a la par que sumaron a España a la nueva estrategia imperialista de los USA, o cedían la soberanía española a la multinacionales a través de los Tratados Europeos.
Este soberanismo y reclamación del derecho a la autodeterminación –a no confundir con el independentismo- no hace más que crecer con la crisis y el 15M y a él se suman CSQP y els Comuns, como supongo que sabrás si, como yo, estás en la órbita de Podemos. Al verlo, me ha extrañado mucho que defendieras posturas que en las zonas bilingües del Estado Español defienden exclusivamente PP y Cs, a los que se suma el ala más derechista del Psoe en los territorios monolingües, como Andalucía y CLM.
En fin, pues eso, que quedo a la espera de esas referencias bibliográficas que nos reprochas que no conocemos. Abajo te dejo un par de textos míos, para ampliar la argumentación que te he dado aquí. Un saludo. 9 de noviembre.>>
Si interesa el tema también se puede leer esta otra entrada. "El antinacionalismo como pensamiento neoliberal hegemónico. (Comentarios sobre el Procés, 5)"
Ambas entradas son de Noviembre. Se encuentran fácilmente copiando el título con las comillas en Google.
Recordemos siempre que el españolismo es el núcleo de la ideología concreta y material del Partido Popular yde Ciudadanos. Todo lo demás, sus políticas reaccionarias de género, sociales, con las pensiones, con la educación, irradian a de ahí.
Un abrazo fraterno.
submitted by JAPalao to podemos [link] [comments]


2018.01.05 10:00 kilovatio Imprescindible y extraordinario articulo de Vicenç Navarro que no se puede dejar de leer

http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2018/01/05/lo-que-no-se-ha-contado-sobre-las-elecciones-catalanas/
Lo que no se ha contado sobre las elecciones catalanas Una realidad que ha pasado desapercibida en los múltiples análisis que se han hecho en los mayores medios de comunicación españoles, incluyendo catalanes, de las votaciones que tuvieron lugar en Catalunya el 21 de diciembre es que lo que ha sucedido en Catalunya tiene algunos puntos de semejanza con lo que ha estado ocurriendo en otros países a los dos lados del Atlántico Norte. Me estoy refiriendo al resurgimiento de amplios sectores de la clase trabajadora como nuevo agente de cambio a favor de opciones de derecha o incluso ultraderecha. En EEUU, por ejemplo, esta clase social –la clase trabajadora- (que círculos del establishment político mediático estadounidense apenas reconocían su existencia, asumiendo que había desaparecido o se había convertido en clases medias) jugó un papel determinante en la elección del candidato Trump, un candidato de la ultraderecha estadounidense que se había presentado como el candidato antiestablishment, salvador de la patria, frente al neoliberalismo y globalización promovidos por el Partido Demócrata gobernante, que supuestamente estaba debilitando la identidad nacional del país. En Francia, fue también la olvidada clase trabajadora la que fue el apoyo electoral mayor de la ultraderecha francesa, dirigida por Marine Le Pen, en protesta a las políticas neoliberales del Partido Socialista presidido por el Sr. Hollande (que habían afectado muy negativamente la calidad de vida y bienestar de tal clase), y también en rechazo a la dilución y pérdida de la identidad francesa amenazada por la integración europea promovida por el gobierno Hollande. El cinturón rojo de París dejó así de apoyar a las izquierdas y votó en su lugar a la ultraderecha. Una situación casi idéntica apareció en la Gran Bretaña. En aquel país fue también la clase trabajadora la que apoyó masivamente la salida del país de la Unión Europea como oposición al establishment neoliberal europeo y como consecuencia de su deseo de recuperar la identidad británica. Como bien escribió Owen Jones, autor de Chavs. La demonización de la clase obrera (Capitán Swing, 2012), la ignorada o supuestamente desaparecida clase trabajadora, existía y su protesta estaba abrumando a las estructuras de poder británico, lo que culminó más tarde en el Brexit. ¿Ha pasado algo semejante en Catalunya? La aparición de la clase trabajadora como actor político en las elecciones del 21D No puede dudarse que, en base a los datos disponibles y fácilmente accesibles, el hecho más notorio que ocurrió aquel día de las elecciones del 21D no fue solo la elección -de nuevo- de la coalición independentista, liderada por Convergència (conocida después como PDeCAT y últimamente como Junts per Catalunya, que ha gobernado Catalunya durante la mayor parte del periodo democrático), sino también el apoyo electoral de grandes sectores de la clase trabajadora a Ciudadanos, uno de los partidos políticos más opuestos a Convergència, y al establishment político mediático catalán que ha controlado durante la gran mayoría al periodo democrático todos los aparatos de la Generalitat de Catalunya. Este voto a Ciudadanos ha sido un voto de protesta al establishment político mediático (nacionalista primero e independentista después) que gobierna la Generalitat de Catalunya promoviendo a través de los medios públicos de la Generalitat, como TV3 y Catalunya Ràdio, así como de los medios privados (todos ellos subvencionados por fondos públicos), un nacionalismo conservador –el pujolismo-, recientemente convertido en independentismo, que polariza Catalunya según el sentido de identidad nacional de sus ciudadanos y, a lo cual, la clase trabajadora, de mayoría castellanoparlante, se opone. Pero el rechazo a Convergència (Junts per Catalunya) incluye no sólo el aspecto identitario. Convergència (en sus distintas versiones PDeCAT y Junts per Catalunya) es un partido de orientación liberal (es decir, neoliberal en lo económico) que gobernó Catalunya por muchos años con un partido cristianodemócrata, Unión Democrática (integrada hoy en el PSC), y más tarde con ERC (en alianza en el gobierno Junts pel Sí) y con la ayuda de la CUP, un partido este último que se define como revolucionario pero que siempre antepone el proyecto nacional al social (como también hace ERC). Su sucesor, el PDeCAT (y su última versión Junts per Catalunya) ha sido un defensor de las políticas neoliberales, tanto en su reforma laboral como en sus recortes de gasto público, siendo los más extensos ocurridos en España. Ni qué decir tiene que la gran crisis que la aplicación de tales políticas ha provocado en Catalunya, ha creado una gran desazón en la clase trabajadora. Y la gran astucia de Ciudadanos ha sido canalizar este enfado antiestablishment político-mediático independentista, ocultando su neoliberalismo, presentándose como el más antiindependentista y más antinacionalista catalán y el más español. Y, por lo visto, lo consiguió. El apoyo electoral de la clase trabajadora catalana a Ciudadanos El voto a Ciudadanos fue muy acentuado en los barrios obreros de Barcelona y Tarragona, provincias que concentran la gran mayoría de la clase trabajadora en Catalunya. El análisis electoral muestra que aquellos barrios por debajo de los niveles medianos de renta del municipio votaron por Ciudadanos. Un análisis sobre la procedencia del apoyo a Ciudadanos muestra claramente que provino predominantemente de los barrios obreros, y muy en especial de Barcelona y Tarragona, alcanzando ahí porcentajes del voto electoral de casi el 35-40% del electorado. Ejemplos son Ciudad Meridiana, Trinitat Nova, La Marina del Prat-Zona Franca, Vallbona, Trinitat Vella, Torre Baró, Les Roquetes o el Turó de la Peira, entre otros, todos ellos con un nivel de renta inferior a la mediana de la ciudad de Barcelona. Pero incluso en barrios obreros populares, con elevada densidad de la clase trabajadora con niveles de renta semejantes e incluso ligeramente superiores al promedio de la ciudad, como la Sagrera, el porcentaje de voto fue elevado (un 25%) garantizando que fuera el primer ganador en la mayoría de barrios de clase trabajadora. De lo que no se dijo sobre Ciudadanos durante la campaña electoral: su filosofía económica es neoliberal, idéntica al PDeCAT Ahora bien, lo que merece ser citado es que durante la campaña electoral el carácter neoliberal de tal partido –Ciudadanos- apenas apareció. En realidad, Ciudadanos es de la misma familia política que Convergència (que se rebautizó como PDeCAT y últimamente como Junts per Catalunya), lo cual casi nunca apareció en la campaña electoral. La evidencia de que sus políticas neoliberales (como la reducción de gasto público, la reducción de impuestos, su oposición al incremento del salario mínimo, entre otras) dañarían a las clases trabajadoras que les votaron es abrumadora. La escasa experiencia de gobierno del partido Ciudadanos en Catalunya, la muy buena prensa que recibieron de los mayores medios de comunicación españoles, y la gran cantidad de recursos para promocionarse en la campaña, explican que este componente de su doctrina económica neoliberal apenas fuera conocido por sus votantes (ver mi artículo “La utilización de las banderas para ocultar las políticas responsables de la gran crisis social” en Público, 18 de diciembre de 2017). Pero esta orientación neoliberal, sin embargo, no pasó desapercibida por las clases más pudientes catalanas que sí consideraron correctamente a Ciudadanos como el más sensible a sus intereses. La gran paradoja del electorado favorable a Ciudadanos fue su curva en forma de U, siendo muy acentuada entre las rentas inferiores –clase trabajadora- por un lado, y entre las clases pudientes de mayor renta, por el otro. El barrio barcelonés donde Ciudadanos consiguió un mayor porcentaje de voto fue el más rico de Barcelona, Pedralbes (un 42%). Las clases dominantes tienen siempre una conciencia de clase más desarrollada que cualquier otro grupo o clase social. El apoyo de las clases pudientes a Ciudadanos era lógico y predecible pues respondía a sus intereses. No así, sin embargo, el apoyo recibido por tal partido por la clase trabajadora, que vería afectada negativamente su bienestar económico y social por la aplicación de tales políticas. Lo mismo ocurrió, por cierto, en EEUU. Los mayores porcentajes de apoyo a Trump (que era el candidato que representaba con mayor crudeza a la clase empresarial estadounidense, profundamente antisindical) provenían de los barrios blancos más pobres (de clase trabajadora) y también de los barrios más pudientes. La coherencia en el comportamiento electoral de las clases pudientes (que correctamente leyeron quiénes defendían mejor sus intereses de clase) contrastó también en aquel país con la incoherencia del comportamiento electoral de las clases trabajadoras subalternas que priorizaron la expresión de su enfado y su nacionalismo identitario sobre sus intereses de clase. Había gran interés en que el tema nacional acaparara todo el tema electoral La centralidad del tema nacional identitario ocultó e hizo irrelevante la importancia del tema social. Y esa fue la gran victoria de las derechas el día 21D. Los dos partidos mayoritarios, vencedores de las elecciones, uno liderando el futuro gobierno mayoritario independentista (la antigua Convergència con el nombre de Junts per Catalunya), el otro liderando la oposición (Ciudadanos), eran ambos miembros del grupo europeo liberal, cuya más reciente aportación al Parlamento Europeo fue proteger los paraísos fiscales existentes en Europa. La centralidad en la temática de las banderas fue su gran éxito. Lo cierto es que el debate de las banderas fue un diseño bien ejecutado por las fuerzas dirigentes del Estado español por un lado (el PP, Ciudadanos y el PSOE) y de la Generalitat de Catalunya, por el otro (PDeCAT o Junts per Catalunya, con la ayuda de ERC), para no hablar de sus responsabilidades en haber causado la gran crisis social de Catalunya (y de España). La rigidez y falta de sensibilidad del PP hacia las demandas nacionales procedentes de Catalunya, le suponía réditos electorales en el resto de España. Y el “procés” diseñado por los independentistas hacia la independencia exprés, así como las tensiones generadas, eran necesarias para aumentar sus bases electorales, que lograron ampliar. Las detenciones y “exilios” movilizaron el apoyo electoral al independentismo. Y puesto que a ambos partidos tampoco les interesaba que se reavivara el eje derechas versus izquierdas (por su gran vulnerabilidad si ello hubiera ocurrido) no hubo interés en salirse del tema nacional. La enorme dificultad de cambiar el tema electoral pasando del tema nacional al tema social En estas circunstancias, las izquierdas catalanas como Catalunya En Comú-Podem lo tuvieron muy difícil para romper esta polarización, pues a todos los otros partidos (que todos ellos, excepto la CUP, habían realizado y puesto en marcha políticas neoliberales) les hubiera perjudicado el cambiar de tema centrándose en la enorme crisis social existente en Catalunya. Tanto el PP como el PDeCAT (Junts per Catalunya) habían sido protagonistas de las reformas neoliberales como la reforma laboral y los enormes recortes al gasto público social. En cuanto al PSC, su credibilidad estaba también limitada pues su partido hermano, el PSOE, había iniciado las políticas neoliberales y no ha habido hasta hoy una crítica seria de tal pasado. Referente a ERC y a la CUP, tales partidos siempre, en su apoyo al independentismo, habían antepuesto el tema independentista sobre cualquier otro, apoyando unos presupuestos que reprodujeron gran parte de las políticas neoliberales. ¿Por qué ahora la clase trabajadora catalana votó a la derecha ultraliberal? La respuesta a esta es relativamente fácil. En realidad, es fácil de entender por qué el cinturón rojo de Barcelona ha votado naranja dejando de votar rojo o morado en estas elecciones. No hay ninguna duda de que, de la misma manera que el PP ha sido el mayor fabricante de independentistas, el gobierno independentista de Junts pel Sí ha sido el mayor fabricante de Ciudadanos en Catalunya. Cada vez que la coalición gobernante en Catalunya de Junts pel Sí se define como representante del pueblo catalán hiere los sentimientos identitarios de muchos de los catalanes no independentistas que reclaman también ser españoles y que, por cierto, son la mayoría de ciudadanos que vive en Catalunya. No hay duda que la máxima causa de que grandes sectores de la clase trabajadora en Catalunya votara a Ciudadanos se debe al éxito de canalizar el sentimiento español a través suyo. En la misma manera en que, nunca antes en Catalunya, los independentistas habían mostrado mayor agresividad en el desarrollo de su “procés”, nunca antes había habido una respuesta igualmente contundente por el sentido de pertenencia a España. Tenía que haber sido claro desde el principio para las izquierdas catalanas no independentistas que un adversario mayor para ellas sería Ciudadanos que utilizaría la defensa de la españolidad para movilizar ampliamente a la clase trabajadora a su favor. Debiera haber sido necesario mostrar que detrás del supuesto “patriotismo” español estaba la versión más “dura” del neoliberalismo. Y los datos así lo muestran claramente. El trasvase de votos desde las izquierdas no independentistas a Ciudadanos ha sido importante y significativo. Más de un 25% del voto a Catalunya En Comú-Podem y cerca del 36% del voto al PSC en 2015 fueron a Ciudadanos el 21D. Naturalmente que hubo también una transferencia en sentido contrario, pero mucho menor (Toni Rodon, “On han anat els vots del 27-S aquest 21-D?”, Naciódigital, 24 de diciembre de 2017). Pero existió otro problema del que tampoco se habla Pero el problema mayor que tienen las izquierdas catalanas no independentistas es su dificultad a la hora de canalizar el sentimiento de ser español porque la visión hegemónica hoy en este país del Estado español es la versión monárquica y ello como resultado del gran dominio que las derechas tuvieron durante la Transición, ayudadas por el transformado PSOE que abandonó parte de su bagaje ideológico durante ésta, resultado de las presiones del Ejército y de la Monarquía. El bipartidismo era el eje de un sistema monárquico que el PSOE hizo suyo. La visión monárquica de España, sin embargo, nunca fue popular en Catalunya. Por mucho que las izquierdas catalanas estuvieran en desacuerdo no sólo con la secesión propuesta por los independentistas sino también en la manera tan irresponsable que los independentistas habían propuesto alcanzarla, no les era fácil salir en defensa del Estado español, incluyendo de la bandera borbónica, una bandera muy semejante a la que enarbolaron y el mismo himno que las tropas franquistas –que se llamaron a sí mismas los nacionales- cuando ocuparon el territorio catalán. Cuando la marcha en oposición a la independencia se organizó, fueron los partidos monárquicos los que la lideraron. Era difícil para un español republicano sentirse cómodo con tal identificación. El enorme coste de la desmemoria histórica y la necesidad de las izquierdas de redefinir España Y ahí nos lleva al punto clave de la respuesta a la pregunta que inicia tal sección: grandes sectores de las izquierdas catalanas no se sienten identificados con esta España monárquica. La lucha por la plurinacionalidad de España es fundamental y, además, tenemos que crear otro sentimiento de pertenencia a un proyecto común y para ello las izquierdas necesitan recuperar temas olvidados o dejados de lado en la suficiente recuperación de la memoria histórica. Esta falta de recuperación explica que, paradójicamente, las dos banderas (la estelada y la borbónica) más utilizadas por los dos bandos durante la campaña electoral, sean banderas partidistas en extremo. Pero hay que darse cuenta que para la mayoría de catalanes la bandera catalana no es la estelada sino la “senyera”. Y muchos catalanes que nos sentimos españoles no nos sentimos identificados con la bandera que representa el Estado monárquico. La bandera española para millones de españoles y catalanes era, y continúa siendo, la bandera republicana. Soy consciente del argumento, que encuentro también razonable, de que la juventud ha sido socializada (a través del fútbol y otras competiciones) identificando la bandera borbónica como la española, y que introducir la republicana puede retrotraernos a una época pasada. Pero hay que ser conscientes, por otra parte, que mantener la monárquica como la única representante para definir España (aunque es lo que instruye la ley y la Constitución) es contribuir a una pérdida de identidad. Supone también la desaparición de un punto de referencia en la consideración de alternativas al proyecto monárquico actual. No es por casualidad que el Estado sea tan intolerante hacia el uso de tal bandera republicana. Basta recordar al súperpatriota españolista, Presidente de las Cortes Españolas, el socialista José Bono, prohibiendo a los combatientes republicanos que visitaron tal institución, enarbolaran la republicana. De ahí que se necesite un respeto tanto a las personas que ya han sido socializadas a considerar la bandera borbónica como la española, y a aquellos que consideran la republicana como la suya, recuperando un significado y una visión de España distinta a la actual. Aplaudo en este sentido la excelente presentación del senador de Podem Catalunya, Óscar Guardingo, en su intervención en el Senado, en la comisión sobre la aplicación del 155, con una crítica convincente del comportamiento de los herederos del franquismo, cuando resaltó que había otra España, terminando su presentación con los colores de la bandera republicana. Era una crítica a una versión dominante de lo que es España, a la cual se le recordaba que el espíritu de la España republicana continuaba existiendo. Las banderas republicanas españolas tenían que haber aparecido en las marchas en Catalunya frente al neoliberalismo y frente al independentismo. Sin complejos, herederos de aquellos que han hecho más por este país, sintiéndonos españoles no monárquicos, y descontentos con el Estado español controlado por la derecha española de siempre, así como con la Generalitat de Catalunya, que continúa controlada también por la derecha catalana de siempre. No ser conscientes de ello lleva a una situación en la que los dos partidos mayoritarios en Catalunya son el gobierno de Junts per Catalunya por un lado, y Ciudadanos por el otro, ambos de la misma familia política neoliberal. El primero ocultando sus políticas detrás de la estelada y el segundo ocultando sus políticas neoliberales bajo la bandera borbónica. • Pero en esta redefinición, lo más importante no son los colores de las banderas sino el significado de los conceptos. Patria tiene que decir calidad de vida, y nación el bienestar de las clases populares que la constituyen. Y sí, utilizando estos criterios pueden hacerse listas de quién es más patriota en este país. No es el que la tiene más larga (la bandera) sino el que ha beneficiado más a la mayoría de la población a través de las políticas públicas que mejoren su calidad de vida y su bienestar. Y hoy las derechas “súperpatriotas” de los dos lados del Ebro suspenden dramáticamente. El deterioro de la calidad de vida, resultado de la enorme crisis social que existe tanto en Catalunya como en el resto de España, es resultado de los años de gobiernos de derecha “súperpatriotas” en este país. Y, en cambio, de ello ni siquiera se pudo hablar durante la campaña. Y ahí está el triunfo de los de siempre. Así de claro.
submitted by kilovatio to podemos [link] [comments]


2017.12.07 18:10 IndependienteLibreAI ESCÁNDALO MAYÚSCULO: LA RELACIÓN ENTRE JUNCKER, LA FINANCIACIÓN DE “CIUDADANOS”, EL FASCISMO EN ESPAÑA Y LA CRISIS CATALANA

A continuación, traducimos un artículo de Matthew Parish, que revela una oscura trama de corrupción a gran escala, que vincula a la Jean Claude Juncker, la Comisión Europea y la creación y financiación del partido político Ciudadanos con fondos públicos europeos desviados de forma corrupta y oscura.
Este escándalo de corrupción mayúsculo vincula oscuros poderes de la Unión Europea, financiación del fascismo en España, el Opus Dei, el Partido Popular y la creación y financiación del partido Ciudadanos y es la muestra definitiva de por qué razón, la Unión Europea, controlada por una mafia corrupta, con Juncker a la cabeza (un personaje extremadamente corrupto, hijo y yerno de nazis).
El articulo ha sido escrito por Matthew Parish en su página web. El Dr. Matthew Parish es abogado y estudioso de las relaciones internacionales, los conflictos étnicos y la guerra civil, y ex miembro del personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas.
Lo que van a leer, les va a abrir los ojos sobre qué se oculta tras el Régimen español y en concreto, el nivel de extrema corrupción que rodea no solo a las cúpulas de la UE, sino al Partido Popular español y a Ciudadanos…
JEAN CLAUDE JUNCKER Y LA CRISIS CATALANA En política, es habitual que las cosas no sean como parecen a primera vista. Una disputa sobre el estatuto constitucional de una región de España puede dar a entender que tiene sus orígenes en una crisis sobre la gestión de la Unión Europea. Un político con una fama escandalosa en la cúspide de la Unión Europea puede resultar un factor importante para determinar la trayectoria del movimiento por la independencia catalana. Jean-Claude Juncker, uno de los críticos más rotundos de la autonomía catalana, es el presidente de la Comisión Europea. Ocupó este cargo en 2014. Antes de eso, tuvo una carrera de lo más inusual.
Fue Primer Ministro de Luxemburgo durante 18 años desde 1995 hasta 2013. Es el primer ministro europeo de mayor antigüedad de los tiempos modernos (si se dejan a un lado a dictadores fascistas como el español Francisco Franco). Fue Ministro de Hacienda luxemburgués durante más tiempo: de 1989 a 2013. Cuando fue Primer Ministro, ocupó simultáneamente el segundo puesto más importante en el Gobierno de Luxemburgo.
De 2005 a 2013 Juncker fue simultáneamente presidente del Eurogrupo, una reunión informal pero poderosa de los ministros de finanzas de la zona euro. En 2006 fue también Presidente del Consejo Europeo (de ahí que tuviera cuatro puestos de trabajo al mismo tiempo). Al Sr. Juncker siempre le ha gustado mantenerse ocupado. Es uno de los miembros más trabajadores de la burocracia europea, pero también es conocido como uno de los más informales.
Juncker es acusado de haber estado muy borracho en varias reuniones internacionales.
Ha sido poco diplomático e intensamente grosero con los líderes europeos. Incidentes como abofetear a uno en la cara, llamar a otro gordo, besar la frente calva de un tercero, estrangular a un cuarto y llamar dictador al quinto (el líder era un miembro democráticamente elegido de Hungría, un estado miembro de la UE). El hombre hace muchas cosas que uno podría considerar por debajo de los estándares apropiados para un político de Europa occidental. Este comportamiento viene de un luxemburgués: una de las naciones más educadas de Europa. ¿Por qué alguien lo soporta?
Juncker se ha visto envuelto repetidamente en escándalos. Renunció como Primer Ministro de Luxemburgo en medio de un escándalo en el que se descubrió que los servicios de inteligencia luxemburgueses estaban escuchando al Gran Duque de Luxemburgo. Luego se vio envuelto en un escándalo de paraísos fiscales, en el que se puso de manifiesto que las empresas europeas se habían trasladado a Luxemburgo bajo su supervisión como Ministro de Hacienda. De este modo, habían reducido sus impuestos sobre sociedades a tan sólo el 1%, aunque no tenían conexiones sustanciales con Luxemburgo.
Juncker es miembro del Partido Social Cristiano Popular (CSV), el partido político dominante en Luxemburgo desde la Segunda Guerra Mundial. Hay algo extraño en la política luxemburguesa. Si usted ha sido Primer Ministro del CSV de Luxemburgo y pierde el cargo o cae en desgracia, pronto podrá convertirse en presidente de la Comisión Europea. La cantidad de tiempo ocupado por los ex-Primeros Ministros del CSV como presidentes de la Comisión Europea es notable en su comparación al tiempo ocupado por todos los demás Presidentes (no luxemburgueses) de la Comisión sumados juntos.
Juncker ha tomado posiciones inflexibles sobre el movimiento nacionalista catalán, pero no siempre lo ha hecho. El 14 de septiembre de 2017, declaró que la Unión Europea volvería a examinar el resultado del referéndum independentista catalán que se iba a celebrar el 1 de octubre de 2017. Sin embargo, afirmó que Catalunya tendría que solicitar la adhesión a la Unión Europea como Estado miembro separado. No era una posición poco razonable.
Para el 13 de octubre de 2017, Juncker había cambiado de posición. Ahora dice que Catalunya no debe ser independiente. Eso se debe a que, explicó, la Unión Europea sería demasiado compleja para gobernarla si estuviera llena de países pequeños. Semejante protesta suena hueca, procedente del antiguo Primer Ministro del país más pequeño de la Unión Europea, con una población de apenas 400.000 habitantes. Cataluña está cerca de los 8 millones: una perspectiva mucho más creíble para la adhesión a la UE según las normas de Juncker, que Luxemburgo. Luxemburgo tiene el PIB per cápita más alto de todos los países de la Unión Europea. Esto puede deberse a que Luxemburgo es el mayor paraíso fiscal de la UE. Esto se debe a la controvertida labor de Juncker, que la ha convertido en el principal centro de la evasión fiscal europea. Sin embargo, su oposición a la autonomía catalana es hipócrita.
El 26 de octubre de 2017 Juncker dijo que no hubo abusos de los derechos humanos por parte del Estado español en Cataluña. Dijo que a pesar de la existencia de muchos videos mostrando a la Policía paramilitar bajo el control de Madrid, golpeando a los votantes y confiscando las urnas. Dijo esto, a pesar de que políticos democráticos pacíficos han sido encarcelados sin cargos por tribunales con sede en Madrid, bajo el control de un partido político con orígenes en el régimen fascista de Francisco Franco. El 10 de noviembre de 2017 Juncker calificó el nacionalismo catalán de “veneno”. El 19 de noviembre de 2017 manifestó su apoyo inequívoco a Madrid en la disputa autonómica catalana. Madrid debería encerrar a los demócratas pacíficos y la policía debería golpear a los votantes. Todo el mundo debería votar por los partidos proxy de Rajoy en las próximas elecciones autonómicas del 21 de diciembre de 2017.
Tenemos que investigar por qué el Sr. Juncker ha adoptado estos dictámenes y por qué son tan diferentes de lo que ha dicho antes. Bajo la presidencia de Juncker, la Comisión Europea ha estado financiando uno de los partidos políticos recientemente emergentes de Cataluña, Ciudadanos, que ahora apoya el señor Juncker.
Ciudadanos es un partido político catalán relativamente nuevo contra la independencia. Del mismo modo, fondos de la Comisión se han destinado a una empresa consultora de gestión que afirma que es especialista en la reforma de la administración pública. Esta entidad participó en la redacción de un controvertido informe sobre la administración pública en 2013. Este informe ha sido elaborado por el Ministerio de Economía español y ha sido objeto de una reorganización estructural de la administración pública catalana para que Madrid se apodere de los poderes autonómicos catalanes. Este informe se encargó por primera vez bajo el mandato del predecesor del Sr. Juncker como presidente de la Comisión, Jacques Santer, antes de que el Sr. Santer (y toda su Comisión) se viera obligado a dimitir ante un escándalo de corrupción. El Sr. Santer fue Primer Ministro de Luxemburgo durante once años.
Uno podría sorprenderse al enterarse de que los fondos de la Comisión Europea se están utilizando para financiar partidos políticos o propuestas de reforma constitucional en los Estados miembros con cargos políticos. Esto podría parecer aún más sorprendente en el contexto de las múltiples afirmaciones recientes del Sr. Juncker de que la crisis catalana es interna de España y, por lo tanto, la Unión Europea no tiene un papel propio en ella. Pero la Unión Europea ha venido desempeñando un papel en esta crisis. Ha estado financiando un partido político que adopta una posición explícita sobre la cuestión de la independencia catalana. Ha estado financiando documentos de incidencia política que abogan por la eliminación de al menos algunos de los preceptos de la autonomía catalana consagrados en los delicados acuerdos constitucionales de España con sus regiones.
La forma en que se han canalizado estos fondos es a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional. Se trata de una rama de una de las Direcciones Generales de la Comisión Europea, que no es competencia del Sr. Juncker, conocida como “DG-REGIO”. El objetivo declarado del fondo es promover el desarrollo de las regiones europeas. El objetivo del Fondo es, por lo menos sobre el papel, servir de vehículo para las subvenciones de las regiones más ricas de Europa a las más pobres, para promover objetivos de desarrollo. Uno de sus logros menos controvertidos es el desarrollo de infraestructuras, como las autopistas que conducen a comunidades remotas.
El Fondo es enorme. Aunque es difícil establecer cifras fiables en medio de las oscuras prácticas contables de la Comisión Europea, se calcula que el Fondo representa un tercio del presupuesto de la UE.
Se cree que el importe de los fondos del Fondo Europeo de Desarrollo Regional asignados a España asciende aproximadamente a 6 000 millones de euros anuales. Es decir, el presupuesto del Ministerio de Economía español, único gestor nacional de los fondos del Fondo Europeo de Desarrollo Regional destinados a España. Corresponde al Ministerio de Economía de Madrid gestionar estos fondos a través de una serie de agencias regionales. No está claro que el Ministerio de Economía español tenga otras funciones sustanciales. El Director General de la Comisión Europea, responsable del funcionamiento del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, Marc Lemaître, es luxemburgués. Su carrera política (CSV, aunque nunca formalmente fue miembro del partido) está íntimamente ligada a la de Jean-Claude Juncker.
El ministro español de Economía, Luis de Guindos, es el amigo íntimo de Juncker y su aliado político en el Eurogrupo y fuera de él. De Guindos es la única persona que ha ocupado el cargo de Ministro de Economía bajo el actual presidente del Gobierno español Mariano Rajoy del Partido Popular, partido político de origen franquista. El Ministerio dirigido por De Guindos no existía bajo el anterior gobierno socialista del primer ministro José Luis Rodríguez Zapatero. El gobierno de Zapatero era comparativamente pro-catalán. Negoció un nuevo régimen constitucional para Cataluña en 2006, que Rajoy diezmó posteriormente ante el Tribunal Constitucional español. Este Tribunal está dominado por jueces alineados con el partido político de Rajoy.
Tras la decisión del Tribunal Constitucional de Rajoy contra Cataluña en 2010, las elecciones generales españolas de 2011 llevaron a Rajoy al poder como Primer Ministro en Madrid. El apoyo del Partido Popular de Rajoy en una votación del Parlamento Europeo en 2013 fue decisivo para la elección de Juncker como presidente de la Comisión Europea. De Guindos, el estrecho aliado nacional de Rajoy acudió a la reunión de la élite secretista del Bilderberg en 2017 con el presidente de Ciudadanos Albert Rivera y Jean-Claude Juncker. Juncker presionó a De Guindos para que fuera el próximo jefe del Eurogrupo después de la dimisión de Juncker, pero otros Estados miembros de la UE se opusieron. De Guindos tiene fama de escandalosa mala administración.
La forma en que se desvían los fondos de la UE para fines políticos en Cataluña, cuando no deberían serlo, parece ser la siguiente.
El Ministerio de Economía español financia, como una de sus agencias ejecutivas regionales del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, una organización denominada “CTP”, Comunidad de Trabajo de los Pirineos. “Comunidad de Trabajo de los Pirineos”, parece ser una expresión casi sin sentido. CTP es una organización no gubernamental oscura que pretende (aunque no lo es) ser una asociación de agencias gubernamentales regionales en Francia, España y Andorra. No podría ser lo que pretende ser, porque Andorra no está en la Unión Europea. En la práctica, CTP opera como organismo de ejecución para el desembolso de los fondos del Fondo Europeo de Desarrollo Regional destinados al Ministerio de Economía español. No tiene otra función clara de valor.
Curiosamente, su sede social se encuentra en una torre histórica en el pequeño pueblo de Jaca, en la provincia de Aragón, en el norte de España. Esta torre histórica funciona exclusivamente como museo. La torre es una atracción turística para los turistas fascistas, porque está asociada al régimen fascista español de Francisco Franco.
A continuación, el CTP desembolsa los fondos a “POCTEFA”, el acrónimo del Programa INTERREG V-A España-Francia-Andorra. La naturaleza jurídica de esta “organización” es igualmente oscura. Pretende ser una institución de la UE, pero no lo es. No puede ser una institución de la UE, porque Andorra no está en la Unión Europea. Aunque el sitio web de la POCTEFA no tiene dirección, sus números de teléfono son los mismos que los del CTP. Aparentemente, la POCTEFA tiene un propósito aparentemente poco aparente, salvo añadir un nivel adicional de opacidad para aquellos que buscan rastrear el destino del dinero procedente del Fondo de Desarrollo Regional de la UE.
A su vez, la POCTEFA concede importantes subvenciones a una empresa de gestión del sector público llamada Daleph. Es un nombre extraño para una consultoría de gestión. La palabra proviene del antiguo hebreo bíblico, cuyo significado se aproxima a “Venganza por la espada”. Estas imágenes pueden estar asociadas a la dictadura de Francisco Franco. Al menos uno de los directores de Daleph tiene asociaciones con la familia Franco. Daleph afirma que tiene oficinas en Madrid, Barcelona y Jerez de la Frontera, una pequeña ciudad del suroeste de España. Deberíamos investigar la conexión de esta firma con Ciudadanos, el llamado partido político antinacionalista catalán que sirve como partido sustitutivo del Partido Popular de Mariano Rajoy en Cataluña. Ciudadanos es electoralmente necesario en Cataluña porque el Partido Popular es intensamente impopular. Ciudadanos no publica recuentos detallados y no revela cuántas personas emplea ni cuánto les paga. Albert Rivera vive un estilo de vida de lujo inconsistente con ser el líder de un modesto partido político regional minoritario.
Albert Rivera, se traslada a vivir a Pozuelo de Alarcón, la ciudad con la renta per capita más elevada de España, adquiriendo una casa de más de 1 millón de euros. ¿De dónde ha sacado el dinero para vivir con tanto lujo y en tan poco tiempo? No se preocupen, el buen españolito no se pregunta jamás de dónde saca el dinero el Amo al que sirve sumisa y servilmente.
Inés Arrimadas, joven líder de facto de Ciudadanos, nació en Jerez de la Frontera y pasó seis años trabajando en Daleph. Su padre era un político antirregionalista bajo la dictadura de Francisco Franco.
El líder de jure de Ciudadanos Albert Rivera aparece desnudo en materiales electoralistas y acompañó a De Guindos y Juncker a la reunión de Bilderberg. En la práctica no dirige Ciudadanos salvo para servir como figura de mascarón. Una de las organizaciones políticas originales que se convirtió en el partido político ahora conocido como Ciudadanos fue una institución local llamada Ciudadanos de Sanlúcar de Barrameda (“CIS”). El CIS estaba encabezado por un oscuro político anteriormente asociado con el Partido Popular de Rajoy y su partido predecesor, encabezado por un ministro del Interior de la época franquista. Ese político se convirtió finalmente en un hacedor de reyes antirregionalista en la política provincial del suroeste de España. Sanlúcar es un pequeño pueblo cerca de Jerez. Daleph es uno de los autores del informe 2013 del Ministerio de Economía español, que aboga por la reforma de las instituciones públicas catalanas para devolver a Madrid la autoridad de las instituciones autonómicas catalanas.
Los fondos de la UE desembolsados por la POCTEFA a Daleph, transmitidos a través de un banco oscuro con respecto al cual un alto ejecutivo de Daleph es también un alto directivo del banco, están en el origen de muchos millones de euros. Son sustancialmente mayores que muchas de las otras subvenciones otorgadas por la POCTEFA. Se dice que estos fondos se destinan a las artes y la cultura. Llevar a cabo una consultoría de gestión con fines de lucro que trabaje en una reestructuración del sector público que suscite controversias constitucionales no es arte y cultura. El financiamiento de un partido político no es arte y cultura. Se trata de actividades políticas, cuya financiación con cargo a los fondos de la Comisión Europea está limitada por la legislación de la Unión Europea. Otro receptor de fondos del POCTEFA es la Universidad de Navarra. La Universidad de Navarra, considerada como la universidad privada más importante de España, está dirigida por el Opus Dei en un marco jurídico que no es ajeno a su opacidad. Luis de Guindos es miembro senior del Opus Dei.
Esto es corrupción.
He estudiado varios sistemas electorales en sociedades divididas. Este es un esquema de corrupción electoral. Para establecer todos los detalles, y el alcance preciso de la culpabilidad moral y jurídica de cada persona afectada, se requerirá una investigación judicial sustancial. El sistema jurídico español no ha demostrado ser hábil en la investigación de la corrupción masiva del Estado. Los asuntos de Gürtel y Bárcenas lo han revelado. Pero debe haber una investigación judicial sobre estos asuntos. Hay tantas cosas que huelen mal aquí, que los más altos niveles de investigación judicial independiente deberían llevarse a cabo tanto en Madrid como en Bruselas.
Si la Comisión Europea de Juncker ha estado financiando la política partidista en Cataluña, entonces no es de extrañar que Juncker haya adoptado las posiciones que tiene respecto al movimiento autónomo catalán y a las próximas elecciones catalanas.
Es responsable de la supervisión de una institución de financiación de la UE que interfiere ilegítimamente en las próximas elecciones autonómicas catalanas y en la política española. No debería estar haciendo esto. Es posible que alguien le haya recordado lo que el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, a través del ministerio español, ha estado haciendo como un feudo personal de su amigo Luis de Guindos. Eso puede haber explicado su cambio dramático de posición sobre la crisis catalana. Independientemente de lo que ocurra, la Unión Europea no debería interferir en los procesos democráticos dentro de un Estado miembro de la UE haciendo un uso indebido de los fondos de los contribuyentes de la UE.
El 21 de diciembre de 2017, los ciudadanos de Cataluña votan. Uno de los partidos que pueden votar es Ciudadanos. Deben decidir si esta sería una buena forma de ejercer sus votos. La corrupción se puede limpiar después. Por ahora, Cataluña necesita unas elecciones justas. El pueblo de Cataluña debe votar, y debe votar con su buena conciencia.
submitted by IndependienteLibreAI to podemos [link] [comments]


2017.10.07 22:25 Espartaco17 Análisis del bloque procesista

Los procesistas catalanes están acostumbrados a conseguir que la izquierda española les observe con las gafas que los mismos les proponen.Estas gafas son falsificadoras y embellecedoras hasta extremos inauditos:el procesismo no aparece así como un objeto histórico sino ideal, es decir como una unidad simple y pura sin partes ni articulación interna, ni clases sociales ni intereses materiales heterogéneos y con posibles conflictos y divergencias en cuanto a objetivos.
Se postula un guión peliculero y ramplón de buenos y malos, un pueblo unido como un solo hombre, con un liderazgo angelical de mártires íntegros,con policías que no pegan sino reparten flores, con objetivos que no son de este mundo sino relativos a la libertad y la felicidad absolutas sin cualificación institucional alguna, y con un enemigo perverso que es también de una sola pieza, definido con terminología ficticia étnica,Castilla, que concentra todos los vicios, como sus oprimidos todas las virtudes.El chovinismo supremacista y racista antiespañol, es continuo, aunque hábilmente enmascarado.Así los rebeldes son ciudadanos ilustrados autoconscientes, porque en Cataluña no hay Régimen corrupto ni redes clientelares ni manipulación de las masas, en las escuelas no adoctrinan sólo enseñan civismo republicano y verdad histórica.En cambio, la malvada Castilla amamanta a los niños con la mugre neofranquista, sembrando el odio anticatalán y la apología del Imperio, y el amor ala alienación y la servidumbre, nunca los castellanos han dejado de suspirar por la tiranía y el "vivan las caenas", por el pan y el circo subvencionados.
por eso el 15 M fracasó, porque lo hacía un pueblo deformado y corrompido, pero si lo hubieran hecho los catalanes, superiores en clarividencia y virtud habría triunfado.Y esto es lo que está ocurriendo, que los republicanos, hartos del franquismo insuprimible en Castilla, han emprendido la revuelta antioligárquica en forma de secesión nacionalista, en el único lugar donde podría triunfar.Con esta leyenda alucinante e insultante pretenden los rebeldes succionar la autonomía política de la izquierda española, reduciéndola al tonto útil y al felpudo que pueden usar sin contemplaciones para lograr sus objetivos reaccionarios,egoístas y particularistas enmascarados y embellecidos hasta el ridículo, como lucha por las libertades mundiales , el socialismo y el Paraiso en la Tierra.
Pues usando criterios de materialismo político básico, vamos a no creernos tanta cursilería santurrona, y no juzgar a los agentes por su autobombo y su propaganda, sino por lo que hacen y lo que son, en unas coordenadas de posiciones socioeconómicas e intereses de clase, que les restringen los cursos posibles de acción.
Los grupos sociales básicos que apoyan el procesismo son tres:a) los funcionarios catalano parlantes de la Administración y del sistema educativo público en todos sus niveles; este es el vivero de los principales cuadros dirigentes, cargos públicos y productores letratenientes de ideología legitimadora y enmascaradora
b) los pequeños(sobre todo)y medianos empresarios que han sido reducidos a polvo por la crisis y la brutal competencia europea, que no han podido resistir, como es el caso de la propia familia de Artur Mas.
c)las clases medias agrarias de las antiguas zonas rurales carlistas, fuertemente beneficiadas por las subvenciones de Pujol, en el proceso de construcción de sus amplias redes clientelares, y que fueron la versión para ricos del PER andaluz, con los mismos efectos de control, subordinación, fidelización y soborno político de sus perceptores.
Este electorado es ampliamente compartido por el binomio antigua Convergencia-ERC, si bien podrían hallarse, en un análisis más detallado matices de predominancia de uno un otro electorado en cada una de las formaciones políticas. ERC tiene unas siglas que son tan veraces como las del PSOE, su republicanismo no tiene nada que ver con el federalismo, y su izquierdismo es una tomadura de pelo para incautos.La diferencia entre los convergentes y ellos es que los primeros baten récords de corrupción, habiéndose repartido el pastel con el PSC(un partido cada vez más catalanista, que se hundió por el abandono en masa de la clase obrera industrial) y están vinculados , sobre todo, a intereses empresariales, mientras que los segundos han impregnado cada vez más el procesismo de etnicismo xenófobo, una radicalización del supremacismo cultural.
En una República catalana independiente sin duda habría un turno de partidos dominantes similar al Régimen del 78, donde los ex-convergentes y ERC harían los papeles análogos al PPSOE,quedando reducidos los cuperos al papel ornamental y folklórico de IU, sin perjuicio de los abismos ideológicos y estratégicos que oponen a ambas formaciones. IU me parece respetable, la CUP en absoluto, y ya diré las razones cuando aborde las únicas circunstancias, tenebrosas, en las que podrían llegar a tener poder político efectivo de verdad.
Así que tenemos aquí un bloque de "gente de orden", como dice Fernández Steinko, en quien me baso para muchos datos,que sin embargo se han metido en un aventura sin salida por los siguientes motivos.En toda Europa se han consolidado movimientos políticos similares, en la extrema derecha bávara, en los tigres exportadores austríaco y finlandés, en el norte de Bélgica e Italia, en Holanda, y ahora en Cataluña.En todos los casos se plantean demandas separatistas sociales o territoriales por parte de las regiones más ricas que defienden un "chovinismo del bienestar" según el cual es preciso garantizar la cohesión social, identitaria e institucional de la propia región para poder competir ventajosamente en Europa, ganando grandes ingresos exportadores y atrayendo inversiones que quieran beneficiarse del auge de esas empresas exportadoras.Desde estas necesidades competitivas estratégicas, los costes fiscales de mantener sistemas estatales de transferencias interregionales de rentas, con el objetivo solidario de corregir desigualdades, no son vistos como justicia redistributiva, sino como una agresión al propio bienestar.
En estos movimientos se ataca el sistema solidario de transferencias fiscales entre regiones en realidad no por su injusticia agresiva contra sus propios intereses,(que es su visión emic, interna la propia que tienen los hablantes de una lengua que conocen sus significados) sino por su igualitarismo. La justicia requiere, en la tradición socialista, que a cada cual se le exija según sus capacidades y cada cual reciba según sus necesidades.Ello implica, en este contexto, que se midan las necesidades de cada región, y se garantice un mismo gasto financiero por unidad de necesidad en todos los territorios.El objetivo es que las regiones ricas transfieran, como donantes netas, el excedente de su recaudación respecto a las necesidades, para que las pobres puedan cubrir la brecha entre su recaudación insuficiente y lo que necesitan.Puede haber en el sistema mejoras técnicas, como el refinamiento dela precisión en las mediciones de las necesidades pero no deben alterarse lo más mínimo los principios del diseño.Esta es la visión externa o etic, la propia de los que exploran una lengua desde coordenadas de validez objetiva universal, aptas para todas las lenguas, la visión de una Justicia universal defendible de modo racional y argumentativo, trascendiendo las divisiones entre dentro y fuera de cada pueblo.
Estos movimientos reaccionarios de las regiones ricas, ávidos de alegar todos los recursos posibles para competir mejor con otros territorios carecen de todo sentimiento de solldaridad con las regiones pobres que les lastran, para ellos es natural que los"suyos"gocen de mejores hospitales , escuelas y prestaciones públicas, que los habitantes de territorios con menores rentas per cápita,quienes no se han ganado su derecho a la ayuda, y despilfarran las subvenciones que ellos financian con su trabajo duro en gastos disolutos en putas, drogas y alcohol.¿Alguien considera que exagero?Los libertarianos de extrema derecha norteamericana,justifican la insumisión fiscal, porque los impuestos son el robo contra ellos que comete el Gobierno para usar los fondos en sobornos y subvenciones y regalías para todo tipo de morralla y lumpen, "putas liberales, negratas drogadictos"(tal es su lenguaje, no el mío, evidentemente), y demás indeseables que se pulen sus ahorros en divertirse y colocarse en vez de en cursillos de cualificación para emprendedores eficaces.También la Liga Norte italiana quiere independizarse para no pagar impuestos a "la Roma ladra" que después los distribuye en subvenciones que malcrían a los vagos y tarados dependientes del mezzogiorno, fracasando siempre en desarrollar su propio modelo industrIal. Es sorprendente que los argumentos ultraliberales de la peor derecha europea los empleen en la CUP para denegar la redistribución de impuestos catalanes fuera de Cataluña, porque, según dicen, están hartos de entregar dinero a Madrid para que Castilla lo malverse en corrupción y subvenciones inútiles que premian ala ineficiencia de los extremeños, asturianos, andaluces...y todos aquéllos que fracasan en tener su modelo industrial.A lo que hay que contestar, que si en unas regiones se concentra riqueza y en otras pobreza, ello se debe a una constelacion compleja de factores históricos,como el desarrollo desigual capitalista, según el cual para que unos vendan productos de alto valor añadido con beneficios,otros deben vender materias primas baratas que bajen los salarios y costes de los primeros, y además sin las transferencias fiscales que crean demanda solvente en los mercados, no podrían venderse en ellos los productos de las regiones más desarrolladas.El desarrollo desigual se debe a contingencias históricas acumuladas y en absoluto a la distribución de emprendedores eficientes y el trabajo duro, no son esos factores meritocráticos personales los que explican las diferencias de éxito económico.las transferencias traducen la compensación por las injusticias históricas acumuladas por las regiones pobres.
Además , nótese el chovinismo racista antiespañol que hay en el argumento de la corrupción:ésta sólo ocurre en España, por nuestra inferior cultura franquista-analfabeta, pero no en Cataluña, ellos que quieren ser la Finlandia del Mediterráneo, con su ética protestante rigorista e impecable, lejos de la picaresca mugrienta española y católica. Este es el nivel sofisticado de los exabruptos cuperos. No se les ocurre pensar, está fuera de su horizonte, que es la corrupción interna de Cataluña lo que explica que les quede una renta insuficiente para acometer las infraestructuras deficitarias.La corrupción, dentro y fuera de Cataluña, no se deduce de los mecanismos objetivos de las transferencias interregionales,procede de mecanismos independientes y externos, las tramas partidistas de organización de adjudicaciónes fraudulentas de contratos públicos a empresas que se forran con sobrecostes merced al pago de comisiones y sobornos.Si el problema es la corrupción, no la solidaridad, la respuesta adecuada es lucha entre todos contra la corrupción, y no destruir alegremente la solidaridad.Es meridiano que la corrupción sólo es un miserable subterfugio para defraudar la solidaridad por puro egoísmo avaro.
¿Cómo este bloque conservador de señoritingos y tenderos puede haber capturado el imaginario de la izquierda catalana?Aquí incluimos al ala soberanista del PSC que se acabó cargando el partido, al sustituir la agenda de lucha social por la causa nacionalista y espantando a las tradicionales bases de la clase obrera industrial de las grandes ciudades, que se acabaron echando en brazos de Ciudadanos por pura desesperación, y no encontrar nada mejor.Podemos es el destino natural de esos votos, que nos darían el Gobierno en España y Cataluña, si abandonáramos todo escarceo con los nacionalistas, cuyos objetivos so incompatibles con los nuestros.
Y, sobre todo, consideraremos el papel de la CUP,compuesta por los hijos radicalizados de las clases medias agrarias de origen carlista, que aspiran a una batasunización de la sociedad catalana.Socializados en ambientes culturales cerrados y ensoberbecidos por una tradición larga de pujanza económica, interpretan la crudeza de la crisis como resultado de la pérdida de cohesión comunitaria, debilidad del espíritu propio por el veneno cosmopolita introducido por Castilla y su lengua globalizadora imperial, la que promueva identidades mixtas, híbridas, donde sus distintos componentes se ajustan y flexibilizan recíprocamente, bajo la cobertura igualitaria de un lista universal de derechos ciudadanos que vincula al Estado que los garantiza.El único sentido en que somos españoles es el de la ciudadanía,y los derechos universales que comporta, ningún ciudadano español tiene obligación de sentirse ni catalán ni español ni cupero ni nada de nada, si bien todas esas identidades son compatibles y miscibles siempre dentro de los límites permitidos por la ley.El pacto con el Estado es así:tú me dejas que en mi vida privada me sienta como quiera y me junte con quien quiera siempre que en la vida pública yo cumpla los deberes legales de ciudadanía.Pero la CUP. impugna el Pacto denuncia toda Nación Política moderna como proyecto del capital, que al eliminar toda pertenencia identitaria , toda raigambre colectiva cultural, convierte a los sujetos en hojarasca frágil manejable sin resistencia por las fuerzas del mercado, reducidos a centros deseantes cuyas preferencias se negocian a diario en actos comerciales en un marco legal estatal que sólo requiere una administración de justicia eficaz y con capacidad coercitiva.Es decir que si la democracia estatal moderna se ha revelado como dispositivo idóneo para el imperio universal del capital, al vaciar a los sujetos de determinaciones comunitarias y reducirlos a homo economicus que maximiza su utilidad egoísta solitaria, entonces la única defensa sería el retroceso romántico a pasados precapitalistas y preindustriales idílicos.
Así pues o sujeto anómico liberal desarraigado o sujeto enculturizado en tradiciones campesinas antiquísimas.Lo malo es que tales tradiciones no son reales ni continuas ni vivientes, sino reconstrucciones artificiosas,invenciones académicas con retales inertes de un pasado irremediablemente suprimido.La utopía radical de igualitarismo étnico rural, que ama la homogeneidad total de costumbres y recela de toda división considerada fratricida ha convergido con los conservadores chovinistas del bienestar, que acatan el orden capitalista competitivo, en la denuncia del Estado castellano franquista que les roba sus recursos para desplifarrarlos. O sea que el punto clave que articula las distintas componentes del procesismo es el antiestatismo español, que se enraiza profundamente en el anarquismo catalán decimonónico con su derecho de autodeterminación reciclado hoy como derecho a decidir, e realidad, obligación de elegir entre identidades para romper las mezclas, y que cada cual sólo tenga una, o verdadero catalán, ciudadano pleno del nuevo Estado ,o español, y discriminado como tal como invitado extranjero de derechos disminuidos.
Porque es evidente, por mucho que lo quieran enmascarar con retórica, que si fundas el Estado en una condición común de pertenencia étnico-cultural, como hace el Estado sionista de Israel, el modelo favorito de Artur Mas para el Estat Catalá, no puedes al mismo tiempo mantener una definición de ciudadanía propia de nación política moderna, que es neutra e indiferente a toda identidad étnica cultural, objetiva o subjetiva.Eso sería como fundar y no fundar a la vez el Estado en la etnia, y eso es absurdo.Así que los españoles en el nuevo Estado, los que no hayan querido elegir entre identidades que quieren mezcladas, serán "extranjeros invitados", con algún grado de protección, pero desprovistos de la plena ciudadanía.¿Y esto que significa?pues que los verdaderos catalanes gozarían de derechos subjetivos que los habilitan para exigir en los tribunales protección efectiva contra cualesquiera abusos gubernamentales que conculcasen sus derechos fundamentales, y cualquier autoridad que lo hiciese se pondría fuera de la Ley y los aparatos mismos del Estado se pondrían en marcha para removerla y castigarla. Pero en el caso de los extranjeros españoles, serían auténticos "dimmies", los "protegidos", nombre dado alas minorías religiosas no musulmanas en países islámicos.Podían vivir tranquilamente ,previo pago del impuesto de capitación, y respetar ciertas restricciones, como no vestir igual que los creyentes, no tener armas ni montar caballos, ceder el paso a los creyentes, no caminar nunca delante de ellos, sino detrás, a cierta distancia;no construir nunca casas de igual altura a la de los creyentes,etc. Pues bien, un español residente en el nuevo Estado catalán, por definición no sería ciudadano y no tendría derechos ni facultades legales objetivas para reclamarlos, sería solo alguien acogido a la magnanimidad arbitraria de las autoridades, a la concesión "graciosa" de protección, que lo mismo puede darse que quitarse.Estar sometido ala voluntad arbitraria de alguien no obligado ni regulado por ley general restrictiva, equivale, precisamente a ser sin derechos.Los armenios fueron durante siglos protegidos del sultán turco, gozaron de gran prosperidad, hasta que en el siglo XX, en el contexto de la Primera Guerra Mundial, el Gobierno les retiró la protección y los asesinó en masa, un gran genocidio de más de un millón de muertos(no recuerdo si incluso dos).Eso pudo ocurrir porque no tenían derechos, y sus verdugos tenían la impunidad garantizada por hacerlo porque estaban legalmente facultados para ello.Los españoles en el nuevo Estado catalán serían similares, pero entiéndase la analogía, no porque les fuera a pasar lo mismo, sino porque no sería el derecho positivo vigente el que lo prohibiera tajantemente, sino que las Autoridades no lo harían nunca por prudencia política, porque un genocidio no sería tolerado en el corazón de la Unión Europea, y acabarían en el Tribunal de la Haya, como criminales.pero si hubiera una implosión europea, en una cascada de guerras regionales . desatadas por el irredentismo,podrían repetirse las mayores aberraciones históricas.Por eso es increíble que aún haya alguien que considere legítima la secesión unilateral, es decir el acto coactivo de fuerza, nada pacífico y menos inocuo, por el que dos millones de personas hayan pretendido en serio suplantar las voluntades e intereses de 7,5 millones de catalanes y de 46 millones de españoles, para imponernos a todos una radical reestructuración del estatus de la comunidad política estatal amputando una parte del sustrato territorial de la Nación, hasta el extremo de quedar convertidos todos los españoles, incluidos los residentes en Cataluña, de golpe y porrazo, en extranjeros, con las consecuencias nada desdeñables que he mencionado antes.
El proyecto nazi fundamental era reunir a todos los alemanes de cultura y lengua, a pesar de que disfrutaran de derechos igualitarios de ciudadanía en sus países de residencia,bajo el paraguas protector de un gran Reich alemán, fundado en criterios de superioridad racial, directamente ya que se creía que la sangre era portadora de cultura y un Espíritu nacional específico.A través de propaganda, agitación, terrorismo y sabotaje en varios países, a traves de referéndums populares de anexión, como en Austria, Hitler reuníó a los alemanes en un gran Estado expansionista que acabó por provocar la guerra en Europa, y 60 millones de muertos.Los delirios de la CUP llegan al extremo de incorporar el irredentismo catalanista, que ambiciona reunir a todos los catalanes de lengua y cultura bajo la protección de la República étnica catalana, anexionándose Baleares y Valencia, donde la nación catalana malvive oprimida por la bota castellana.Pues bien , tal programa sólo puede cumplirse mediante la guerra, así de simple.El resurgir de los irredentismos en Europa(hay facciones de gobierno e Polonia y Hungría para "liberar" minorías connacionales en otros países, como Rumanía o Bulgaria) amenaza con empezar a alterar las fronteras de la Segunda Guerra Mundial, y eso es una monstruosidad que debemos evitar como sea, por ejemplo negando toda legitimidad a los partidos que creen en semejantes planes y desenmascarándolos ante la opinión pública.
En la tradición socialista la fórmula institucional para recobrar la solidaridad humana elemental frente al caos competitivo de la sociedad burguesa capitalista, donde "todo lo sólido se desvanece en el aire", el modo de volver a anclarnos en un fulcro que nos proteja del vértigo de la transubstanciación capitalista de todo valor de uso concreto en quanta homogéneos de valor abstracto, en la época de la globalización de las fuerzas productivas en las cadenas multinacionales de valor y del comercio en las comunicaciones mundiales, y del capital en los flujos financieros desregulados por todo el planeta, nuestra única seguridad está en el internacionalismo, en establecer comunas autoorganizadas de trabajo libre asociado en cooperativas que se vinculen entre sí, en escalas territoriales crecientes, mezclando trabajadores multinacionales con identidades múltiples.Redes de cooperativas(labour managed firms) de escala creciente, ayudadas y reguladas por el Estado, junto a empresas publicas estatales, y sin excluir empresas capitalistas que puedan cumplir su función en la transición a otro sistema,todo esto hecho en los marcos solidarios de un Estado federal español, que conserve las estructuras solidarias ya constiuidas, para mejorarlas y ampliarlas en dirección a una Federación europea, de tamaño continental, el unico que puede hace frente al capitalismo globalizado.
La CUP ofrece falsas soluciones de seguridad vinculadas al repliegue sobre el terruño, con peligrosas ideas de supremacismo cultural y étnico, a través de una lengua que se imagina portadora de una visión del mundo homogénea, la específicamente catalana, inconmensurable con todas las demás, y añade el irredentismo como programa de expansión territorial siguiendo el hilo conductor de la lengua, idealizada y espiritualizada frente a los derechos reales y concretos de la gente de carne y hueso.Todo esto está condenado al fracaso más estrepitoso, porque ignora por completo el juego real de las fuerzas que configuran el mundo, y en vez de acomodarnos a ellas para recíprocamente asimilarlas a nuestros proyectos, la ingenuidad de la CUP se desgañita diciendo que si su fábula es desmentida cruelmente por la realidad, es porque la realidad es malvada y dominada por fuerzas malignas que sabotea sus sueños.Pero si la desocalización empresarial, siguiendo sus obvios intereses, desbarata tus sueños en cuatro días, así como el pueblo griego y su 60% de apoyo a su autodeterminación frente a la Troika fue aplastado en una sola noche, no sirve lloriquear y denunciar la maldad el mundo, sino abandonar proyectos imposibles, y buscar los recursos efectivos para oponernos a lo que no queremos en nuestras vidas, de modo real y no retórico.La CUP es absolutamente inconsistente, al subordinar el anticapitalismo al etnicismo xenófobo y reaccionario nacionalista, impide todo análisis racional y toda salida objetiva que sólo puede ser colaborativa y multinacional en marcos reales de producción, circulación y distribución social que no son una aldea idealizada de églogas pastoriles y banquetes ceremoniales con gentes que son de fiar sólo porque proceden de la misma estirpe de míticos pueblos milenarios y hablan la lengua pura y originaria de nuestros ancestros.
EN 1992 el millonario europeo Heineken siguiendo al economista anarcocapitalista Leopold Kohr diseño un mapa de la Europa Federal ambicionada por las élites financieras globales y la burocracia de la Comisión, a saber,75 regiones o microestados, basados en comunidades étnicas homogéneas y monolingües, rompiendo las naciones políticas posrevolucionarias, el origen de la izquierda política estatal.Estos microestados, enzarzados en mil conflictos permanentes entres sí, con sus poblaciones estabuladas a base de mitos locales y desconfianza universal contra todas las demás , son las plataformas ideales de dominio para una burocracia central de la UE y un Banco Central omnímodo con el poder de chantaje de sus armas de destrucción financiera masiva, y para grandes corporaciones que aumentarían el rango de sus elecciones, y por tanto sus grados de libertad,jugando a enfrentar entre sí a los muchos competidores por atraer sus inversiones.¿Qué resistencia podría organizarse contra ninguna cadena global de valor si hay que poner de acuerdo a 75 sujetos en vez de 26? El separatismo etnicista de la CUP va en dirección opuesta a lo que tenemos que promover, integración y no fragmentación. Quien vea con claridad las estrategias imperialistas de fragmentación de Estados soberanos en pequeños bantustanes para promover una "nation building" neoliberal, de dominio delas corporaciones sobre los recursos naturales con bandas de mercenarios que dispersan en el caos el monopolio de la violencia legítima, deberían ver también el significado geopolítico de fragmentar nuestro Estado y dinamitar sus efectivas estructuras de solidaridad multinacional
El odio al Estado estaba justificado en el Estado liberal mínimo del régimen manchesteriano, recordemos, aquel que en época de Marx, hacia 1870, hacía que la edad media de vida de los obreros en Londres era de 33 años, menos que en Calcuta.Un Estado que ignora las necesidades populares, sólo dedicado a proteger el derecho de propiedad y el cumplimiento de los contratos,y reprimir toda manifestación sindical y toda protesta popular legítima.Un Estado indiferente a la justicia distributiva, los derechos socieconómicos y la democracia social.Pero tras la derrota del fascismo y la regulación keynesiana de la economía, y la incorporación masiva del derecho laboral y los aparatos de la seguridad social, la educación y sanidad públicas, el Estado se convirtió en una conquista de los trabajadores y no una pura máquina hostil.Las herencias del franquismo en nuestro Estado se concentran en los aparatos de fuerza y la judicatura, los viejos elementos del Estado manchesteriano, pero todos los aparatos de seguridad social son conquistas nuestras que tenemos que proteger y no despreciar alegremente, es falso llamar franquista indistintamente a toda institución, como llamar pujolista a los aparatos gubernativos catalanes in toto, sin residuo alguno que pudiera salvarse.la consecuencia objetiva del desafío catalán no es abrirnos la senda de un maravilloso proceso constituyente, sino destruir todos los elementos que anudan la solidaridad entre pueblos en el Estado, dejando un mar de agravios y resentimientos entre comunidades, que sólo puede conducir a graves enfrentamientos.No digo ninguna exageración, porque si desarticulamos las transferencias fiscales en un régimen general de cupo, condenaremos a la miseria y el subdesarrollo, a la mayoría de las regiones, hoy receptoras netas del sistema,y rodeando unas pocas islas de prosperidad.Es falso que romper el Estado nos permita gobernarlo, tras la necia ruptura, sólo habrá caos disgregador y asesino , no serenidad reformista, y nada constructivo podrá emprenderse.
Además la ruptura devaluará la deuda española y catalana, disparando los intereses, y en el caso catalán, en un contexto de pérdida de exportaciones y aumento vertiginoso de déficit comercial por los nuevos aranceles que tendrá que asumir fuera de la UE y la Eurozona. El resultado, con una moneda devaluada al 38%, como mínimo,sería un círculo vicioso de hiperinflación y más devaluación, que degradará todavía más la calificación crediticia de la deuda pública, provocando desconfianza inversora y fugas de capitales.Luego la necesidad desesperada de financiación para importar insumos estratégicos y pagar las nóminas de funcionarios y servicios públicos, mientras se desploman las bases fiscales por caída de exportaciones, obligará al Gobierno de la República catalana a redoblar el austericidio, bajando brutalmente el gasto público y rebajando salarios de modo generalizado.El resultado serán fuertes disturbios, que además se concentrarán en los sectores más vulnerables de la población,clase obrera industrial, jóvenes del precariado en los servicios, e inmigrantes de la economía sumergida, que no por casualidad son los menos vinculados al procesismo. Para reprimir las protestas, los Mossos recuperarán el modo habitual, y volverán a los buenos tiempos de "arrancar cebollas", descalabrar a la gente.En una situación dramática, y con serio peligro de hundimiento del Estado y linchamiento popular masivo de los dirigentes que mintieron miserablemente a las masas, no me extrañaría que el Gobierno recurriese ala vieja válvula de escape de la acción exterior, buscando unir y galvanizar al pueblo contra amenazas foráneas.Habría primero, persecución de españoles residentes, y después agitación y propaganda en los países Catalanes, buscando crear tensión y disturbios, para allanar las demandas de anexión, y finalmente a la CUP se le daría algo así como un Ministerio de la guerra para organizar a la carrera un Ejército popular de Liberación.Bien,este escenario de pesadilla es perfectamente verosímil, tal es la gravedad de los escenarios que nos estamos jugando.Supongo que aquí puedo parar,que ya habré abusado de vuestra paciencia hasta la extenuación .Mañana trataré de hacer una prospección de qué cosas podemos esperar para los próximos días, y las opciones y posiciones posibles de los distintos agentes analizados, además de un breve análisis de las protestas sobre el anticatalanismo histórico de los españoles, anticipo un poquito, una carta de Stendhal, el célebre escritor francés,publicada en Memorias de un Turista, 1838:"cabe señalar que en Barcelona predican la virtud más pura,el beneficio general y que a la vez quieren un privilegio:una contradicción divertida.Estos señores quieren leyes justas, menos la de aduanas, que debe hacerse a su gusto.los catalanes quieren que todo español que use telas de algodón pague cuatro francos al año sólo por existir Cataluña.Por ejemplo, es necesario que el español, de granada, Coruña o Málaga, no compre productos británicos de algodón, que son excelentes y cuestan un franco la unidad, pero use productos catalanes, muy inferiores y cuestan tres francos la unidad.Dicen estar hartos de los privilegios de la clase noble, que no tienen pero quieren seguir disfrutando de los privilegios comerciales que con su influencia, hace ya tiempo, que lograron extorsionar ala Monarquía Absoluta"..¿A qué no hacen falta más comentarios?Supongo que nadie me dirá que Stendhal decía esto porque era un franquista. SALUD.
submitted by Espartaco17 to podemos [link] [comments]


2016.10.12 16:20 migpodemos3c En el 12 de octubre, De Juan de Mariana a Robespierre. Otras memorias.

Hay mucho que recordar y celebrar en un día como hoy pero no es lo de la carcundia.
http://www.sinpermiso.info/textos/de-juan-de-mariana-a-robespierre-entrevista Florence Gauthier 15/10/2006
** «“Muy sorprendente puede resultar hoy para nosotros saber que a esa Declaración de Derechos Humanos es lo que propiamente recibió el nombre de Terror por parte de los contrarrevolucionarios. Se llamó Terror al intento de poner por obra una soberanía popular efectiva a partir de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano”
Carlos Abel Suárez entrevistó en el programa La memoria del puente el pasado 18 de septiembre a Florence Gauthier, la gran historiadora de la Revolución Francesa, catedrática en la Universidad de París VII (Jusieux), editora de las Obras completas de Robespierre y de Mably y miembro del Consejo Editorial de SinPermiso**
*El 18 de septiembre pasado la historiadora francesa Florence Gauthier fue entrevistada por Carlos Abel Suárez en el programa La memoria del puente, que se emite por radio Palermo de Buenos Aires. Florence Gauthier participó en Buenos Aires, junto con Antoni Doménech en la presentación del nº 1 de la revista Sin Permiso en su versión gráfica y dio una conferencia en Buenos Aires, organizada conjuntamente por el Centro de Investigaciones Filosóficas y el Instituto H. Arendt, sobre la influencia del sacerdote jesuita Juan de Mariana en los revolucionarios franceses.
Carlos A. Suárez.- Florence, ¿cómo podríamos resumir lo dicho en la conferencia y, particularmente, la notable relación que estableciste entre Mariana y la Marianne de la emblemática pintura de Delacroix, símbolo de la República francesa revolucionaria?
Florence Gauthier.- La teoría política del padre Juan de Mariana generó un vínculo entre los pensadores de la Revolución francesa. Mariana, que era español, desarrolló la idea del tiranicidio y del derecho a la resistencia a la opresión. Hay algo muy notable en la teoría política de este jesuita español, que vivió a caballo entre los siglos XVI y XVII, y fue su nombre el que pasó a Marianne, convertida en símbolo de la república revolucionaria. Y ese vínculo traía su origen en el hecho de que, en la teoría política del Padre Mariana, desempeñó un papel fundamental la confianza en el pueblo, y la confianza en el pueblo lleva a la soberanía popular, a una soberanía no entendida retóricamente, sino de forma efectiva y consecuente.
CAS.- Decías que de alguna manera el conocimiento de las ideas de Juan de Mariana es necesario para entender el origen del derecho natural moderno.
FG.- Sí. Es una conclusión moderna. El padre Mariana y la escuela de Salamanca han elaborado una versión moderna del derecho natural, que nació de ese acontecimiento de consecuencias históricas absolutamente extraordinarias que fue el llamado "Descubrimiento" de América. Y en esta versión moderna del derecho natural, que nace del padre Mariana y la escuela de Salamanca, hay algo fundamentalmente nuevo, que es el rechazo de la esclavitud de una parte de la humanidad.
CAS.- Tú destacabas como una metáfora muy ilustrativa de lo que había significado la conquista de América y el papel de la esclavitud, de la servidumbre de continentes enteros, el que para poder tomar café con azúcar los europeos habían tenido que poner de rodillas a tres continentes.
FG.- Ese acontecimiento extraordinario que fue el "Descubrimiento" de América significó no solo el avasallamiento servil de los indios en América, sino también la esclavización de buena parte de la población del continente africano y la destrucción de muchas economías naturales en el continente asiático. Y esto se puso al servicio de un capitalismo incipiente al que, genialmente, Robespierre dio en llamar "economía política tiránica". Una cultura económico-social basada no solo en la esclavitud, sino en la ruina y la destrucción de las economías populares y naturales ancestrales de tres continentes, a fin de producir un resultado tan frívolo como que en las Cortes europeas pudiera tomarse café con azúcar.
CAS.- ¿Por qué Robespierre fue una de las figuras más difamadas de la historia de la humanidad?
FG.- Robespierre fue terriblemente calumniado y difamado porque intentó poner en marcha una política revolucionaria y una práctica democrática de soberanía popular activa. Guarda relación con lo que hemos contado recién de Mariana. Poner por obra la soberanía popular efectiva es algo poco menos que imposible de digerir bien, y no digamos tolerar. Robespierre encabezó una experiencia republicano-democrática nueva y muy interesante.
CAS.- Se ha tratado siempre de identificar a Robespierre con el Terror ¿ y esto de acuerdo a la corriente historiográfica de la que provienes es parte de la difamación?
FG.- Sí. En buena medida puede decirse que toda la difamación contra Robespierre pivotó en torno del Terror. El término terror fue una expresión acuñada por los contrarrevolucionarios, que eran enemigos jurados de la Declaración de Derechos Humanos y Ciudadanos. Muy sorprendente puede resultar hoy para nosotros saber que esa Declaración de Derechos Humanos es lo que propiamente recibió el nombre de Terror por parte de los contrarrevolucionarios. Se llamó Terror al intento de poner por obra una soberanía popular efectiva a partir de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. La idea de que el pueblo aterrorizaba, de que el pueblo daba miedo. El pueblo: ése que aparece en el cuadro de Delacroix que tú has mencionado. Quiere decir que ese pueblo que daba miedo, que daba terror –y que según Mariana debía dar miedo al soberano— continúa dando miedo hoy; tanto más miedo, cuanto que ese viejo proyecto republicano-democrático es un proyecto vivo: porque viva está la lucha, todavía, por la universalizaxión del derecho de existencia y de la libertad política. Atención: no solo en el derecho de existencia garantizado para todos, sino garantizado en plenas condiciones de libertad política; esa es la esencia del proyecto republicano-revolucionario.
CAS.- ¿Éstos eran los temas prioritarios del programa de Robespierre?
FG.- Sí. Esos dos conceptos, el de la libertad política y el del derecho tener garantizadaslas bases materiales de la existencia social, son fundamentales en Robespierre. Pivotan sobre la idea más general –que viene de Mariana-- de otorgar confianza, plena confianza, al pueblo. Y Robespierre ha buscado la forma de construir los medios prácticos e institucionales de esa idea de la confianza total en el pueblo. La revolución no solo destruyó las viejas formas feudales, sino que combatió todo tipo de opresión con la vieja idea de Juan de Mariana del derecho a la resistencia y la opresión, lo que significó también la oposición al capitalismo incipiente, que Robespierre, como he dicho, llamaba “economía política tiránica”, y a la cual opuso lo que él llamaba “economía política popular”, basada en la conjugación del derecho a la existencia con la plena libertad política para todos.
CAS.- ¿O sea, que la historia oficial la escribieron los vencedores?
FG.- La empezó a escribir el Termidor. De allí esa difamación de Robespierre.
CAS.- También hay otra corriente historiográfica que simplifica los hechos y adjudica a la Revolución francesa el carácter de revolución burguesa y por lo tanto se desentiende de toda esta discusión, de este debate sobre el papel de los sectores populares, e incluso de esta historia incipiente de la clase obrera dentro de la revolución francesa ¿es así?
FG.- Si, en efecto. Ha habido un marxismo que podríamos llamar de derecha, al que por supuesto hay que oponer un marxismo de izquierda, puesto que hay otros marxistas que han criticado esa interpretación simplificatoria de la revolución francesa como una revolución burguesa. Sea ello como fuere, ha habido marxistas de derecha que se desentendieron de esa polémica, considerando que Robespierre era, por decirlo sumariamente, un “burgués”. Y esa caracterización como episodio de rebelión burguesa, o como partera del capitalismo y aun del colonialismo modernos, de la Revolución francesa ha sido causa desgraciada de la desaparición de aquella crítica extremadamente rica –del despotismo político, del capitalismo como cultura económico-social y del colonialismo— que se desarrolló en Europa Occidental entre los siglos XVI y XVIII, y de la que la Revolución francesa fue, hasta la contrarrevolución termidoriana de 1794, la culminación. Una acomodaticia incomprensión, ésta –común a liberales y a “marxistas de derecha”—, del carácter no sólo antifeudal, sino anticapitalista de la Revolución Francesa. Porque es justamente ese carácter popular, antifeudal y, al propio tiempo, anticapitalista y anticolonialista (“¡que mueran las colonias, antes que los principios”!, dijo Robespierre) de la Revolución francesa lo que resulta muy difícil de digerir.
CAS.- ¿Estas ideas de Robespierre estaban fuera de época, o correspondían al debate intelectual de ese momento?
FG.- Termidor, la contrarrevolución de Termidor que derribó a Robespierre, fabricó la imagen de un Robespierre completamente aislado, y esa fabricación pasó a la posteridad. Robespierre formaba parte de un movimiento real, sin duda él tuvo ideas muy interesantes, pero no es posible entenderlas sino como parte de un gran movimiento. Después de Termidor, y fue parte de su difamación, se construyó la imagen de un Robespierre aislado como epítome de aquello que de ningún modo se quería que se repitiera nunca más: la democracia republicana revolucionaria, la participación popular en un proyecto común articulado en un programa que era anticapitalista y, en cierto sentido, tendencialmente socialista.
CAS.- ¿Podemos afirmar que siguen siendo actuales algunos de sus propuestas?
FG.- Desde luego es así. Es cierto que el capitalismo ha cambiado mucho y tiene formas nuevas, y aun inimaginables hace pocas décadas, pero se puede decir, por lo pronto, que Robespierre, como uno de los portavoces del gran movimiento democrático popular que andaba tras él, anticipó de forma harto inteligente una crítica muy general de las formas de dominación –política, económica y colonial— capitalista, y de esa crítica todavía podemos aprender. Podría hablarse de una historia interrumpida, de una historia que fue abruptamente abortada, pero que puede y debe reanudarse, y en ese sentido, yo sostengo que el robiespierrismo es portador aún de promesas.
CAS.- Podríamos hablar de un fuego que persiste lento, pero cuyos rescoldos no se apagaron definitivamente...
FG.- Si, así es. Y una cosa que puede verse es cómo las dos declaraciones de Derechos Humanos, la de 1789 y la de 1793 se eclipsaron o desaparecieron de la historia del Derecho constitucional francés durante 150 años. Es muy interesante darse cuenta de que esas ideas sólo volvieron a aparecer con fuerza precisamente en 1946, en los debates constitucionales que tuvieron lugar en Francia después de la derrota militar del fascismo...
CAS.- ¿Tienen algo que ver esas dos Declaraciones con la Declaración de Derechos de la ONU?
FG.- No. Hay que andarse con cuidado aquí, porque la Declaración de Derechos de la ONU es filosóficamente bastante distinta de las Declaraciones de 1789 y de 1793. Con Juan de Mariana pasó lo mismo; quedó eclipsado secularmente y reapareció su nombre precisamente en plena Revolución como vituperio descalificante. “Mariana” apareció en la Revolución Francesa como un insulto, y fue retomado por los propios revolucionarios que convirtieron el pretendido agravio en algo positivo de lo que sentirse orgullosos y satisfechos. Esos eclipses y reapariciones, por enigmáticos que puedan parecer, suelen ocurrir en la historia.
CAS.- Contabas en tu conferencia la anécdota de que Marianne, la que Delacroix innmortalizó en su cuadro, surge de las declaraciones de un contrarrevolucionario que lo lanza como insulto a la República.
FG.- Mariana causó un gran escándalo en su tiempo, sobre todo por su insistencia en la idea de la confianza que merecía el pueblo, así como por su abierta defensa del tiranicidio: hay que asesinar al tirano, y el pueblo debe infundir terror, miedo, a quien mande para prevenir la tiranía. De ese escándalo, que nunca se extinguió del todo, procede el hecho, dos siglos y arreo después, de que el nombre de Mariana sirviera de insulto infamante en plena Revolución francesa. Y hasta cierto punto, es natural: cuando las ideas de Juan de Mariana fueron en gran medida puestas por obra y finalmente recuperadas por lo magnífico, el insulto descalificatorio rebrotó. Los propios revolucionarios, los republicanos, en vez de rechazar el insulto, lo tomaron a gala, y de ahí surgió el nombre de Marianne, la hermosa mujer del pueblo llano, símbolo de la República revolucionaria.
CAS. Florence, hemos aprendido un montón recuperando tantas figuras tan injustamente olvidadas y calumniadas. Muchas gracias por tu valiosa aportación y por venir esta tarde a nuestro programa...**
submitted by migpodemos3c to podemos [link] [comments]


2016.09.29 18:22 EDUARDOMOLINA El Deutsche Bank, el gran enfermo de las finanzas mundiales. Angela Merkel descarta destinar dinero público a su rescate. Su cotización perdía más de un 56% en un año. A los españoles nos obligaron para pagarles a ellos.

http://www.infolibre.es/noticias/lo_mejor_mediapart/2016/09/29/el_deutsche_bank_gran_enfermo_las_finanzas_mundiales_55456_1044.html
"Una frase, una simple frase, pronunciada el pasado fin de semana, ha bastado para reactivar la especulación en torno al Deutsche Bank. La frase es inconcebible en el entorno financiero: Alemania rechaza presentarse como garante último del gigante financiero. El domingo, la revista alemana Focus publicaba que Angela Merkel descartaba destinar dinero público al rescate del Deutsche Bank. La posibilidad de que Berlín no ayude al principal banco del país, que se encuentra en una situación complicada, ha desencadenado una deriva bursátil en los mercados. El lunes, la cotización del Deutsche Bank cayó un 6,9%, hasta alcanzar el nivel más bajo de los últimos 21 años. El martes, el banco retomó su recorrido bursátil caótico, volviendo a perder más del 2% en la sesión antes de recuperarse. La verdadera prueba para los mercados es la barrera simbólica de los 10 euros.
En un año, el Deutsche Bank ha visto cómo su cotización perdía más de un 56%. La capitalización bursátil del gigante alemán ahora es de apenas 14.500 millones de euros, dos veces menos que la de Uber, mientras su balance (1,6 billones de euros) representa más de la mitad del PIB alemán.
Desde entonces, los responsables del Deutsche Bank tratan de calmar los ánimos, desmienten cualquier reunión con el Gobierno. El banco, a quien la Justicia norteamericana puede imponer una multa récord de 14.000 millones de dólares (12.500 millones de euros), está en condiciones de hacer frente solo y no necesita ayudas estatales, asegura un portavoz de la entidad. Sin convencer a nadie.
Las confidencias de la canciller a Focus perseguían poner fin a los rumores que agitan Berlín desde el anuncio de la multa récord de la Justicia norteamericana. Si los responsables políticos no han reaccionado de forma oficial a las informaciones publicadas, off the record, no se habla de otra cosa. Se plantean diferentes hipótesis sobre cómo salir al rescate del Deutsche Bank, en caso de que fuese necesario, así como la manera de responder a Estados Unidos; la decisión norteamericana se interpreta como una represalia. Y es que son muchos los que creen que la sanción de 14.000 millones a la que debe hacer frente el banco alemán, no es sino la represalia a los 13.000 millones que la Comisión Europea reclama a Apple por evasión fiscal.
El lunes, Hans Michelbach, uno de los responsables de la CDU, próximo a Angela Merkel, trataba de precisar las líneas rojas fijadas por la canciller. “Es impensable ayudar al Deutsche Bank con dinero de los contribuyentes. Provocaría indignación general. Los políticos perderían toda la credibilidad si el Gobierno franquease esa línea”. Antes de añadir: “No se puede comparar el Deutsche Bank con Lehman Brothers. El banco está en condiciones de hacer frente a la situación con sus propios medios”.
Exactamente eso. Hace meses que observadores financieros comparan la trayectoria del Deutsche Bank con Lehman Brothers, símbolo de la crisis financiera de 2008, mientras se preguntan si el gigante alemán puede desencadenar una nueva crisis. La negativa del Gobierno alemán a ayudar al banco refuerza la comparación: en 2008, el Gobierno americano rechazó, por razones morales, salir al rescate de Lehman Brothers; consideró entonces que el sistema era suficientemente resistente como para hacer frente a una quiebra bancaria. Ya se sabe cómo terminó todo.
Pocas veces se repite la historia. La amenaza que supone el Deutsche Bank para el sistema financiero internacional no es menos real. El gigante bancario alemán se ha convertido en el gran enfermo de las finanzas mundiales: too big to fail, too big to jail y to big to help (“demasiado grande para quebrar”. Ilustra todas las derivas vividas, pero también la debilidad de los remedios concebidos a raíz de la crisis de 2008, así como las contradicciones de las políticas europeas.
Un pasado que no pasa
Después de que The Wall Street Journal publicase, el pasado 16 de septiembre, el montante de la multa que el Departamento norteamericano de Justicia quiere reclamar al banco, el presidente del Deutsche Bank, John Cryan, se quedó lívido. 14.000 millones de dólares. Semanas antes, los rumores eran algo más tranquilizadores: el montante de la multa norteamericana podía rondar los 2.500 millones de dólares, se decía. Suma ésta a la que el banco podía hacer frente. Sin embargo, 14.000 millones de dólares equivale a su capitalización bursátil.
“El Deutsche Bank no tiene intención de aceptar potenciales daños civiles que rondan dichas cifras. Las negociaciones acaban de comenzar”, declaraba de inmediato John Cryan. Por su parte, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, insistía para que el tratamiento reservado al banco alemán fuese “equitativo”, en comparación con el de los bancos norteamericanos. Una manera de recordar que Goldman Sachs, sancionado también por el mismo caso, sólo ha tenido que abonar a la Justicia norteamericana 5.000 millones de dólares.
El proceso abierto por la Justicia de Estados Unidos tiene su origen en las subprimes. El Deutsche Bank está acusado de engañar a sus clientes, al venderles productos titulizados [residential mortgage backed security], respaldados por hipotecas de calidad dudosa, por no llamarlas hipotecas basura, entre 2005 y 2007. En el libro The Big Short, Michael Lewis describe las derivas financieras que llevaron a la crisis de las subprimes. Goldman Sachs y el Deutsche Bank llevaban la iniciativa en prácticamente todos los productos que el mundo descubriría con estupefacción en 2008.
Pero han tenido que pasar muchos años antes de que los reguladores comenzaran a imponer sanciones. Después de sancionar con una multa de 13.000 millones de dólares a JPMorgan en 2013 y de 16.600 millones al Bank of America en 2014, los reguladores transigieron con Goldman Sachs y le multaron con 5.000 millones de dólares, en enero de 2016. Ahora es el turno del Deutsche Bank.
En sus cuentas de 2015, el banco alemán –anticipándose a la amenaza del proceso judicial en curso– se aprovisionó de 5.400 millones de euros para pagar las eventuales multas. La suma es insuficiente para hacer frente a la sanción de la Justicia norteamericana. Este aprovisionamiento estaba destinado a pagar las acciones judiciales y los litigios pendientes (más de 6.000). Los dos últimos años, ya ha pagado más de 11.000 millones de dólares en multas y sanciones para evitar parte de los litigios.
Préstamos tóxicos, evasión fiscal, manipulación del Libor, manipulación del mercado cambiario y de materias primas... El nombre del Deutsche Bank se ha visto asociado a todos los escándalos financieros que estallaron después de la crisis de 2008. El Deutsche Skandal-Bank titulaba el semanal Der Spiegel, en diciembre de 2012, tras investigar al banco y sus prácticas indignas.
Oficialmente, el banco no le ha costado nada a los contribuyentes alemanes, al contrario de lo que ha sucedido con algunos bancos regionales, pero de forma soterrada dirigió parte de la cuestión griega y europea e influyó, como muchos otros, para que no cambiase la regulación. En Berlín, Angela Merkel quizás lamenta haber sido tan comprensiva, haber dado tiempo al tiempo en lugar de imponer una limpieza en toda regla de los balances de las entidades y la separación de las actividades bancarias.
Porque los cambios se han llevado con mucha circunspección. El mítico presidente del Deutsche Bank, el suizo Josef Ackermann, que propulsó al banco a la cabeza de los gigantes financieros mundiales, implicándolo en todo tipo de aventuras confesables e inconfesables, tras prometer beneficios del 25%, tuvo que salir de la Presidencia en 2013. El dúo que le sucedió, el británico Anshu Jain y Jürgen Fitschen, apenas se mantuvo en el cargo dos años, por los malos resultados y el escándalo de los bonos que se autoconcedieron en el mismo momento.
En 2015, les siguió el británico John Cryan en una posición igual de incómoda. Tras su llegada, suprimió más de 9.000 empleos. Vendió o puso punto y final a las actividades más peligrosas como el trading por cuenta propia o sobre el mercado de metales y de la electricidad. Trató de ceder las filiales extranjeras, sobre todo en China y en Rusia. Pero tuvo problemas para enderezar el rumbo. En 2015, el banco, por primera vez en 146 años de existencia, registró pérdidas por importe de 6.700 millones de euros. Estas pérdidas están ligadas –en parte– a los procesos judiciales pasados y futuros. En julio, la filial norteamericana de la entidad no superó por segunda vez las pruebas de resistencia impuestas por los reguladores norteamericanos, lo que la llevó a renunciar a pagar un dividendo a sus accionistas.
“Si la sanción impuesta por la Justicia norteamericana supera los 4.000 millones de dólares, el banco dejará de disponer de los fondos propios que precisa y tendrá que recapitalizarse”, avisa un estudio de Citi. “Los miembros del Departamento de Justicia norteamericano deberían saber que el Deutsche Bank no puede pagar una multa de 14.000 millones [...]. Por encima de los 4.000 millones, se verían comprometidos los fondos propios”, analiza Lionel Laurent, editorialista de Bloomberg. “Por curioso que pueda parecer, el Deutsche Bank no se encuentra en una mala posición para negociar porque es uno de las mayores bancos europeos y una de las instituciones más sistémicas”, añade, para recordar lo que el mundo financiero sabe pero que las autoridades judiciales norteamericanas diríase que han olvidado: el Deutsche Bank puede transformarse en una granada a la que se ha quitado el pasador.
El banco más sistémico del mundo
Habitualmente, el FMI no se pronuncia nunca sobre la solidez de un banco, dejando esa cuestión a los reguladores. Por esa razón, el aviso ha sido más que sorprendente. En junio, un informe del organismo internacional revisaba el sector bancario alemán. Sus conclusiones sorprendieron a todo el mundo: el Deutsche Bank, en su opinión, es el banco más sistémico del mundo, por delante del HSBC y el Crédit Suisse, por su tamaño e interconexiones con el resto del sistema financiero internacional.
La cifra es impresionante, de ahí que numerosos analistas la repitan: el Deutsche Bank posee 42 billones de dólares en productos derivados. El volumen no tiene parangón. Y eso que ha caído. Antes de la crisis financiera, rondaba los 75 billones de dólares.
Desde entonces, los mercados se han calmado un poco y el Deutsche Bank ha renunciado a algunas de sus actividades, comenzando a desmontar un poco la pirámide. Aunque no del todo. Porque el banco alemán, como muchos otros, está atrapado. El modelo tradicional de banco minorista se ve amenazado por la política de tasas cero de los bancos centrales: la intermediación ya no está suficientemente remunerado y los ahorradores pagan las consecuencias. Para asegurar cierta rentabilidad del capital a los inversores, el banco alemán y el resto, más que los otros, habida cuenta de la situación, se ha visto obligado a correr cada vez más riesgos, a seguir con las actividades más especulativas.
¿Qué puede pasar de seguir la deriva bursátil del Deutsche Bank? Los créditos ¿responderían? ¿Cómo plantear una nueva recapitalización –el banco ha obtenido más de 20.000 millones de euros desde 2010– necesaria si el Estado alemán le retira la garantía implícita de la que goza cualquier banco? El mundo de las finanzas tienen los ojos puestos en el gigante alemán. El Deutsche Bank ahora es un banco que da miedo.
Nuevas reglas bancarias europeas
El 1 de enero de 2016, entraron en vigor la nueva normativa bancaria europea. Reglas escritas inspiradas directamente desde Berlín. Ahora, el llamado sistema de bail-out no existe: las finanzas públicas ya no han de salir al rescate de los bancos que atraviesan dificultades, como sucedió en Irlanda, España y en otros países durante la crisis financiera de 2008. Son los accionistas, los acreedores y, en última instancia, los titulares de los depósitos los que deben pagar para salvar su bancos, a imagen y semejanza (bail-in) de lo que se hizo en Chipre.
Se ha creado un fondo de garantía en Europa que ejerce, en última instancia, el papel de garante instancia. Sin embargo, de europeo sólo tiene el nombre: cada país es garante sólo de sus propios bancos. Alemania ha exigido esta diferenciación, rechazando ser garante de los bancos de otros países, para no pagar por ellos.
Los responsables europeos, al negarse a aprender de la crisis de 2008, renunciaron a imponer la separación de las actividades bancarias. Una reglamentación reforzada, una vigilancia estrecha y una consolidación de los balances debía bastar. Entre los nuevos mecanismo en marcha, los reguladores recomendaron a los bancos que dispusieran de obligaciones convertibles en acciones con el objetivo de consolidar sus balances. Estas obligaciones están llamadas a convertirse en el colchón adicional a los bancos –remuneradas a tipos elevados, en torno al 6% de media–. Pero a cambio, son los primeros productos a los que se recurre en caso de problemas y se transforman en acciones.
En febrero, el mundo de las finanzas descubrió los efectos perversos de esta nueva reglamentación. En los mercados, comenzaron a circular persistentes rumores, según los cuales el Deutsche Bank tenía problemas de liquidez, por lo que podía no estar en condiciones de abonar el pago de los cupones obligatorios de 350 millones de euros que debía abonar en abril. Pese a los desmentidos de la dirección del banco, la reacción de pánico no se hizo esperar. Los titulares de estas obligaciones se apresuraron a vender, a malvender, fundiendo las reservas del banco. Hicieron falta varias semanas para que el Deutsche Bank recuperase el control.
Ahora el escenario de febrero se repite. Los hedge funds especulan con los problemas futuros del gigante alemán. Mientras que la cotización bursátil del banco se desploma, los credit default swap del Deutsche Bank –productos de cobertura conocidos por su efecto deflagrador desde el comienzo de la crisis del euro– muestran una curva ascendente. Ahora están más altos que en febrero. Al mismo tiempo, los titulares de obligaciones convertibles en acciones vuelven a liquidarlos. Los CoCo se negocian a penas a la mitad de su valor nominal.
Un banquero no necesita mucho tiempo para comprender el significado de estas cifras: esta pendiente es el índice de desconfianza del mundo financiero.
El dilema de Merkel
Angela Merkel, al mostrarse firme, tenía varios cálculos en mente. Primero mantener un pulso con las autoridades judiciales de Estados Unidos para obligarlos a hacer frente a sus responsabilidades, no hacerles creer que el Gobierno alemán podía sustituir de un momento u otro al banco. Atacar de forma imprudente al Deutsche Bank podía ser el detonador de un nuevo seísmo financiero, parece recordar de forma soterrada el Gobierno alemán.
Pero esta intransigencia también tiene una dimensión nacional y europea. Mientras el electorado le da la espalda, Angela Merkel quiere renovar los compromisos adquiridos: los contribuyentes no salvarán los bancos. Y más teniendo en cuenta que en el caso del Deutsche Bank la cuantía podría ser elevada.
Este toque de atención también está dirigido a todos los responsables europeos: Berlín no transige, cueste lo que cueste. Ceder con el Deustche Bank es ceder con todo, desde el punto de vista de la canciller. ¿Cómo negarle después al ministro Mateo Renzi, que no ha dejado de insistir estos días sobre la peligrosidad del Deutsche Bank, que recurra al dinero público para salvar el sistema bancario italiano? ¿Cómo infundir disciplina a los Gobiernos europeos que, a decir de Berlín, campan demasiado a sus anchas? Toda la paciente construcción de Angela Merkel en Europa, desde el comienzo de la crisis, acabaría por los suelos, según el análisis.
Pero hay realidades económicas que a veces pueden echar por tierra consideraciones políticas. Si la situación del Deutsche Bank sigue empeorando, Berlín ¿puede negar durante mucho tiempo la ayuda a este banco, que está en el corazón del mecanismo económico y que ha garantizado desde hace años el reciclaje de todos los excedentes comerciales alemanes? Angela Merkel ¿aceptará correr el riesgo de una grave crisis?
“No creo que Alemania se niegue a intervenir si el Deutsche Bank estuviese realmente en problemas. Es demasiado importante para la economía alemana”, ha dicho Andreas Uterman, responsable de inversiones del grupo Allianz Seguros, en Bloomberg. Numerosos analistas coinciden: el Deutsche Bank es demasiado importante para Alemania y para el mundo de las finanzas para que Berlín se permita dejarlo caer.
Mientras el banco alemán está bajo el fuego de la especulación, corre el riesgo de acentuarse la presión para probar cuáles son los límites del banco, pero también del del Gobierno alemán. Esta situación puede durar días y apagarse. También puede empeorar.
El riesgo es que la situación escape a todo el mundo, que el Gobierno alemán tarde en reaccionar. Los precedentes de la crisis griega no son tranquilizadores. Por dogmatismo y por cálculo político, Angela Merkel ha retrasado el momento, sobre todo frente a Atenas, hasta poner la eurozona en peligro. Esta crisis, que se podía haber resuelto con varias decenas de miles de euros y una garantía de prestamista, se ha saldado con el hundimiento de un país, con la crisis de la eurozona y el rechazo de Europa. Si se repitieran los mismos errores con el Deutsche Bank, el coste sería todavía más elevado."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.09.18 17:34 EDUARDOMOLINA Las palomas de Juncker y Rajoy. Recordando una cita de Graham Greene: «Si quieres hablar del dolor humano, tienes el deber de compartirlo». No parece que Juncker o Rajoy compartan ni sientan la intemperie y el desarraigo de un refugiado o la impotencia de un joven desempleado.

Miguel Roig
http://www.eldiario.es/zonacritica/palomas-Juncker-Rajoy_6_559654047.html
"En la Cumbre entre la Unión Europea y la Asociación Oriental celebrada hace unos meses en Letonia, el presidente de la UE, Jean-Claude Juncker se mostró con un estado de ánimo más alegre que el habitual. Un vídeo de la televisión sueca lo muestra dando palmadas en la cara, besos en la mejilla y en la cabeza a algunos líderes mundiales. Reprochando, en broma, claro está, al primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, por no llevar corbata o haciendo un saludo militar al ministro español José García-Margallo. Algunos medios, no pocos, llegaron a preguntarse si Juncker no habría tomado alguna copa de más. Las bromas recordaron el día en el que agarró del cuello al ministro Luis de Guindos simulando que le estrangulaba frente a los fotógrafos. En esa ocasión a nadie se le ocurrió que podía estar ebrio.
Esta semana, Juncker, anunció en Estrasburgo, ante el Parlamento Europeo, un plan para reavivar el proyecto europeo duplicando su plan inversor. La parte emotiva la ocupó su llamado a una Europa en la que "la solidaridad tiene que ser voluntaria y no forzada". La solidaridad, viene a decir Juncker, sería un derecho ético y no un deber moral.
Sentimientos aparte y retornando a los hechos, reconoció que el plan que lleva su nombre generará crecimiento económico pero, tal como ya impone la tradición europea, no habrá empleo. Acto seguido pasó al relato compasivo: "No puedo aceptar que Europa sea el continente del desempleo juvenil".
¿Qué hacer? Su propuesta es crear un "cuerpo europeo de solidaridad" [sic] que participe en proyectos comunitarios como la atención a los refugiados. Para 2020, estima tener ocupados a unos 100.000 jóvenes. Según el último índice del Eurostat, solo en España el paro juvenil es de un 43,9% con 634.000 menores de 25 años desempleados. El voluntariado de Juncker para los próximos cinco años no despertará muchas expectativas, al menos, entre los jóvenes españoles.
Quizás el instante de mayor énfasis del discurso fue cuando Juncker sostuvo que Europa atraviesa una crisis existencial. ¿Fue este el momento filosófico del discurso? Tal vez pensaría en el Sartre que expresó que solo existimos en la mirada de los demás. De allí la solidaridad con los refugiados. O también, con el mismo colectivo en su mente, recordó que el infierno son los otros.
En Volar en círculos, el libro de memorias de John Le Carré que se acaba de publicar, su autor recuerda una cita de Graham Greene: «Si quieres hablar del dolor humano, tienes el deber de compartirlo». No parece que Juncker comparta ni sienta la intemperie y el desarraigo como los pueden experimentar un refugiado o la impotencia de un joven desempleado.
Esta levedad no es patrimonio de Juncker. Cuando George W. Bush presentó en el año 2000 en su plataforma electoral, el «conservadurismo compasivo» ( compassionate conservatism) como un programa de tolerancia, inclusión y multiculturalidad, se posicionaba en esta línea. La filósofa Michela Marzano explica la diferencia entre compasional y compasión: lo primero «es una emoción que va hacia uno mismo e intenta embellecer, por medio de otro, la bonita imagen que uno mismo se fabrica. La compasión, en cambio, tiende a eliminar la distancia entre el que la siente y el que es objeto de ella».
Juncker, al igual que Mariano Rajoy, intentan construir su imagen con relatos que solo buscan construir sus propias máscaras pero no pretenden modificar nada en el cuerpo social que se derrumba ante ellos.
Así como Junker no se pone en el lugar de un inmigrante, Mariano Rajoy no se coloca de manera compasiva en el sitio de un parado. Lo hace de manera compasional como cuando se sacó fotografías en la cola del INEM pero, jamás, lo ha hecho de manera real –a pesar de que no se cansa de invocar a la realidad–: hay una reforma laboral, un paro estructural y un crecimiento exponencial del trabajo temporal no solo de meses o de días, incluso de horas. En este sentido, las operaciones en el plano semántico dan resultado, ya que este tipo de empleo en el último Gobierno de Felipe González se le llamaba "trabajo basura".
Se ha perseguido en los últimos días a Rajoy para que se pronuncie sobre Rita Barberá. En su partido se oyen voces contemporizadoras con Barberá como la de María Dolores de Cospedal o radicales como las de Cristina Cifuentes. En el PSOE, obviamente son extremadamente críticos con el pack de la corrupción conservadora: Bárcenas, Soria, Matas y Barberá. Los populares, por su parte, señalan a Griñán y Chaves. ¿Cuál es peor?
La corrupción es un problema político que no se agota, como pretenden, solo con la ley sino con herramientas políticas que lo superen y como parte de un programa más amplio que incluya a los problemas sociales. La cuestión social es el sujeto de la crisis y no la corrupción, una consecuencia lógica de este sistema.
La fórmula Junker, por su parte, utiliza la solidaridad voluntaria para el drama de los refugiados y menciona el populismo como problema derivado de ellos cuando el populismo, la "primavera patriótica" de Le Pen o el Brexit de Nigel Farage y Boris Johnson, son obra del plan de crecimiento asimétrico, cuya nueva etapa –dice Junker– entre otros beneficios, disminuirá el desempleo juvenil con un voluntariado para asistir a los refugiados.
Cuenta Le Carré en la introducción de su biografía que el título original ( The Pigeon Tunnel, "el túnel de las palomas") tiene origen en una visión suya, adolescente, en Montecarlo. Junto al casino, cuenta Le Carré, había un club de tiro y debajo de este, unos túneles subterráneos en los que introducían a las palomas vivas, nacidas y atrapadas debajo del tejado del casino. Las palomas avanzaban aleteando por esas galerías oscuras hasta salir al cielo abierto del Mediterráneo. Los tiradores del club descargaban, entonces, sus escopetas sobre ellas. Las que se salvaban volvían, como suelen hacer las palomas, al lugar de partida, debajo del tejado del casino para repetir otra vez el ciclo.
Propone Le Carré al lector que piense en el significado de esta parábola ("sabrá juzgar mejor que yo", escribe). Podríamos aventurar, por ejemplo, que los parados, momentáneamente ocupados en un trabajo basura, y los refugiados tienen la misma suerte que las palomas del casino de Montecarlo."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.07.05 10:55 EDUARDOMOLINA Jean-Luc Mélenchon: “Si gano las elecciones, derogaré la reforma laboral”. El Brexit, Podemos, el futuro de Europa y de los Estados nacionales, la reforma laboral, es analizado por el candidato de izquierdas, a las presidenciales. La pobreza en Francia alcanza niveles desconocidos.

http://www.infolibre.es/noticias/lo_mejor_mediapart/2016/07/05/jean_luc_melenchon_gano_las_elecciones_derogare_reforma_laboral_52074_1044.html
" Un mes después del lanzamiento de su campaña, en la Place de Stalingrad de París, el que fuera candidato del Frente de Izquierda en 2012 se pone su nuevo traje de candidato de la “Francia insumisa” de 2017, ese “partido sin muros” en el que ahora cree. Jean-Luc Mélenchon se lanza al asalto del Palacio del Elíseo y asume que está “fuera del partido”. En esta entrevista concedida a Mediapart, socio editorial de infoLibre, habla de cuestiones europeas y sociales de actualidad y subraya la importancia de la nación y de la soberanía popular, así como de la ecología.
Pregunta: Una semana después del Brexit, ¿cómo explica el hecho de que, contrariamente a lo ocurrido en 2005 en Francia, no haya habido un no de izquierdas?
Respuesta: En 2005, gracias a que una parte de la izquierda y numerosos socialistas se implicaron abiertamente, las críticas a la Europa liberal no procedieron únicamente de nacionalistas de ultraderecha. Por ello, el debate social dio lugar a un debate en el movimiento socialista, que contaba silenciar. Esto da idea de la importancia de asumir públicamente las convicciones. Si Jeremy Corbyn [líder de los laboristas británicos] era realmente partidario del Brexit, debía haber sido consecuente ya que ahora se encuentra frente a aquello de lo que que creía escapar: una crisis en el seno de la formación. Se ha quedado sin el apoyo de las clases medias que han votado, sin él, en contra de las posiciones adoptadas por la derecha de su partido. Por tanto, supone un error garrafal haber dejado en manos de la derecha extrema y de la ultraderecha al electorado de izquierdas hostil a la Europa liberal. Además, debido a la falta de apoyos, no me he implicado in situ en el debate.
Dicho esto, la cuestión es cuál debe ser la posición de izquierdas en Inglaterra. Porque el país no forma parte de la eurozona, no se somete a la mayoría de las reglas comunitarias e incluso ha conseguido una cláusula de exención en la mayor parte de los umbrales sociales de los tratados europeos. Permanezca o abandone la Unión Europea, Inglaterra siempre se ha opuesto a cualquier avance hacia una Europa social... Pero no me esperaba que desapareciese la voz de la izquierda. Se ha perdido una ocasión histórica a la hora de pasar la página del blairismo porque la cuestión de Europa pone de manifiesto la contradicción existente entre la izquierda fiel a su programa progresista histórico y los usurpadores que son los gerentes entusiastas del orden establecido. No hay que dejar nunca pasar la oportunidad de aislar a estos últimos. La derrota del “social liberalismo” debe proceder del voto popular, no de las intrigas de los congresos trucados del PS.
P: El referéndum influye en la dirección del viento que sopla en Europa. Después del rechazo a las políticas de austeridad en Grecia o en España, ahora es el momento del repliegue identitario...
R: Efectivamente, el balance está lleno de contrastes. Rechazo el concepto de repliegue identitario que estigmatiza a la resistencia social contra la pérdida de los logros sociales del país. El aspecto positivo es que la cuestión europea va a estar en el centro de la campaña de las presidenciales. En 2012, no conseguí que este tema entrase en campaña. Y todo porque François Hollande dijo muy pronto que renegociaría el Pacto de Estabilidad que aceptó Sarkozy. Así que mucho gente se dijo “en realidad están diciendo lo mismo”. Entonces, mi punto de vista se entendió como una medida de cautela exagerada. En realidad, François Hollande sabía ya que no renegociaría nada y que traicionaría a todos los que le votaran. La primera protesta del Frente de Izquierda, después de 2012, estuvo dirigido a oponerse a que el Parlamento de Versalles adoptara este tratado.
Hollande no ha cambiado. La semana pasada, cuando nos recibió en Elíseo, François Hollande y Jean-Marc Ayrault nos dijeron que su proyecto después del Brexit es una integración mayor de algunos países en el marco ya existente. Sus prioridades pasan por un marco presupuestario vinculante en la eurozona y una defensa común. Son elementos de desintegración de la potencia de la nación francesa y de su control popular. Quiero puntualizar que cuando hablo de “nación”, me refiero al pueblo francés.
P: ¿Hará campaña a favor de la salida de los tratados?
R: De momento, se nos quiere englobar en la dialéctica del mal. Si se es hostil a la Europa actual, de inmediato te tildan de xenófobo o de antieuropeo. Si se es partidario de una unión continental, se debe avalar inmediatamente la globalización, las políticas de equilibrio presupuestarios, la regla de oro, la OTAN y la guerra con Rusia. Ningún espíritu libre puede estar de acuerdo con algo así. Esto me ha llevado a trazar la hoja de ruta con un plan A y un plan B. El plan A prevé la renegociación de los tratados. Todo el mundo debe abandonar Europa. Si se rechaza, no hay que ceder a ninguna de las amenazas, chantajes o violencias habituales de la Europa alemana. Hay que estar listo para quitarse esta camisa de fuerza. La nueva asamblea deberá fijar el mandato de negociación y el pueblo francés será consultado acto seguido sobre el resultado de la negociación. El pueblo decidirá desde el principio hasta el final del proceso.
P: La situación, ¿no requiere la unificación de los planes B de la otra izquierda europea, la que usted defiende y la del griego Yanis Varoufakis, la del Laborismo o de Syriza, pasando por Podemos?
R: No se puede. Esto sólo funciona si queda muy abierto. Cada uno plantea el plan B en función de su propio equilibrio nacional de fuerzas. Grecia y Francia no tienen el mismo peso. Sin embargo, la Europa del Sur ocupa un lugar peculiar. Las tres principales potencias económicas, por detrás de Alemania, están ahí. Y ahí es donde la resistencia al proceso de anexión de la Unión Europea es mayor.
P: ¿Anexionada?
R: El término de anexión puede parecer fuerte, pero desde que Alemania del Norte se anexionó a Alemania del Oeste, el proceso de liberalización de Europa se basa en la anexión. Todas las estructuras de los Estados sobre todo los que llegan a la Unión –comerciales, jurídicas y a veces incluso políticas– se desmantelan. Hablo de ese proceso en mi libro Le Hareng de Bismarck. Aquellos que se resisten son combatidos por todos los medios. La violencia política de Europa ha alcanzado a Irlanda, después a Chipre, después a Grecia, Italia, España, Portugal. En cada ocasión, el país recibe el mismo trato que un niño que se hubiese portado mal. Después se le desangra y se le saquea.
Tras el Brexit, si se producen nuevas represalias, no irán en contra de la libertad de comercio y de finanzas –la City es suficientemente importante para ellos–, sino en contra los Estados nacionales. Desde un punto de vista francés, que Irlanda se reunifique o que Escocia consiga la independencia, aunque sea con el pretexto de permanecer en la UE, es muy cómodo. Pero ¡hay que tener cuidado con la caja de los truenos que se abre! Detrás vendrán también, legítimamente, Cataluña, Flandes (Bélgica)... En Europa, algunas naciones son construcciones recientes. Los reinos son, por naturaleza, radicalmente distintos. Y los eurólatras adoran cuestinar los Estados nacionales. Una vez destruidos los logros sociales, la inclinación hacia la destrucción de la soberanía nacional de los pueblos es considerable. ¿Estamos dispuestos a cambiar todas las fronteras en Europa?
P: Marine Le Pen reclama ahora la celebración de un referéndum sobre la salida de la UE y también de la eurozona. Es de suponer que el asunto tenga notable eco durante la campaña de las presidenciales. ¿Cómo va a responder?
R: Voy a librar una batalla de convicción. Será complicada, como lo son todas las que exigen un poco de sutilidad y necesitan ser un poco diferentes. Marine Le Pen nos sigue muy de cerca en todo lo que decimos sobre la cuestión. Sabe bien la importancia del reto: ¿quién liderará las críticas vertidas contra la UE? Porque estos organizarán el futuro en cuanto todo el sistema se venga a abajo. ¿Quién lo dirigirá entonces, los “etnicistas nacionalistas” o los humanistas republicanos?
Marine Le Pen defiende un nacionalismo muy estrecho, que renuncia a las políticas europeas. Yo permaneceré anclado en la estrategia Plan A/Plan B. Mi posición no es ni de lealtad ciega ni de cerrazón, hasta el punto de renunciar a cualquier ambición por mi país. ¿Por qué motivos habríamos de dejar el continente bajo dominación del Gobierno alemán? Sería irresponsable desde el punto de vista histórico. Europa del Sur puede darle la vuelta a las cosas si nosotros, Francia, tenemos un proyecto claro y lo trasladamos, abiertamente, a todos los pueblos de Europa. Entonces, en Europa del Este veremos que muchos países quieren aflojarse el cinturón.
P: En 2012, usted representaba al Frente de Izquierda. En esta ocasión, se presenta en nombre de la “Francia insumisa”, sin la palabra izquierda...
R: Desde 2012, en ocasiones nos hemos presentado como la “verdadera izquierda” dado el hartazgo que la “izquierda oficial” generaba. Pero esto nos relega, en el panorama mediático, a la extrema izquierda. Sin embargo, no somos extremistas. Además, estoy convencido de que en lugar de desgastarnos en una batalla de etiquetas que no le dice nada a la sociedad, queremos llegar al fondo del país, que no se reconoce ni en la izquierda de Hollande ni en la derecha de Sarkozy, pero que puede conectar con nuestro discurso sobre el independentismo francés, la soberanía popular, la planificación ecológica, el progreso humano y el mix particular que hago de todo esto. Hay que superar el bloqueo que suponen las etiquetas para poder aunar al pueblo y a la sociedad en torno a objetivos comunes. Hay que conectar también con el electorado de izquierdas que ha votado al Frente Nacional o que se ha abstenido. En lugar de la izquierda de Hollande y la derecha de Sarkozy, prefiero enfrentar los partidarios de la energía nuclear a los que abogan por las energía renovables, a los que adoran Europa frente a los eurorrealistas y así sucesivamente.
P: En lo que respecta a la reforma laboral, ¿cómo ve la posibilidad de que la movilización social salga derrotada?
R: En primer lugar definamos “derrota”. Todavía no se ha zanjado la cuestión y si se recurre al artículo 49.3 [aprobación por el procedimiento de urgencia, salvo moción de censura en contra] , este Gobierno no se irá de rositas. En ese caso, los diputados de izquierdas deben votar a favor de la moción de censura, con independencia de quien la presente, para bloquear la ley. Hasta el final, Hollande debe tener en cuenta que el ejercicio es demasiado costoso políticamente. Y que la victoria ideológica de los métodos de Valls le sale demasiado caro a su campaña de cara a la reelección. [...]
La batalla no ha concluido y, si gano, me comprometo a derogar la reforma laboral y restableceré la jerarquía de las normas sociales. Los que creen que el pueblo es un rebaño de personas sin cerebro ni memoria se equivocan. La onda de expansión de los grandes movimientos sociales siempre ha tenido consecuencias políticas: mayo de 1968 con 1981, diciembre de 1995 con 1997....
Además, el movimiento contra la llamada ley El Khomri ya ha tenido un efecto oxigenante. Durante cuatro meses, se ha hablado algo distinto al terrorismo o al islam. Y los líderes sindicales del frente de rechazo han estado muy bien. Han resistido a las provocaciones. Las confederaciones han desempeñado su papel, la lucha ha podido desarrollarse en varios campos sin lanzar continuamente todas las fuerzas a la batalla.
Esta batalla también ha sido una escuela extraordinaria para la formación y la ampliación de lo que va a ser el protagonista de mi campaña: el partido sin muros. Toda esta gente de todas las edades, de toda condición, que comparte una visión común anticapitalista y antiproductivista y una cultura común humanista de límites imprecisos. Para este partido sin paredes, el ciclo de la reforma laboral no acabará hasta las presidenciales de 2017.
P: Después de cinco meses de campaña, y comparado con 2012, su libertad de palabra, libre de las restricciones del Frente de Izquierda, en su opinión, ¿compensa el probable déficit de estructuración militante, de financiación, de apoyos?
R: Empezará por lo más importante: esta campaña tiene para mí un significado que va más allá del aspecto puramente electoral e inmediato. El desafío pasa también por el nacimiento de un nuevo progresismo ecologista y social, de un nuevo humanismo político en Francia como corriente de vocación mayoritaria en Francia.
La vieja corriente progresista se ha venido abajo sobre sí misma. Ha dejado piezas y fragmentos muy diversos que los políticos reúnen sin imaginación ni coherencia para concurrir a las elecciones. La primera tarea pasa por reformular nuestro marco programático en el sentido histórico del término. No hablo aquí del conjunto de medidas de aplicación de resultar electo, sino del proyecto para cambiar la historia de la civilización humana, después del sueño socialista. He respondido a esta cuestión mediante la evolución específica, que se tradujo desde el día siguiente de 2012, con las bases del ecosocialismo y la publicación de mis libros La Règle verte y después L'Ère du peuple. Para mí supone un cambio de paradigma articulado en torno al “pueblo” como actor de la historia, la planificación ecológica y una estrategia revolucionaria que se sustenta en la convocatoria de una asamblea constituyente.
Para mí, la ecología política articula el nuevo proyecto histórico del humanismo progresista. Es el punto de salida del razonamiento. Sólo hay un ecosistema compatible con la vida humana y dicho ecosistema está en peligro. Por ejemplo, sabemos que los fenómenos climáticos extremos ya están ahí, que van a ir a más, que su progreso no será lineal. Nos ponen entre la espada y la pared: ¿todos juntos o cada uno por su lado? La ruptura fundamental que se debe llevar a cabo tiene que ver, por tanto, con el productivismo. Pero el productivismo es un todo donde lo social, la ecología y la democracia y la cultura están encastrados en el sistema global que forma la nueva edad del capitalismo financiero.
P: ¿Hay algún hecho particular que le ha llevado a dirigirse con prioridad hacia la las cuestiones ecológicas?
R: No, es un todo desde 2007 y mis primeros textos sobre la cuestión. También hay crisis que refuerzan esta toma de conciencia. Somos 7.000 millones de humanos. Cuando nací, sólo éramos 2.000 millones y pronto seremos 10.000 millones. ¡Supone una presión espectacular sobre el ecosistema! Un ejemplo, el Mediterráneo se está convirtiendo en un estercolero: cuando yo era un niño, ¡no necesitábamos vacunarnos para bañarnos! Y cuando subes a un avión, te desplazas a 10.000 km y tienes la impresión de estar en el mismo aeropuerto y en la misma ciudad porque la civilización humana ha uniformizado los gustos y los colores para producir de forma, incluso lo más inútil.
Mi campaña apostará por esta forma de ver las cosas y sus consecuencias prácticas. A partir de ahí, resolveremos el problema del paro, de la sanidad, de la alimentación, en un sentido “colectivista”, tomando como punto de partido un nuevo humanismo. Mi visión sitúa al ser humano en el centro: no soy un medioambientalista o un naturalista. Parto del hecho de que es el único ecosistema compatible con el ser humano.
También he tratado de extraer conclusiones de América Latina. Allí hemos asistido a la redistribución de las riquezas, sin plantearse que pueden darse situaciones absurdas: se saca a millones de personas de la pobreza que pasan a ser clase media, que a la vez se caracteriza por consumir de forma ostentosa sin objeto ninguno y de forma contraproducente. No haré más concesiones. Mi campaña se articulará en torno a dos ejes, este nuevo humanismo y el independentismo francés.
P: ¿Qué operativo pondrá en marcha?
R: En diciembre les dije a mis compañeros del Frente de Izquierda que creía que había que empezar pronto la campaña. Se negaron y apostaron por celebrar primarias. Estaba convencido de que esta idea terminaría estallando como una burbuja. Así fue [...]. Me propuse como candidato alternativo. Para ser sinceros no me esperaba recibir tan pronto un ataque semejante por parte del Partido Comunista: ¡esa misma tarde! Es lo que hay. Se trata de una especie de prueba de la verdad [...].
P: A la vista de estos primeros cinco meses de campaña, ¿está confiado con los diez meses que quedan?
R: Sin duda habrá muchas borrascas y peripecias [...] En lo que me concierne, se puede decir que estos cinco meses han sido muy positivos en el paso que he dado. Por un lado, se ha constituido una fuerza política y más de 100.000 firmas han apoyado mi candidatura. Por otro, ha nacido un movimiento, que hizo una demostración de fuerza en la concentración del pasado 5 de junio en la Place de Stalingrad. Emergió una convergencia de 2.000 sindicalistas. Y, por último, se ha creado un “espacio político” con organizaciones socialistas y comunistas, un conjunto de sindicalistas. El problema es reunir los apoyos necesarios. Tenemos 170 firmas y necesitamos 500..".
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.06.05 09:24 ShaunaDorothy EE.UU. - La intervención en México: Preludio a la Guerra Civil - ¡Terminar la Guerra Civil! ¡Por la liberación de los negros mediante la revolución socialista! (Junio de 2013)

https://archive.is/dlkAK
Espartaco No. 38 Junio de 2013
A continuación imprimimos, editada para publicación, la segunda parte de una presentación de Jacob Zorn de la Spartacist League/U.S. (sección de la Liga Comunista Internacional) en un foro en la ciudad de Nueva York del 28 de febrero de 2009. La primera parte fue publicada en Espartaco No. 37 (febrero de 2013).
¿Por qué EE.UU. invadió México? Como marxistas, entendemos que hubo intereses de clase en juego; la principal clase que incitaba a la guerra fue la esclavocracia. Como el veterano trotskista estadounidense Richard S. Fraser afirmó: “La guerra se libró no sólo por la conquista en general, pero sobre todo para extender la esclavitud y el poder político del sistema esclavista”. El objetivo del poder esclavista de extender la esclavitud a través de la conquista de México no era un secreto. Un periódico de Georgia declaró que tomar territorio de México podría “asegurar el equilibrio de poder para el Sur en la Confederación [es decir, en Estados Unidos], y, para el tiempo venidero...darle el control en las operaciones del gobierno” (citado en Battle Cry of Freedom: The Civil War Era [Grito de batalla de la libertad: La era de la Guerra Civil] de James McPherson [1988]). En sus Memorias Personales, Ulysses S. Grant reconoció que la anexión de Texas fue “desde la concepción del movimiento hasta su consumación definitiva, una conspiración para adquirir territorio a partir del cual se formarían estados esclavistas para la Unión Americana”.
La invasión fue muy impopular entre los norteños, que la apodaron “la guerra del Sr. Polk”, refiriéndose al entonces presidente James Polk, un demócrata sureño. William Lloyd Garrison, uno de los principales abolicionistas del momento, sostuvo en el Liberator: “Sólo esperamos que, si se ha tenido que derramar sangre, haya sido la de los estadounidenses, y que las próximas noticias que oigamos sean que el general Scott y su ejército están en manos de los mexicanos”. En 1846, Frederick Douglass denunció la anexión de Texas como “una conspiración de principio a fin —una de las más profundas y más hábilmente fraguadas— con el fin de defender y sostener uno de los crímenes más oscuros y viles cometidos por el hombre” (Belfast News Letter, 6 de enero de 1846).
La guerra fue un catalizador. Hizo que los propietarios de esclavos del Sur y los capitalistas del Norte se volvieran cada vez menos compatibles. Dejó claro, como lo afirmó Abraham Lincoln en un famoso discurso de 1858, que “este gobierno no puede tolerar permanentemente ser mitad esclavista y mitad libre”. Muchos norteños se sintieron traicionados por el compromiso de 1846 sobre Oregón entre Polk y Gran Bretaña —que declinaba los reclamos estadounidenses por gran parte de Canadá y estableció la actual frontera entre ambos países— y se opusieron a la invasión de México. Lincoln, en ese momento recién elegido congresista de Illinois por el Partido Whig, denunció al presidente Polk como mentiroso por declarar que se había asesinado a estadounidenses en suelo propio. Lincoln era representante de una sección creciente de la burguesía norteña que, aunque estaba dispuesta a tolerar la continua existencia de la esclavitud en el Sur, se oponía a su extensión y quería limitar la expansión del poder esclavista. Antes de la invasión, norteños de ambos partidos se habían mostrado dispuestos a aceptar el predominio de la esclavocracia; a raíz de la invasión, ambos partidos se fueron dividiendo cada vez más entre sus secciones norteñas y sureñas. El expresidente demócrata Martin Van Buren de Nueva York se opuso a la anexión de Texas y a la extensión de la esclavitud; rompió con los demócratas, y con el tiempo fue candidato para presidente por el Partido Tierra Libre [Free Soil] en 1848.
David Wilmot, un congresista demócrata por Pensilvania, expresó esta hostilidad cuando añadió una cláusula al proyecto de ley referente a los créditos para la invasión de 1846 que prohibía la esclavitud en cualquier territorio arrebatado a México. La Cámara de Representantes aprobó esta disposición tanto en 1846 como en 1847, pero el Senado votó en contra en ambos años pues el Sur lo dominaba. La condición Wilmot muestra que las contradicciones entre el sistema esclavista del Sur y el sistema capitalista del Norte ya no podían convivir en el mismo país. Esto no significó que diversos representantes de ambas partes no intentaran más compromisos, pero esos intentos fueron cada vez más infructuosos.
El fin de la guerra
En 1848, con las tropas estadounidenses ocupando la mayor parte del país, incluida la capital, México firmó un tratado de paz con EE.UU. —el Tratado de Guadalupe Hidalgo—. El tratado estableció la frontera en el Río Bravo [Río Grande], cediendo a EE.UU. casi la mitad de México; a cambio, EE.UU. aceptó pagar 15 millones de dólares y se comprometió a evitar que los indios que vivían en territorio estadounidense atacaran México. Aun así, muchos expansionistas sureños se quejaron de que EE.UU. no obtuvo suficiente: muchos propietarios de esclavos querían que su “imperio para la esclavitud” se extendiera a través de todo México hacia Centroamérica, el Caribe y quizás incluso hasta Brasil.
Poco después de la guerra, con el descubrimiento de oro, miles de inmigrantes se asentaron en California. Hay un libro muy interesante que salió hace poco llamado The California Gold Rush and the Coming of the Civil War [La fiebre del oro en California y el arribo de la Guerra Civil] (2007) de Leonard Richards, que muestra cómo muchos sureños querían extender la esclavitud a California. En 1854, EE.UU. compró La Mesilla —actualmente al sur de Arizona y al suroeste de Nuevo México— con el fin de construir un ferrocarril que atravesara ese territorio hacia California. En EE.UU. esto se conoce como la Compra Gadsden, en referencia a James Gadsden, quien fue el enviado estadounidense para negociar con Santa Anna sobre esta cuestión. Esto se suele recordar porque Gadsden era un ejecutivo de ferrocarriles que se benefició personalmente de la Compra Gadsden. También se le podría llamar la compra Gadsden-Davis, pues el secretario de guerra Jefferson Davis apoyó este proyecto de ferrocarril como una forma de conectar California al Sur y así ampliar el poder de la esclavocracia hacia el suroeste. Davis, que también luchó en el ejército de EE.UU. durante la intervención en México, por supuesto, se convirtió en el líder de la Confederación durante la Guerra Civil.
Los sureños no renunciaron a su deseo de expandirse hacia el sur. Una década después de la invasión de México, un líder del Sur sostuvo: “Quiero Cuba. Quiero Tamaulipas, [San Luis] Potosí, y uno o dos estados mexicanos más; y los quiero a todos por la misma razón: para fundar o propagar la esclavitud”. Luego estaban los llamados filibusteros, estadounidenses respaldados por el Sur que trataban de establecer gobiernos favorables a la esclavitud, que invadieron distintos lugares en el norte de México, Centroamérica y el Caribe. Uno de los más famosos fue el Dr. William Walker, quien incluso se hizo brevemente presidente de Nicaragua en 1856. Una de las cosas que hizo allí fue intentar restablecer la esclavitud. EE.UU. también intentó, sin éxito, comprarle Cuba a España. En Cuba aún se practicaba la esclavitud en las plantaciones. En 1898, consecuentemente, EE.UU. luchó una guerra contra España para quitarle Cuba junto con Puerto Rico y las Filipinas; para ese entonces, aunque la esclavitud ya había sido abolida, EE.UU. consiguió exportar a estos países la segregación tipo Jim Crow.
A pesar de que el Tratado de Guadalupe Hidalgo otorgaba la ciudadanía estadounidense después de un año a los mexicanos en el nuevo territorio de EE.UU., estos mexicanos enfrentaron discriminación racista. Muchos mexicanos propietarios de tierras fueron despojados de sus posesiones al norte del Río Bravo. Los mexicanos también fueron objeto de ataques racistas por los sheriffs, los Texas Rangers y vigilantes armados. Entre 1848 y 1928, por lo menos 597 mexicanos fueron linchados por turbas en EE.UU. Los indígenas que vivían en ese territorio también sufrieron ataques genocidas, tal y como sucedía en el lado mexicano.
Para México, la pérdida de gran parte de su territorio nacional agudizó su inestabilidad. Aunque sería demasiado simplista decir que la invasión de México en 1846 condujo a la posterior dominación imperialista de EE.UU. sobre el país, sí desempeñó un papel importante en el retraso del desarrollo en México. En el último cuarto del siglo XIX, cuando México estaba bajo la sangrienta dictadura de Porfirio Díaz, los capitalistas estadounidenses poseían gran parte de la riqueza de México y mantuvieron al país sometido para enriquecer al imperialismo estadounidense.
Los marxistas y la invasión de México
Cuando estábamos diseñando el volante para anunciar este foro, sugerí el título “La invasión estadounidense de México: Un análisis marxista”. Afortunadamente no lo escogimos, pero en realidad es una cuestión mucho más complicada de lo que parece. Como marxistas en EE.UU., la Spartacist League/U.S. se opone a la expansión depredadora de Estados Unidos. Sin embargo, en un sentido marxista, Estados Unidos no era imperialista en 1846. El imperialismo no sólo significa un país grande apropiándose del territorio de un país pequeño, sino más bien es, como explicó Lenin, la última fase del capitalismo, una época de guerras y revoluciones en la que la economía mundial entra en colisión violenta contra las barreras impuestas por el estado-nación capitalista. En 1846, EE.UU. aún era una economía capitalista en desarrollo y la burguesía estadounidense era aún, objetivamente hablando, una clase progresista: su tarea de destruir la esclavitud aún estaba pendiente.
Hoy, desde luego, Estados Unidos es el país imperialista más poderoso y no hay nada progresista con respecto a la burguesía estadounidense. Mantiene a México y a Latinoamérica subyugados a través de acuerdos comerciales como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y, si es necesario, mediante fuerzas militares. Como escribimos en la declaración programática de la SL/U.S., “For Socialist Revolution in the Bastion of World Imperialism!” [¡Por la revolución socialista en el bastión del imperialismo mundial!]:
“Un gobierno obrero en EE.UU. también devolvería a México determinadas regiones fronterizas del suroeste, donde el habla hispana es predominante, que fueron arrebatadas a México. Este gesto internacionalista debilitaría eficazmente el nacionalismo antiyanqui que las clases dominantes de América Latina utilizan para atar a los obreros y sería de gran valor en la extensión del apoyo a la revolución proletaria en toda América Latina”.
A pesar de que les molesta la dominación de EE.UU., los capitalistas mexicanos y de otros países de América Latina tienen aún más temor a su propia clase obrera. Utilizan la Intervención Estadounidense, como se le llama, junto con la continua opresión de EE.UU. a México, para difundir la mentira de que los obreros y los capitalistas mexicanos tienen un interés común. La burguesía mexicana también procura oscurecer el hecho de que la estadounidense es una sociedad dividida en clases y que los obreros estadounidenses son los hermanos de clase —y cada vez más los verdaderos hermanos— de los trabajadores mexicanos. Poner fin a la subyugación imperialista de América Latina —y el resto del mundo semicolonial— requiere que la clase obrera en EE.UU. tome el poder como parte de revoluciones socialistas en toda América. Y los obreros estadounidenses también deben luchar por plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes y contra el imperialismo estadounidense en América Latina y el resto del mundo. Por esto nos oponemos al TLCAN, la rapiña de “libre comercio” contra México —no por razones proteccionistas, sino porque ha significado miseria para los trabajadores y campesinos mexicanos—. Y la oposición al racismo antiinmigrante en EE.UU. está directamente relacionada con la lucha contra la opresión de los negros, como lo muestra la historia de la invasión estadounidense a México.
En México, los nacionalistas que tratan de desacreditar el socialismo a veces denuncian a Marx y Engels por haber apoyado la invasión estadounidense. Y en todo el Tercer Mundo, a veces también se les llama “racistas”. En 1848, Engels escribió acerca de la guerra:
“En América hemos presenciado la conquista de México, la que nos ha complacido. Constituye un progreso, también, que un país ocupado hasta el presente exclusivamente de sí mismo, desgarrado por perpetuas guerras civiles e impedido de todo desarrollo, un país que en el mejor de los casos estaba a punto de caer en el vasallaje industrial de Inglaterra, que un país semejante sea lanzado por la violencia al movimiento histórico. Es en interés de su propio desarrollo que México estará en el futuro bajo la tutela de los Estados Unidos. Es en interés del desarrollo de toda América que los Estados Unidos, mediante la ocupación de California, obtienen el predominio sobre el Océano Pacífico. ¿Pero quién, volvemos a interrogar, saldrá ganancioso, por de pronto, de la guerra? Sólo la burguesía”.
Algunos años después, en 1854, Marx le escribió a Engels sobre la guerra, llamándola “una digna obertura para la historia bélica de la gran Yanquilandia”. Varios días después, en otra carta, elogió el “sentido de independencia y capacidad individual Yanqui” y criticó a los mexicanos: “Los españoles están completamente degenerados. Pero, con todo, un español degenerado, un mexicano, constituye un ideal”.
Bueno, esto es lo que se usa en contra de Marx y Engels. Y Marx y Engels estaban equivocados —pero no porque se pusieran a favor del imperialismo de EE.UU. o porque fueran racistas—. El periodo de la invasión de México se dio muy temprano en el desarrollo del marxismo, antes de que se publicara el Manifiesto Comunista. El capitalismo industrial aún estaba en proceso de desarrollo y Marx creía que necesitaba desarrollarse plenamente para hacer posible la revolución proletaria. El capitalismo era una fuerza progresista en ese momento, y Marx y Engels creían que uno de sus elementos más progresistas era la creación de una nación con una clase obrera unificada. Como resultado, Marx y Engels se opusieron a la libre determinación de las naciones pequeñas: ellos pensaban que esos pueblos deberían ser asimilados por las naciones más grandes. Ambos escribieron principalmente sobre los pueblos eslavos de Europa Central y Oriental, pero también lo extendieron a México. Bajo este punto de vista, la expansión del capitalismo a escala mundial no sólo beneficiaría a los países capitalistas desarrollados, sino también a los países atrasados. Como escribieron en el Manifiesto Comunista de 1848: “La burguesía, con el rápido perfeccionamiento de todos los medios de producción, con las facilidades increíbles de su red de comunicaciones, lleva la civilización hasta a las naciones más salvajes”.
El entendimiento empírico de Marx y Engels sobre la invasión estadounidense de México estaba equivocado, pero sus premisas teóricas no lo estaban. Ellas se derivaban de una experiencia clave en la historia europea moderna que, de hecho, afectó a la familia de Marx: la ocupación napoleónica de Alemania entre 1806 y 1813. Adonde iba, llevando consigo los logros de la Revolución Francesa, Napoleón abolía las relaciones de propiedad feudales remanentes y establecía la igualdad formal ante la ley para todas las clases sociales. En Alemania, estas reformas liberales, incluyendo la emancipación de los judíos, proporcionaron un mayor impulso a los inicios del capitalismo industrial. Es decir, los logros de la revolución democrática burguesa llegaron al oeste y al sur de Alemania, gran parte de Italia e incluso al norte de los Balcanes, no por medio de una revolución nativa, sino a través de una conquista desde fuera. En muchos casos encontró resistencia reaccionaria bajo el nombre de la independencia nacional; así que para los intelectuales alemanes de la generación de Marx, una línea divisoria importante entre la izquierda y la derecha era la actitud retrospectiva frente a estas llamadas “guerras de liberación”, que en los estados alemanes fueron lideradas por la monarquía prusiana contra la ocupación napoleónica. El principio teórico de Marx y Engels de que el progreso social y económico está por encima de la independencia nacional, cuando ambas entran en conflicto, era correcto. Yo argumentaría que la posición de Marx y Engels sobre la ocupación de Napoleón fue una precursora teórica de nuestra posición de apoyo a la intervención militar de la Unión Soviética, un estado obrero degenerado, en Afganistán (que, en realidad, no es una nación) en 1979.
Marx y Engels no estaban ciegos ni eran indiferentes a los crímenes monumentales cometidos por las potencias occidentales en contra de los pueblos de Asia, África y América. Pero vieron esos crímenes como el alto costo histórico de la modernización de esas regiones atrasadas. Y como ya he mencionado, en el siglo XIX México era un desastre sin mucha esperanza de una revolución proletaria, y el “tutelaje” estadounidense, como lo puso Engels, parecía el único posible camino a seguir. En 1853, en un artículo llamado “Futuros resultados de la dominación británica en la India”, Marx y Engels escribieron:
“Inglaterra tiene que cumplir en la India una doble misión, destructora por un lado y regeneradora por otro. Tiene que destruir la vieja sociedad asiática y sentar las bases materiales de la sociedad occidental en Asia”.
Pero esta proyección no fue corroborada por el curso del desarrollo real. De hecho, a pesar de que los capitalistas introdujeron algunos elementos de tecnología industrial moderna en sus colonias y semicolonias, como el transporte por ejemplo, el efecto general fue detener el desarrollo social y económico de los países atrasados. Para mediados del siglo XIX, las burguesías europeas dejaron de ser una clase históricamente progresista frente a las viejas aristocracias derivadas del feudalismo —siendo el punto crítico la derrota de las revoluciones europeas de 1848—.
Marx y Engels generalizaron las experiencias por las que pasó Europa durante el período de las guerras napoleónicas. En el prefacio a la primera edición alemana de El capital de 1867, Marx escribió: “El país más desarrollado en el plano industrial no hace más que mostrar a los que lo siguen la imagen de su propio porvenir”. Esta afirmación describe acertadamente el desarrollo capitalista en Europa en los primeros años del siglo XIX. Al mismo tiempo, esta observación, que más tarde Trotsky describió como algo “condicional y limitado” (Lecciones de Octubre, 1924), se contradice con el hecho de que el colonialismo europeo fortaleció el atraso social y económico de los países y los pueblos que dominó.
El marxismo es una ciencia. No se basa en sabiduría recibida, sino en la observación y el análisis de la realidad social. Los marxistas no son infalibles, y, de hecho, Marx y Engels aprendieron de sus observaciones y análisis del desarrollo y expansión capitalista. No fue hasta mucho después de 1848 que Marx y Engels desarrollarían una actitud muy diferente hacia el colonialismo, expresada, por ejemplo, en su defensa de la rebelión de los cipayos en la India ocupada por los británicos en 1857-58. Irlanda es probablemente el país al que le prestaron mayor atención debido a sus conocimientos sobre la clase obrera británica. En la década de 1860, Marx y Engels llamaron por la independencia irlandesa de Gran Bretaña, no sólo por justicia hacia Irlanda, sino también como condición previa para la organización de los obreros ingleses. A fines del siglo XIX, Marx y Engels se habían convertido en paladines de la independencia colonial, y reconocieron que la modernización de Asia, África y América Latina podría tener lugar sólo en el contexto de un orden socialista mundial. El capital de Marx (escrito en 1867) contiene un análisis mordaz de lo que él llamó la “acumulación primitiva del capital” mediante la sangre y la muerte de campesinos, trabajadores y otros. Hay un buen artículo en un número reciente de Workers Vanguard que trata sobre el desarrollo de la posición marxista respecto a la cuestión nacional (ver “The National Question in the Marxist Movement, 1848-1914” [La cuestión nacional en el movimiento marxista, 1848-1914], WV No. 931, 27 de febrero de 2009).
Más en general, el imperialismo no se había desarrollado completamente en los tiempos de Marx y Engels. Les quedó a los bolcheviques lidiar plenamente con la importancia de la cuestión nacional en la época del imperialismo. Y los bolcheviques bajo Lenin y Trotsky lucharon contra todas las formas de opresión nacional y por el derecho a la libre determinación de las naciones. Y así como Marx reconoció que la modernización de Asia, África y América Latina podría tener lugar sólo en el contexto de un orden socialista mundial, Trotsky subrayó en su teoría de la revolución permanente que en los países de desarrollo capitalista atrasado la liberación nacional y la modernización social y económica sólo pueden tener lugar bajo la dictadura del proletariado, con la clase obrera luchando por extender su revolución a los países capitalistas avanzados.
En cuanto a la invasión estadounidense de México, Marx y Engels, en un sentido histórico más específico, durante ese periodo no apreciaron el hecho de que ésta fortalecía el poder de la esclavocracia —el mismo poder que se interponía en el camino a un mayor desarrollo burgués—. En la década de 1840, ellos no sabían mucho acerca de EE.UU. Pero para el periodo de la Guerra Civil, Marx y Engels habían estudiado cuidadosamente el país. Los escritos de Marx sobre la Guerra Civil Estadounidense están entre los más perspicaces frente a cualquier observador contemporáneo pues comprendía que la guerra era una guerra de clases entre dos sistemas sociales opuestos.
En 1861, al comienzo de la Guerra Civil, Marx escribió: “En la política exterior de los Estados Unidos, así como en la interior, el interés de los esclavistas servía de norte”. Mencionó en este contexto el intento de EE.UU. por comprar Cuba y a los filibusteros proesclavistas en el norte de México y Centroamérica, concluyendo que la política exterior de EE.UU. tenía como “propósito manifiesto” el “conquistar nuevo territorio para la expansión de la esclavitud y del poder de los esclavistas” (“La Guerra Civil Norteamericana”, 1861). Marx escribió que la esclavitud era la cuestión clave en la Guerra Civil, que él ligó a la guerra con México:
“El movimiento entero se fundaba y se funda, como se ve, en la cuestión de la esclavitud. No en el sentido de si en los actuales estados esclavistas deben ser liberados directamente los esclavos o no, sino en el de si los veinte millones de hombres libres del Norte deben seguir subordinados a una oligarquía de 300,000 dueños de esclavos; de si los enormes territorios de la república deberán convertirse en semilleros de estados libres o de la esclavitud; finalmente, de si la política nacional de la Unión debe enarbolar la bandera de la propagación armada de la esclavitud en México, América Central y del Sur”.
La invasión de México y el arribo de la Guerra Civil
Entonces, para el tiempo de la Guerra Civil Estadounidense, Marx reconoció que la invasión de México estaba integralmente relacionada con el desarrollo de la esclavocracia y que ésta era una de las cuestiones clave para el capitalismo estadounidense.
Quiero hablar un poco acerca de la invasión de México y el arribo de la Guerra Civil. La invasión de México planteó la pregunta: ¿Quién controlará Estados Unidos, la esclavocracia o la burguesía? La respuesta no era evidente. Uno de los mejores historiadores de la época, James McPherson, ha dicho: “En vísperas de la Guerra Civil, la agricultura en base a plantaciones era más rentable, la esclavitud más arraigada, los dueños de esclavos más prósperos, y el ‘poder esclavista’ más dominante en el Sur si no en toda la nación de lo que alguna vez había sido”. Y el Sur era cada vez más beligerante. Aunque muchos norteños querían más compromisos con el Sur, especialmente los comerciantes de Nueva York que se beneficiaban con la venta del algodón del Sur, se hizo más claro al tiempo que la burguesía crecía que el establecimiento de una sociedad capitalista unificada requeriría destruir la esclavitud —es decir, otra revolución burguesa—. La conquista de tanto territorio mexicano condujo directamente a la Guerra Civil. En sus Memorias, Grant escribió:
“La rebelión sureña fue en gran parte resultado de la Guerra Mexicana. Las naciones, como los individuos, son castigadas por sus transgresiones. Hemos conseguido nuestro castigo con la guerra más sangrienta y costosa de los tiempos modernos”.
La pregunta inmediata que planteó la invasión de México fue: ¿Este nuevo territorio arrebatado a México será esclavista o libre? Durante la fiebre del oro en San Francisco, decenas de miles de personas se apresuraron a llegar a California, y en 1850 el territorio solicitó al Congreso ser admitido como un estado libre. Esto dio lugar a otra crisis, y hubo otro “compromiso” en 1850. Al igual que sus predecesores, el compromiso de 1850 sólo retrasó el conflicto inevitable entre el Norte y el Sur. Este compromiso le permitió a California entrar como un estado libre pero mantenía al resto de los territorios mexicanos usurpados en el limbo, con sus respectivos estatus por ser decididos cuando solicitasen convertirse en estados en el futuro.
Éste sería el último gran compromiso. Y de hecho algunas partes de él —como la Ley de Esclavos Fugitivos de 1850, que exigía que los estados del Norte regresaran los esclavos prófugos a sus amos en el Sur— enardecieron aún más las divisiones entre el Norte y el Sur. La década de 1850 estuvo marcada por el Norte dándose cuenta de que su continuo desarrollo como sociedad capitalista significaba deshacerse del poder esclavista, y la esclavocracia dándose cuenta cada vez más de que su dominación en el país estaba amenazada. En otras palabras, la unidad entre el Norte capitalista y el Sur esclavista se iba rompiendo. La política nacional reflejaba esto. Aunque el general Zachary Taylor del Partido Whig fue elegido presidente en 1848, después de la guerra, sería el último whig elegido presidente, pues su partido se dividió entre el Norte y el Sur con respecto a la Ley de Esclavos Fugitivos.
Incluso muchos demócratas del Norte no podían aguantar la dominación del poder esclavista en el país y su partido. Hubo una serie de partidos que se opusieron a la expansión de la esclavitud. En 1856, John C. Frémont fue el primer candidato a presidente por el Partido Republicano. Se postuló con el lema de “Tierra libre, libertad de expresión y Frémont” [Free soil, free speech and Frémont], que estaba en oposición explícita a la esclavocracia. A pesar de que no era en absoluto un partido abolicionista, el Partido Republicano comprendió que a fin de salvaguardar el crecimiento del capitalismo, el poder esclavista tendría que ser controlado y el crecimiento de territorio esclavista detenido. La decisión de 1857 de la Suprema Corte en el caso Dred Scott vs. Sandford, que declaró que el Congreso no podía restringir la esclavitud —y también declaró que las personas negras no tenían derechos en Estados Unidos— hizo la Guerra Civil casi inevitable. En 1860, cuando el primer presidente republicano, Abraham Lincoln, fue elegido con la plataforma de detener la expansión de la esclavitud, el Sur se declaró en secesión de la Unión con el fin de garantizar la esclavitud, lo cual quedó escrito en la constitución de la Confederación. O como Marx dijo: “la Confederación del Sur por lo tanto no libra una guerra de defensa, sino una guerra de conquista con miras a extender y perpetuar la esclavitud” (“La Guerra Civil en los Estados Unidos”, 1861).
Sin entrar en muchos detalles, sólo mencionaré también que la esclavocracia del Sur mantuvo su esquema sobre México. Durante la Guerra Civil, el norte de México se convirtió en un punto geográfico importante de la Confederación para tratar de romper el bloqueo de la Unión y vender algodón a Europa. Según Eugene Genovese, la Confederación tenía planes para marchar “hacia Nuevo México con la intención de seguir a Tucson y luego dirigirse al sur para tomar Sonora, Chihuahua, Durango y Tamaulipas”, y “el gobierno confederado intentó hacer tratos con Santiago Vidaurri, el hombre fuerte de Coahuila y Nuevo León, para afiliar el norte de México a la Confederación”. Casi al mismo tiempo, México mismo estaba en medio de su propia guerra, en la que Benito Juárez luchaba contra la monarquía francesa y los conservadores mexicanos como Vidaurri mientras intentaba modernizar México.
¡Terminar la Guerra Civil!
La Guerra Civil fue la Segunda Revolución Estadounidense, la última de las grandes revoluciones democrático-burguesas. Tomó cuatro años y la muerte de unos 600 mil estadounidenses —casi tantos como los que murieron en todas las demás guerras de EE.UU.— para por fin romper el poder esclavista. Incluidos en esta lucha estuvieron los casi 200 mil soldados negros que pelearon al lado de la Unión. La victoria del Norte en 1865 dio inicio al período más democrático en la historia de EE.UU., la Reconstrucción. La guerra, al garantizar el desarrollo del capitalismo estadounidense, también sentó las bases para el desarrollo de la clase obrera de Estados Unidos —el poder que puede deshacerse del capitalismo—. Hoy en día los obreros negros constituyen un componente muy importante de esta clase obrera.
Los capitalistas del Norte traicionaron la Reconstrucción y la promesa de libertad para los negros, pues persiguieron las ventajas económicas de su victoria sobre la Confederación, en lugar de promover los derechos de los negros. Hacia el final del siglo, la perversa segregación de Jim Crow se impuso. Mientras tanto, la burguesía pasó de la consolidación del poder nacional a la búsqueda del poder imperialista en el extranjero —sin dejar de lado a México y a otros países de América Latina—.
El sangriento imperialismo estadounidense es el enemigo de los obreros y los oprimidos en Estados Unidos y alrededor del mundo. Y éste sigue siendo el caso con el presidente Obama, quien tiene previsto aumentar en un 50 por ciento las tropas de ocupación imperialista en Afganistán. La liberación de los obreros y campesinos en México y América Latina exige hoy revoluciones socialistas en toda América, desde el Yukón hasta Yucatán, desde Alaska a Argentina. Nosotros, en la Spartacist League/U.S., estamos dedicados a forjar un partido obrero clasista revolucionario que sea capaz de llevar a la clase obrera al poder en EE.UU., que es lo que es necesario para aplastar al imperialismo estadounidense. La lucha por la liberación de los negros es esencial para esta tarea. Y es por ello que levantamos la consigna de “¡Terminar la Guerra Civil! ¡Por la liberación de los negros mediante la revolución socialista!”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/38/guerra.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.03 14:00 ShaunaDorothy ¡Abajo la OTAN! ¡Por unos estados unidos socialistas de Europa! (27 de marzo de 2009)

https://archive.is/HNJlk
Espartaco No. 31 Primavera de 2009
Declaración de la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista)
¡Abajo la OTAN!
¡Por unos estados unidos socialistas de Europa!
Esta introducción ha sido traducida de Workers Vanguard No. 934, 10 de abril de 2009.
La siguiente declaración fue emitida el 27 de marzo por el Comité Ejecutivo Internacional de la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista). La declaración fue distribuida por nuestros camaradas de la Ligue trotskyste de France y el Spartakist-Arbeiterpartei Deutschlands [Partido Obrero Espartaquista de Alemania], secciones de la LCI, en protestas contra la OTAN en Estrasburgo, Francia. Fue también distribuida por la Spartacist League/Britain en la protesta contra el G-20 en Londres los días 1º y 2 de abril. Para proteger a los sanguinarios gobernantes imperialistas de la OTAN contra la justificada indignación, el centro de la ciudad de Estrasburgo fue puesto en estado de sitio armado desde días antes de la cumbre, mientras que en los suburbios, miles de manifestantes anti-OTAN provenientes de toda Europa fueron recibidos con un brutal terror policiaco. El 4 de abril unas 50 personas fueron heridas por los infames policías antimotines CRS de Francia. Los policías franceses siguieron la pauta de los policías londinenses, quie- nes habían reprimido brutalmente a las manifestaciones anteriores contra el G-20. El desenfrenado ataque policiaco en Londres condujo a la muerte de Ian Tomlinson, un hombre de 47 años de edad. Tres testigos dijeron al Guardian de Londres (7 de abril) que Tomlinson fue golpeado con una macana y lanzado al piso por un policía; su cabeza golpeó el pavimento. Más de 300 personas fueron arrestadas durante las protestas contra la OTAN. Al menos seis manifestantes ya han sido sentenciados a entre tres y seis meses de prisión por tribunales de Estrasburgo. Esta represión estatal tiene como blanco a todo el movimiento obrero. ¡Libertad a todos los manifestantes! ¡Abajo todos los cargos! ¡Por protestas obreras contra la represión estatal!
En su reunión de abril en Estrasburgo, Francia, el nuevo presidente estadounidense Barack Obama y los dirigentes de Francia, Alemania y otros países miembros de la OTAN celebrarán el 60 aniversario de esta alianza imperialista. La reunión tomará lugar en el contexto de las brutales, y aún en curso, ocupaciones neocoloniales de Irak y Afganistán, la reciente masacre de palestinos en Gaza y la creciente crisis económica mundial que amenaza el sustento de cientos de millones de personas. Casi 18 años después de la caída de la Unión Soviética, y a pesar de los incesantes mantras burgueses acerca de la superioridad del capitalismo, este sistema profundamente irracional está demostrando por sí mismo una vez más que Karl Marx tenía razón.
La única forma de escapar del callejón sin salida al que el capitalismo ha conducido a la humanidad es la revolución proletaria internacional que le arrebate las fuerzas productivas a una minoría explotadora y organice la sociedad sobre bases racionales. Se requiere del dominio obrero internacional para limpiar el desastre dejado por el imperialismo capitalista en decadencia y para sentar las bases de una sociedad comunista sin clases, en donde la escasez económica, la explotación, la opresión y la guerra sean reliquias de un pasado sumido en las tinieblas. El punto de partida es el entendimiento marxista de que la clase obrera no puede utilizar al estado capitalista para sus propios intereses; en cambio, ese estado debe ser destruido y remplazado por un estado obrero, la dictadura del proletariado.
Se espera que decenas de miles se manifiesten contra la cumbre de aniversario de la OTAN, y el estado burgués está preparándose para responder con la bota militar de la represión policiaca. Pero el objetivo de los organizadores de la protesta —que rechazan los objetivos del comunismo y la estrategia proletaria, revolucionaria e internacionalista necesaria para alcanzarlos— es presionar a los imperialistas para que efectúen pequeños “cambios” y puedan venderles mejor su sistema de explotación a los obreros y los oprimidos. Los socialdemócratas, los liberales “globalifóbicos” y los pacifistas burgueses empujan vetustos discursos sobre las “políticas de paz” y la “cooperación internacional” para engañar a las masas y favorecer los intereses de sus propias burguesías. Los anarquistas que están movilizándose para las manifestaciones —por ejemplo, con la consigna “Smash, we can!” [“¡Aplastémoslo, sí podemos!”]— no tienen nada que ofrecer más que la ilusión de “obligar” al desarme bajo el capitalismo.
El empuje hacia la guerra está inextricablemente enraizado en el sistema capitalista, como lo está el empuje a incrementar las ganancias. El imperialismo es la fase superior del capitalismo, marcado por la dominación del orbe por un pequeño club exclusivo de grandes potencias capitalistas que gobiernan sobre las naciones más débiles y dependientes. Durante el siglo pasado, en dos ocasiones la competencia imperialista por recursos, mercados y esferas de explotación estalló en guerras mundiales cataclísmicas. En 1915, en medio de la primera guerra interimperialista, el destacado dirigente bolchevique V.I. Lenin atacó a quienes difunden ilusiones en el capitalismo al predicar sobre la “paz en general”:
“Nada ciega más a los obreros, les inculca la falsa idea de que la contradicción entre el capitalismo y el socialismo es superficial; nada hay que encubra mejor la esclavitud capitalista. No; debemos utilizar el estado de ánimo favorable a la paz para explicar a las masas que los beneficios que esperan de ella son imposibles sin una serie de revoluciones.”
Guiados por este programa revolucionario, Lenin y los bolcheviques dirigieron la Revolución de Octubre de 1917, que derrocó al capitalismo y sacó a Rusia de la Primera Guerra Mundial.
La alianza bélica de la OTAN fue formada después de la Segunda Guerra Mundial —y de la victoria del Ejército Rojo soviético sobre el III Reich de Hitler— como parte de la campaña de los imperialistas para “echar atrás al comunismo”. Desde la Guerra de Corea en los años 50 hasta el golpe militar de 1980 en Turquía, puesto de avanzada de la OTAN, la cruzada antisoviética dirigida por EE.UU. fue sellada con la sangre de millones de obreros, izquierdistas y miembros de nacionalidades oprimidas. El orden mundial imperialista de hoy en día ha sido moldeado por la destrucción contrarrevolucionaria de la Unión Soviética en 1991-92. Ésta fue una derrota histórica para las masas obreras internacionalmente, especialmente para las poblaciones de la antigua Unión Soviética, Europa Oriental y la ex RDA, que han enfrentado un empobrecimiento masivo. La restauración capitalista vino acompañada de masacres comunalistas y derramamiento fratricida de sangre, y dio impulso a éstos, como pudo verse de manera más reciente con la guerra entre Rusia y Georgia, estado cliente de EE.UU. El colapso de la URSS alentó los apetitos de los imperialistas de pisotear al mundo entero con impunidad. Los catastróficos resultados de la contrarrevolución subrayan la importancia vital que tiene hoy en día la defensa militar incondicional de China, el más poderoso de los estados obreros burocráticamente deformados que aún existen, y los demás países donde ha sido derrocado el yugo capitalista: Cuba, Corea del Norte y Vietnam. Llamamos por la revolución política proletaria para remplazar a las burocracias estalinistas parasitarias con regímenes basados en la democracia obrera y el internacionalismo bolchevique.
Barack Obama: Comandante en jefe del racista imperialismo estadounidense
Hoy en día, es necesario reafirmar el entendimiento elemental de que el presidente del estado capitalista estadounidense es el enemigo de clase de los obreros y los oprimidos del mundo, particularmente del proletariado estadounidense, de los inmigrantes y de la especialmente oprimida población negra. Aunque la decisión de cerrar Guantánamo (en el lapso de un año) y de considerar la liberación de algunos detenidos fue presentada con bombo y platillo, Obama ha endosado la detención indefinida, que trae a la mente las dictaduras de estado policiaco, y, en general, está decidido a continuar la “guerra contra el terrorismo” de Bush. En esto, está completamente de acuerdo con los gobernantes europeos, que simplemente querían darle una ligera fachada “humanitaria” a esta cruzada, que ha sido utilizada por todos los gobiernos imperialistas para fortalecer la represión estatal contra las minorías oprimidas y la clase obrera y para justificar ideológicamente las depredaciones imperialistas. EE.UU., la ONU y la UE han aplicado sanciones contra Irán y continúan amenazándolo por su programa nuclear. No podría quedar más claro que Irán necesita armas nucleares para refrenar un ataque imperialista.
Mientras el imperialismo estadounidense busca una “estrategia de salida” del atolladero en el devastado Irak, Afganistán ha pasado a ser el centro de atención bajo Obama. Allí, una fuerza de ocupación de la OTAN de 68 mil tropas, incluyen- do un contingente no estadounidense de 32 mil, continúa su octavo año de devastación del país. Obama hizo su campaña y asumió la presidencia bajo la promesa de reducir los niveles de tropas estadounidenses en Irak para dedicarse a lo que un sector significativo de la burguesía estadounidense considera objetivos más estratégicos. Ahora mismo, está haciendo precisamente eso con el envío de 17 mil tropas estadounidenses adicionales a Afganistán y con una escalada de los asesinos bombardeos estadounidenses contra aldeas del vecino Pakistán. Durante años, EE.UU. sostuvo un régimen dictatorial tras otro en Islamabad, favoreciendo al mismo tiempo el crecimiento de las fuerzas fundamentalistas islámicas apoyadas por el ejército pakistaní. Ahora este país, inestable y armado nuclearmente, podría comenzar a desmoronarse bajo el impacto de la extensión de la guerra afgana por parte de Obama y la presión estadounidense sobre el ejército pakistaní para que expulse al Talibán y sus aliados de las áreas tribales que hacen frontera con Afganistán.
La escalada militar toma lugar en el contexto del desplome que está sufriendo la base económica del imperialismo estadounidense y que ha adquirido proporciones internacionales. La contradicción entre el avasallador poderío militar del imperialismo estadounidense y su debilitada posición económica es la causa del incremento en la irracionalidad y la agresividad de los gobernantes estadounidenses. Éstos ven la presidencia de Obama como su mejor apuesta para reafirmar su posición dominante en esta situación. Haciendo su parte, la izquierda reformista en EE.UU. adoptó la perspectiva de “cualquiera menos Bush”. Tras la victoria de Obama no cabían en sí, como ejemplificó el Workers World Party [Partido Mundo Obrero] al afirmar efusivamente en su periódico del 20 de noviembre de 2008 que: “Como comunistas y revolucionarios nos sumamos a la alegría de los oprimidos y demás progresistas que se reúnen en celebración desde Harlem hasta Colombia y de Japón hasta Kenia con la elección de Obama.”
En aguda contraposición a este grotesco entusiasmo con el nuevo comandante en jefe del bañado en sangre imperialismo estadounidense, la Spartacist League/U.S., sección de la Liga Comunista Internacional (LCI), se opuso por principio a cualquier tipo de apoyo a Obama y todos los demás políticos burgueses, luchando para que los obreros, los jóvenes y los oprimidos rompan con las ilusiones en el Partido Demócrata capitalista y para forjar el partido obrero revolucionario multirracial que se necesita para barrer con el imperialismo estadounidense. Nuestra sección estadounidense dijo la verdad sobre el significado de la presidencia de Obama al escribir inmediatamente después de las elecciones:
“Desde el punto de vista de la clase obrera internacional y de los oprimidos, no hay nada que celebrar en la victoria de Obama, y sí mucho que temer. El entusiasmo entre grandes sectores de la burguesía, por otra parte, está justificado. Después de casi ocho años de uno de los regímenes más incompetentes y ampliamente despreciados de la historia reciente de EE.UU., ahora tienen en Obama un rostro más racional que darle a su sistema brutal e irracional. Obama también ha inspirado ilusiones en los adornos de la democracia burguesa, el recurso a través del cual los capitalistas disfrazan su dominio con la apariencia de un mandato popular. En el extranjero, Obama proporciona una invaluable cirugía plástica al imperialismo estadounidense, principal enemigo de los trabajadores del mundo.”
—Workers Vanguard No. 925, 21 de noviembre de 2008
Los reformistas europeos apoyan a sus propios gobernantes imperialistas
Por su parte, los reformistas europeos también celebran la victoria de Obama en nombre de la política burguesa del “mal menor”. Su visión del gobierno de Obama, a través del lente de sus propios explotadores capitalistas, es que éste será más razonable y “multilateral” que el de su antecesor. De ese modo, Gregor Gysi, Oskar Lafontaine y Lothar Bisky, dirigentes del partido socialdemócrata Die Linke [La Izquierda] en Alemania enviaron a Obama sus “más sentidas felicitaciones”: “La lucha mundial para eliminar la pobreza, para dar a los conflictos una resolución pacífica, contra la catástrofe ambiental, y actualmente contra la crisis financiera internacional más severa en 80 años requiere de la estrecha cooperación y colaboración de la comunidad de estados sobre la base del dominio del derecho internacional” (5 de noviembre de 2008).
Desde la “extrema izquierda”, se unió al coro Alain Krivine, dirigente de la Ligue communiste révolutionnaire (LCR, Liga Comunista Revolucionaria), la sección francesa del falso trotskista “Secretariado Unificado”, que desde entonces se ha liquidado en su propia creación, el abiertamente socialdemócrata Nuevo Partido Anticapitalista (NPA). Aunque admite que Obama es un “defensor del capitalismo”, Krivine escribió entusiastamente en la edición del 22 de enero de Rouge, periódico de la LCR: “Su popularidad y las esperanzas que ha levantado están al nivel del descrédito, el disgusto incluso, que ha dejado la política de Bush. No escondamos entonces nuestro placer al ver al fin una condena total de la que fue una de las presidencias más reaccionarias de Estados Unidos. Más vale tarde que nunca.”
Como subrayan todos estos tributos al nuevo policía supremo del imperialismo estadounidense, la oposición de los reformistas a ciertas políticas de EE.UU. y la OTAN, como la invasión de Irak en 2003 o el envío de más tropas a Afganistán hoy en día, nada tiene que ver con la oposición al sistema imperialista. En cambio, consideran que políticas como éstas atentan contra los “intereses nacionales” de sus propios países capitalistas, que ellos sienten estarían mejor protegidos a través de un mayor grado de independencia respecto de la OTAN dominada por EE.UU., por ejemplo, a través de un eje capitalista franco-germano-ruso como el que promueve Lafontaine. La exigencia central del NPA francés, al movilizarse para la manifestación de Estrasburgo, es que “Francia debería renunciar a su integración en el comando militar de la OTAN”, mientras que grupos reformistas en Alemania, especialmente el Partido Comunista (DKP), junge Welt y los remanentes estalinistas alrededor de la Plataforma Comunista de Die Linke, hacen campaña para que el imperialismo alemán “abandone la OTAN”.
A finales de 2002, la LCR, la italiana Rifondazione Comunista [Refundación Comunista] y los británicos Socialist Workers Party [Partido Obrero Socialista] y Workers Power [Poder Obrero] se unieron para firmar un llamado “A todos los ciudadanos de Europa y todos sus representantes”: “Quienes muestren solidaridad con el pueblo de Irak no serán escuchados en la Casa Blanca. Pero tenemos la oportunidad de influenciar a los gobiernos europeos —muchos de los cuales se han opuesto a la guerra—. Llamamos a todos los jefes de estado europeos a que se opongan públicamente a esta guerra, tenga o no el respaldo de la ONU, y a que exijan que George Bush abandone sus planes de guerra.” ¡Qué encubrimiento de la burguesía alemana de Auschwitz, de los imperialistas franceses que bañaron en sangre a Argelia, de los ocupantes británicos de Irlanda del Norte y de los carniceros italianos de Etiopía! La única razón por la que los imperialistas europeos sienten actualmente mayores reservas para embarcarse en sus propias aventuras imperialistas en el extranjero es porque su poder militar es enormemente inferior al de EE.UU.
Este rastrero llamado otorgó amnistía a los gobiernos europeos que estaban metidos hasta el cuello en la “guerra contra el terrorismo” y las ocupaciones de Afganistán y los Balcanes. Constituyó una ayuda objetiva para los masivos ataques racistas y antiobreros llevados a cabo en casa por estos mismos gobiernos capitalistas. Ahora que Obama es presidente, los reformistas europeos parecen creer que sus gobernantes “serán escuchados en la Casa Blanca” —si tan sólo se aplica suficiente “presión de las masas”—.
En la antesala de la guerra aérea de 1999 contra Serbia y las invasiones de Afganistán en 2001 e Irak en 2003, en la LCI estuvimos por la defensa militar de esos países contra el ataque imperialista sin dar ningún tipo de apoyo político a los degolladores reaccionarios antimujer del Talibán o a las sangrientas dictaduras capitalistas de Saddam Hussein y Slobodan Milosevic. Nos opusimos al bloqueo hambreador de las Naciones Unidas contra Irak y a otras sanciones imperialistas de la ONU. Subrayamos que cada victoria de los imperialistas en sus aventuras militares alienta más guerras de depredación y que cada retroceso sirve para auxiliar la lucha de los trabajadores y los oprimidos en todo el mundo. Llamamos por el retiro inmediato e incondicional de todas las fuerzas de EE.UU., la OTAN, la UE y la ONU de Irak, Afganistán, Pakistán, el Medio Oriente, Asia Central y los Balcanes. El principal medio para defender a las víctimas de la opresión neocolonial contra el abrumador poderío militar del imperialismo estadounidense y sus aliados de la OTAN es la lucha de clases internacional, especialmente por parte del proletariado multirracial estadounidense y sus hermanos de clase en Europa, Japón y otros lugares.
El socialchovinismo y la postración de los reformistas frente a los gobernantes imperialistas en términos de política exterior encuentran su equivalente “en casa” en su apoyo a la colaboración de clases y el proteccionismo. La crisis económica mundial está haciendo trizas las ilusiones de que puede haber una unidad continua entre los imperialistas, ya sea al interior de Europa o entre Europa y EE.UU. Mientras tanto, los imperialistas de Europa Occidental les han dicho a sus burguesías clientes en Europa Oriental que se vayan al demonio. Y, como siempre, los lugartenientes obreros del capitalismo se mantienen firmes junto a sus “propios” explotadores. En Alemania, el SPD, Die Linke y la burocracia sindical hacen campaña para que la manufacturera automotriz Opel, actualmente propiedad de General Motors, “vuelva a ser alemana”. En Gran Bretaña, las burocracias sindicales de Unite y GMB apoyaron en febrero huelgas de trabajadores de la construcción que exigían “empleos británicos para los trabajadores británicos”, una consigna largamente asociada con los fascistas (que participaron en mítines de huelguistas) y recientemente usada por el primer ministro laborista Gordon Brown. De forma escandalosa, la sección británica del seudotrotskista Comité por una Internacional Obrera, bajo la dirección de Peter Taaffe, justificó y ayudó a dirigir estas huelgas reaccionarias.
El movimiento obrero tiene un interés vital en defender a los obreros extranjeros, luchar por plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes y movilizarse contra el terror racista y los ataques contra los derechos democráticos. La lógica del reformismo es inherentemente nacionalista; divide a la clase obrera sobre líneas nacionales, étnicas y raciales en una riña por las pocas migajas que los capitalistas están dispuestos a arrojarles a sus esclavos asalariados. Para romper con este juego en donde sólo se pierde se necesita un programa de lucha de clases internacional contra el enemigo capitalista común. Como escribió en 1934 León Trotsky, codirigente junto con V.I. Lenin de la Revolución de Octubre:
“Sólo el partido que ya en época de paz luchó irreconciliablemente contra el estado nacional puede no atarse a éste durante la guerra, puede seguir el mapa de la lucha de clases y no el de las batallas bélicas. La vanguardia proletaria únicamente se volverá invulnerable a toda suerte de patriotismo nacional si comprende plenamente el rol objetivamente reaccionario del estado imperialista. Esto significa que sólo se puede romper con la ideología y la política de la ‘defensa nacional’ desde la perspectiva de la revolución proletaria internacional.”
—“La guerra y la Cuarta Internacional”
En este espíritu luchamos por que la clase obrera entienda la necesidad de echar abajo la racista “Fortaleza Europa” y la Unión Europea capitalista a través de la revolución obrera. La UE es una alianza reaccionaria y antiobrera centrada en las principales potencias imperialistas europeas, que buscan mejorar su posición competitiva contra sus rivales estadounidense y japonés. ¡Por unos estados unidos socialistas de Europa y una economía socialista planificada internacional!
¡Por nuevas revoluciones de Octubre alrededor del mundo!
En los años 80, Afganistán estaba también al centro de la campaña bélica de los imperialistas de la OTAN. A finales de 1979, el Ejército Rojo soviético intervino en Afganistán después de repetidas solicitudes del régimen nacionalista modernizante del PDPA, que trató de introducir reformas sociales mínimas y enfrentó una yihad (guerra santa) respaldada por EE.UU. y dirigida por terratenientes reaccionarios, jefes tribales y mullahs. Los imperialistas estadounidenses tomaron la intervención soviética como pretexto para una renovada cruzada antisoviética, y entrenaron y financiaron masivamente a los reaccionarios muyajedín —principalmente a través de la acción del ejército pakistaní y su Inter-Services Intelligence (inteligencia pakistaní)— para matar a soldados soviéticos. El Talibán y Al Qaeda son monstruos de Frankenstein que se han vuelto contra sus antiguos amos imperialistas.
La intervención soviética fue progresista sin ambigüedades, lo cual subraya el entendimiento trotskista de que, a pesar de su degeneración bajo una casta burocrática estalinista, la Unión Soviética seguía siendo un estado obrero que encarnaba las conquistas históricas de la Revolución de Octubre, centralmente la economía planificada y la propiedad colectivizada. Éstas eran conquistas enormes, no en poca medida para las mujeres y los pueblos históricamente musulmanes del Asia Central soviética. Durante la intervención soviética, voluntarias afganas en las milicias lucharon armas en mano contra los degolladores muyajedín respaldados por la CIA por el derecho básico de no usar la burka y de no ser vendidas como ganado. La tendencia espartaquista internacional, ahora la LCI, dijo “¡Viva el Ejército Rojo en Afganistán!” y llamó por la extensión de las conquistas sociales de Octubre a todos los pueblos afganos.
Del otro lado, a los muyajedín y los imperialistas se unió el grueso de la izquierda reformista internacional, que se sumó a sus amos exigiendo a gritos el retiro de las fuerzas soviéticas. Nosotros, los trotskistas de la LCI, fuimos únicos en luchar invariablemente contra la contrarrevolución, desde Berlín Oriental hasta Moscú, procurando movilizar sobre estas bases a las masas obreras para barrer con la entreguista burocracia estalinista y establecer el dominio de los consejos obreros. En esto, nos guiaba el mismo programa revolucionario internacionalista con el que luchamos hoy día para forjar partidos obreros revolucionarios que constituyan secciones de una IV Internacional reforjada, partido mundial de la revolución socialista. El camino de la revolución proletaria internacional es la única alternativa a la destrucción de la humanidad por parte del imperialismo. ¡Abajo el imperialismo! ¡Por nuevas revoluciones de Octubre en todo el mundo!
—Comité Ejecutivo Internacional de la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista)
27 de marzo de 2009
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/31/otan.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.03 02:55 ShaunaDorothy ¡Por unos estados unidos socialistas de Europa! ¡Abajo la OTAN! (27 de marzo de 2009)

https://archive.is/qoaDZ
27 de marzo de 2009
¡Por unos estados unidos socialistas de Europa!
¡Abajo la OTAN!
Declaración de la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista)
En su reunión de abril en Estrasburgo, Francia, el nuevo presidente estadounidense Barack Obama y los dirigentes de Francia, Alemania y otros países miembros de la OTAN celebrarán el 60 aniversario de esta alianza imperialista. La reunión tomará lugar en el contexto de las brutales, y aún en curso, ocupaciones neocoloniales de Irak y Afganistán, la reciente masacre de palestinos en Gaza y la creciente crisis económica mundial que amenaza el sustento de cientos de millones de personas. Casi 18 años después de la caída de la Unión Soviética, y a pesar de los incesantes mantras burgueses acerca de la superioridad del capitalismo, este sistema profundamente irracional está demostrando por sí mismo una vez más que Karl Marx tenía razón.
La única forma de escapar del callejón sin salida al que el capitalismo ha conducido a la humanidad es la revolución proletaria internacional que le arrebate las fuerzas productivas a una minoría explotadora y organice la sociedad sobre bases racionales. Se requiere del dominio obrero internacional para limpiar el desastre dejado por el imperialismo capitalista en decadencia y para sentar las bases de una sociedad comunista sin clases, en donde la escasez económica, la explotación, la opresión y la guerra sean reliquias de un pasado sumido en las tinieblas. El punto de partida es el entendimiento marxista de que la clase obrera no puede utilizar al estado capitalista para sus propios intereses; en cambio, ese estado debe ser destruido y remplazado por un estado obrero, la dictadura del proletariado.
Se espera que decenas de miles se manifiesten contra la cumbre de aniversario de la OTAN, y el estado burgués está preparándose para responder con la bota militar de la represión policiaca. Pero el objetivo de los organizadores de la protesta —que rechazan los objetivos del comunismo y la estrategia proletaria, revolucionaria e internacionalista necesaria para alcanzarlos— es presionar a los imperialistas para que efectúen pequeños “cambios” y puedan venderles mejor su sistema de explotación a los obreros y los oprimidos. Los socialdemócratas, los liberales “globalifóbicos” y los pacifistas burgueses empujan vetustos discursos sobre las “políticas de paz” y la “cooperación internacional” para engañar a las masas y favorecer los intereses de sus propias burguesías. Los anarquistas que están movilizándose para las manifestaciones —por ejemplo, con la consigna “Smash, we can!” [“¡Aplastémoslo, sí podemos!”]— no tienen nada que ofrecer más que la ilusión de “obligar” al desarme bajo el capitalismo.
El empuje hacia la guerra está inextricablemente enraizado en el sistema capitalista, como lo está el empuje a incrementar las ganancias. El imperialismo es la fase superior del capitalismo, marcado por la dominación del orbe por un pequeño club exclusivo de grandes potencias capitalistas que gobiernan sobre las naciones más débiles y dependientes. Durante el siglo pasado, en dos ocasiones la competencia imperialista por recursos, mercados y esferas de explotación estalló en guerras mundiales cataclísmicas. En 1915, en medio de la primera guerra interimperialista, el destacado dirigente bolchevique V.I. Lenin atacó a quienes difunden ilusiones en el capitalismo al predicar sobre la “paz en general”:
“Nada ciega más a los obreros, les inculca la falsa idea de que la contradicción entre el capitalismo y el socialismo es superficial; nada hay que encubra mejor la esclavitud capitalista. No; debemos utilizar el estado de ánimo favorable a la paz para explicar a las masas que los beneficios que esperan de ella son imposibles sin una serie de revoluciones.”
Guiados por este programa revolucionario, Lenin y los bolcheviques dirigieron la Revolución de Octubre de 1917, que derrocó al capitalismo y sacó a Rusia de la Primera Guerra Mundial.
La alianza bélica de la OTAN fue formada después de la Segunda Guerra Mundial —y de la victoria del Ejército Rojo soviético sobre el III Reich de Hitler— como parte de la campaña de los imperialistas para “echar atrás al comunismo”. Desde la Guerra de Corea en los años 50 hasta el golpe militar de 1980 en Turquía, puesto de avanzada de la OTAN, la cruzada antisoviética dirigida por EE.UU. fue sellada con la sangre de millones de obreros, izquierdistas y miembros de nacionalidades oprimidas. El orden mundial imperialista de hoy en día ha sido moldeado por la destrucción contrarrevolucionaria de la Unión Soviética en 1991-92. Ésta fue una derrota histórica para las masas obreras internacionalmente, especialmente para las poblaciones de la antigua Unión Soviética, Europa Oriental y la ex RDA, que han enfrentado un empobrecimiento masivo. La restauración capitalista vino acompañada de masacres comunalistas y derramamiento fratricida de sangre, y dio impulso a éstos, como pudo verse de manera más reciente con la guerra entre Rusia y Georgia, estado cliente de EE.UU. El colapso de la URSS alentó los apetitos de los imperialistas de pisotear al mundo entero con impunidad. Los catastróficos resultados de la contrarrevolución subrayan la importancia vital que tiene hoy en día la defensa militar incondicional de China, el más poderoso de los estados obreros burocráticamente deformados que aún existen, y los demás países donde ha sido derrocado el yugo capitalista: Cuba, Corea del Norte y Vietnam. Llamamos por la revolución política proletaria para remplazar a las burocracias estalinistas parasitarias con regímenes basados en la democracia obrera y el internacionalismo bolchevique.
Barack Obama: Comandante en jefe del racista imperialismo estadounidense
Hoy en día, es necesario reafirmar el entendimiento elemental de que el presidente del estado capitalista estadounidense es el enemigo de clase de los obreros y los oprimidos del mundo, particularmente del proletariado estadounidense, de los inmigrantes y de la especialmente oprimida población negra. Aunque la decisión de cerrar Guantánamo (en el lapso de un año) y de considerar la liberación de algunos detenidos fue presentada con bombo y platillo, Obama ha endosado la detención indefinida, que trae a la mente las dictaduras de estado policiaco, y, en general, está decido a continuar la “guerra contra el terrorismo” de Bush. En esto, está completamente de acuerdo con los gobernantes europeos, que simplemente querían darle una ligera fachada “humanitaria” a esta cruzada, que ha sido utilizada por todos los gobiernos imperialistas para fortalecer la represión estatal contra las minorías oprimidas y la clase obrera y para justificar ideológicamente las depredaciones imperialistas. EE.UU., la ONU y la UE han aplicado sanciones contra Irán y continúan amenazándolo por su programa nuclear. No podría quedar más claro que Irán necesita armas nucleares para refrenar un ataque imperialista.
Mientras el imperialismo estadounidense busca una “estrategia de salida” del atolladero en el devastado Irak, Afganistán ha pasado a ser el centro de atención bajo Obama. Allí, una fuerza de ocupación de la OTAN de 68 mil tropas, incluyendo un contingente no estadounidense de 32 mil, continúa su octavo año de devastación del país. Obama hizo su campaña y asumió la presidencia bajo la promesa de reducir los niveles de tropas estadounidenses en Irak para dedicarse a lo que un sector significativo de la burguesía estadounidense considera objetivos más estratégicos. Ahora mismo, está haciendo precisamente eso con el envío de 17 mil tropas estadounidenses adicionales a Afganistán y con una escalada de los asesinos bombardeos estadounidenses contra aldeas del vecino Pakistán. Durante años, EE.UU. sostuvo un régimen dictatorial tras otro en Islamabad, favoreciendo al mismo tiempo el crecimiento de las fuerzas fundamentalistas islámicas apoyadas por el ejército pakistaní. Ahora este país, inestable y armado nuclearmente, podría comenzar a desmoronarse bajo el impacto de la extensión de la guerra afgana por parte de Obama y la presión estadounidense sobre el ejército pakistaní para que expulse al Talibán y sus aliados de las áreas tribales que hacen frontera con Afganistán.
La escalada militar toma lugar en el contexto del desplome que está sufriendo la base económica del imperialismo estadounidense y que ha adquirido proporciones internacionales. La contradicción entre el avasallador poderío militar del imperialismo estadounidense y su debilitada posición económica es la causa del incremento en la irracionalidad y la agresividad de los gobernantes estadounidenses. Éstos ven la presidencia de Obama como su mejor apuesta para reafirmar su posición dominante en esta situación. Haciendo su parte, la izquierda reformista en EE.UU. adoptó la perspectiva de “cualquiera menos Bush”. Tras la victoria de Obama no cabían en sí, como ejemplificó el Workers World Party [Partido Mundo Obrero] al afirmar efusivamente en su periódico del 20 de noviembre de 2008 que: “Como comunistas y revolucionarios nos sumamos a la alegría de los oprimidos y demás progresistas que se reúnen en celebración desde Harlem hasta Colombia y de Japón hasta Kenia con la elección de Obama.”
En aguda contraposición a este grotesco entusiasmo con el nuevo comandante en jefe del bañado en sangre imperialismo estadounidense, la Spartacist League/U.S., sección de la Liga Comunista Internacional (LCI), se opuso por principio a cualquier tipo de apoyo a Obama y todos los demás políticos burgueses, luchando para que los obreros, los jóvenes y los oprimidos rompan con las ilusiones en el Partido Demócrata capitalista y para forjar el partido obrero revolucionario multirracial que se necesita para barrer con el imperialismo estadounidense. Nuestra sección estadounidense dijo la verdad sobre el significado de la presidencia de Obama al escribir inmediatamente después de las elecciones:
“Desde el punto de vista de la clase obrera internacional y de los oprimidos, no hay nada que celebrar en la victoria de Obama, y sí mucho que temer. El entusiasmo entre grandes sectores de la burguesía, por otra parte, está justificado. Después de casi ocho años de uno de los regímenes más incompetentes y ampliamente despreciados de la historia reciente de EE.UU., ahora tienen en Obama un rostro más racional que darle a su sistema brutal e irracional. Obama también ha inspirado ilusiones en los adornos de la democracia burguesa, el recurso a través del cual los capitalistas disfrazan su dominio con la apariencia de un mandato popular. En el extranjero, Obama proporciona una invaluable cirugía plástica al imperialismo estadounidense, principal enemigo de los trabajadores del mundo.”
—Workers Vanguard No. 925, 21 de noviembre de 2008
Los reformistas europeos apoyan a sus propios gobernantes imperialistas
Por su parte, los reformistas europeos también celebran la victoria de Obama en nombre de la política burguesa del “mal menor”. Su visión del gobierno de Obama, a través del lente de sus propios explotadores capitalistas, es que éste será más razonable y “multilateral” que el de su antecesor. De ese modo, Gregor Gysi, Oskar Lafontaine y Lothar Bisky, dirigentes del partido socialdemócrata Die Linke [partido La Izquierda] en Alemania enviaron a Obama sus “más sentidas felicitaciones”: “La lucha mundial para eliminar la pobreza, para dar a los conflictos una resolución pacífica, contra la catástrofe ambiental, y actualmente contra la crisis financiera internacional más severa en 80 años requiere de la estrecha cooperación y colaboración de la comunidad de estados sobre la base del dominio del derecho internacional” (5 de noviembre de 2008).
Desde la “extrema izquierda”, se unió al coro Alain Krivine, dirigente de la Ligue communiste révolutionnaire (LCR, Liga Comunista Revolucionaria), la sección francesa del falso trotskista “Secretariado Unificado”, que desde entonces se ha liquidado en su propia creación, el abiertamente socialdemócrata Nuevo Partido Anticapitalista (NPA). Aunque admite que Obama es un “defensor del capitalismo”, Krivine escribió entusiastamente en la edición del 22 de enero de Rouge, periódico de la LCR: “Su popularidad y las esperanzas que ha levantado están al nivel del descrédito, el disgusto incluso, que ha dejado la política de Bush. No escondamos entonces nuestro placer al ver al fin una condena total de la que fue una de las presidencias más reaccionarias de los Estados Unidos. Más vale tarde que nunca.”
Como subrayan todos estos tributos al nuevo policía supremo del imperialismo estadounidense, la oposición de los reformistas a ciertas políticas de EE.UU. y la OTAN, como la invasión de Irak en 2003 o el envío de más tropas a Afganistán hoy en día, nada tiene que ver con la oposición al sistema imperialista. En cambio, consideran que políticas como éstas atentan contra los “intereses nacionales” de sus propios países capitalistas, que ellos sienten estarían mejor protegidos a través de un mayor grado de independencia respecto de la OTAN dominada por EE.UU., por ejemplo, a través de un eje capitalista franco-germano-ruso como el que promueve Lafontaine. La exigencia central del NPA francés, al movilizarse para la manifestación de Estrasburgo, es que “Francia debería renunciar a su integración en el comando militar de la OTAN”, mientras que grupos reformistas en Alemania, especialmente el Partido Comunista (DKP), junge Welt y los remanentes estalinistas alrededor de la Plataforma Comunista de Die Linke, hacen campaña para que el imperialismo alemán “abandone la OTAN”.
A finales del 2002, la LCR, la italiana Rifondazione Comunista [Refundación Comunista] y los británicos Socialist Workers Party [Partido Obrero Socialista] y Workers Power [Poder Obrero], se unieron para firmar un llamado “A todos los ciudadanos de Europa y todos sus representantes”: “Quienes muestren solidaridad con el pueblo de Irak no serán escuchados en la Casa Blanca. Pero tenemos la oportunidad de influenciar a los gobiernos europeos —muchos de los cuales se han opuesto a la guerra—. Llamamos a todos los jefes de estado europeos a que se opongan públicamente a esta guerra, tenga o no el respaldo de la ONU, y a que exijan que George Bush abandone sus planes de guerra.” ¡Qué encubrimiento de la burguesía alemana de Auschwitz, de los imperialistas franceses que bañaron en sangre a Argelia, de los ocupantes británicos de Irlanda del Norte y de los carniceros italianos de Etiopía! La única razón por la que los imperialistas europeos sienten actualmente mayores reservas para embarcarse en sus propias aventuras imperialistas en el extranjero es porque su poder militar es enormemente inferior al de EE.UU.
Este rastrero llamado otorgó amnistía a los gobiernos europeos que estaban metidos hasta el cuello en la “guerra contra el terrorismo” y las ocupaciones de Afganistán y los Balcanes. Constituyó una ayuda objetiva para los masivos ataques racistas y antiobreros llevados a cabo en casa por estos mismos gobiernos capitalistas. Ahora que Obama es presidente, los reformistas europeos parecen creer que sus gobernantes “serán escuchados en la Casa Blanca” —si tan sólo se aplica suficiente “presión de las masas”—.
En la antesala de la guerra aérea de 1999 contra Serbia y las invasiones de Afganistán en 2001 e Irak en 2003, en la LCI estuvimos por la defensa militar de esos países contra el ataque imperialista sin dar ningún tipo de apoyo político a los degolladores reaccionarios antimujer del Talibán o a las sangrientas dictaduras capitalistas de Saddam Hussein y Slobodan Milosevic. Nos opusimos al bloqueo hambreador de las Naciones Unidas contra Irak y a otras sanciones imperialistas de la ONU. Subrayamos que cada victoria de los imperialistas en sus aventuras militares alienta más guerras de depredación y que cada retroceso sirve para auxiliar la lucha de los trabajadores y los oprimidos en todo el mundo. Llamamos por el retiro inmediato e incondicional de todas las fuerzas de EE.UU., la OTAN, la UE y la ONU de Irak, Afganistán, Pakistán, el Medio Oriente, Asia Central y los Balcanes. El principal medio para defender a las víctimas de la opresión neocolonial contra el abrumador poderío militar del imperialismo estadounidense y sus aliados de la OTAN es la lucha de clases internacional, especialmente por parte del proletariado multirracial estadounidense y sus hermanos de clase en Europa, Japón y otros lugares.
El socialchovinismo y la postración de los reformistas frente a los gobernantes imperialistas en términos de política exterior encuentran su equivalente “en casa” en su apoyo a la colaboración de clases y el proteccionismo. La crisis económica mundial está haciendo trizas las ilusiones de que puede haber una unidad continua entre los imperialistas, ya sea al interior de Europa o entre Europa y EE.UU. Mientras tanto, los imperialistas de Europa Occidental les han dicho a sus burguesías clientes en Europa Oriental que se vayan al demonio. Y, como siempre, los lugartenientes obreros del capitalismo se mantienen firmes junto a sus “propios” explotadores. En Alemania, el SPD, Die Linke y la burocracia sindical hacen campaña para que la manufacturera automotriz Opel, actualmente propiedad de General Motors, “vuelva a ser alemana”. En Gran Bretaña, las burocracias sindicales de Unite y GMB apoyaron en febrero huelgas de trabajadores de la construcción que exigían “empleos británicos para los trabajadores británicos”, una consigna largamente asociada con los fascistas (que participaron en mítines de huelguistas) y recientemente usada por el primer ministro laborista Gordon Brown. De forma escandalosa, la sección británica del seudotrotskista Comité por una Internacional Obrera, bajo la dirección de Peter Taaffe, justificó y ayudó a dirigirestas huelgas reaccionarias.
El movimiento obrero tiene un interés vital en defender a los obreros extranjeros, luchar por plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes y movilizarse contra el terror racista y los ataques contra los derechos democráticos. La lógica del reformismo es inherentemente nacionalista; divide a la clase obrera sobre líneas nacionales, étnicas y raciales en una riña por las pocas migajas que los capitalistas están dispuestos a arrojarles a sus esclavos asalariados. Para romper con este juego en donde sólo se pierde se necesita un programa de lucha de clases internacional contra el enemigo capitalista común. Como escribió en 1934 León Trotsky, codirigente junto con V.I. Lenin de la Revolución de Octubre:
“Sólo el partido que ya en época de paz luchó irreconciliablemente contra el estado nacional puede no atarse a éste durante la guerra, puede seguir el mapa de la lucha de clases y no el de las batallas bélicas. La vanguardia proletaria únicamente se volverá invulnerable a toda suerte de patriotismo nacional si comprende plenamente el rol objetivamente reaccionario del estado imperialista. Esto significa que sólo se puede romper con la ideología y la política de la ‘defensa nacional’ desde la perspectiva de la revolución proletaria internacional.”
—“La guerra y la Cuarta Internacional”
En este espíritu luchamos por que la clase obrera entienda la necesidad de echar abajo la racista “Fortaleza Europa” y la Unión Europea capitalista a través de la revolución obrera. La UE es una alianza reaccionaria y antiobrera centrada en las principales potencias imperialistas europeas, que buscan mejorar su posición competitiva contra sus rivales estadounidense y japonés. ¡Por unos estados unidos socialistas de Europa y una economía socialista planificada internacional!
¡Por nuevas revoluciones de Octubre alrededor del mundo!
En los años 80, Afganistán estaba también al centro de la campaña bélica de los imperialistas de la OTAN. A finales de 1979, el Ejército Rojo soviético intervino en Afganistán después de repetidas solicitudes del régimen nacionalista modernizante del PDPA, que trató de introducir reformas sociales mínimas y enfrentó una yihad (guerra santa) respaldada por EE.UU. y dirigida por terratenientes reaccionarios, jefes tribales y mullahs. Los imperialistas estadounidenses tomaron la intervención soviética como pretexto para una renovada cruzada antisoviética, y entrenaron y financiaron masivamente a los reaccionarios muyajedín —principalmente a través de la acción del ejército pakistaní y su Inter-Services Intelligence (inteligencia pakistaní)— para matar a soldados soviéticos. El Talibán y Al Qaeda son monstruos de Frankenstein que se han vuelto contra sus antiguos amos imperialistas.
La intervención soviética fue progresista sin ambigüedades, lo cual subraya el entendimiento trotskista de que, a pesar de su degeneración bajo una casta burocrática estalinista, la Unión Soviética seguía siendo un estado obrero que encarnaba las conquistas históricas de la Revolución de Octubre, centralmente la economía planificada y la propiedad colectivizada. Éstas eran conquistas enormes, no en poca medida para las mujeres y los pueblos históricamente musulmanes del Asia Central soviética. Durante la intervención soviética, voluntarias afganas en las milicias lucharon armas en mano contra los degolladores muyajedín respaldados por la CIA por el derecho básico de no usar la burka y de no ser vendidas como ganado. La tendencia espartaquista internacional, ahora la LCI, dijo “¡Viva el Ejército Rojo en Afganistán!” y llamó por la extensión de las conquistas sociales de Octubre a todos los pueblos afganos.
Del otro lado, a los muyajedín y los imperialistas se unió el grueso de la izquierda reformista internacional, que se sumó a sus amos exigiendo a gritos el retiro de las fuerzas soviéticas. Nosotros, los trotskistas de la LCI, fuimos únicos en luchar invariablemente contra la contrarrevolución, desde Berlín Oriental hasta Moscú, procurando movilizar sobre estas bases a las masas obreras para barrer con la entreguista burocracia estalinista y establecer el dominio de los consejos obreros. En esto, nos guiaba el mismo programa revolucionario internacionalista con el que luchamos hoy día para forjar partidos obreros revolucionarios que constituyan secciones de una IV Internacional reforjada, partido mundial de la revolución socialista. El camino de la revolución proletaria internacional es la única alternativa a la destrucción de la humanidad por parte del imperialismo. ¡Abajo el imperialismo! ¡Por nuevas revoluciones de Octubre en todo el mundo!
—Comité Ejecutivo Internacional de la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista) 27 de marzo de 2009
http://www.icl-fi.org/espanol/leaflets/otan.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2015.09.22 21:05 qryq Los estertores de la democracia representativa (1)

I. Cada vez es más evidente que el mito de la democracia “representativa” o “democracia delegativa” como la llaman algunos, se encuentra en estado de descomposición avanzada.
Dicha democracia consiste en que periódicamente los ciudadanos son convocados a elegir entre distintos nombres que figuran en los boletos electorales y optan por quienes creen –previo lavado de cerebro sufrido durante la campaña electoral - que serán las personas que representarán mejor sus intereses y opiniones, delegando en ellos – sin limitación ni control posterior algunos- el poder de decidir sobre todo lo que puede afectar de una manera u otra su propia existencia.
El voto ciudadano sufre el condicionamiento de la propaganda electoral vehiculizada por los oligopolios mediáticos gubernamentales o al servicio de los sectores de la burguesía opositores al gobierno de turno, donde las propuestas alternativas de algunos movimientos de izquierda prácticamente no aparecen.
Y el resultado electoral está también con frecuencia contaminado por la compra de votos. No pocos ciudadanos pobres no se sienten en absoluto motivados para votar y tienden a abstenerse. Hasta que aparece una motivación cuando se les propone que voten por determinado candidato a cambio de dinero o de un bono para hacer compras en un supermercado. Votando saben que no incidirán en absoluto sobre las políticas del futuro gobierno, pero por lo menos monetizando su voto podrán llenar una vez, aunque sea parcialmente, el carrito del supermercado.
Por regla general, los elegidos harán lo contrario de lo que prometieron. Porque –como piensan los políticos profesionales y algunos lo dicen en voz alta- una cosa es hacer campaña electoral y otra muy distinta es gobernar.
Hace ya unos cuantos años que muchos ciudadanos han dejado de creer en este sistema y lo manifiestan absteniéndose de votar (las cifras de abstencionistas son cada vez más altas en todo el mundo) o declarando muy mayoritariamente en distintas encuestas su total desconfianza en los políticos y en los partidos políticos en general.
Otro elemento que muestra la progresiva degradación de la democracia representativa es el análisis de la composición social de los parlamentos – la supuesta “representación popular”- donde nunca estuvieron representadas las clases populares, y en particular los trabajadores, en proporción a su peso demográfico. Y en los últimos decenios la curva de dicha representación es descendente hasta ser actualmente, en lo que se refiere a los trabajadores, casi nula. Las tasas más altas correspondieron, en algunos países, a los períodos en que los Partidos Comunistas tenían una bancada parlamentaria numerosa que incluía a muchos trabajadores y en que los partidos socialdemócratas tenían en sus filas una proporción relativamente alta de trabajadores, lo que se reflejaba parcialmente en su representación parlamentaria.
Ahora los Partidos Comunistas están reducidos a la mínima expresión y ha culminado el divorcio entre los partidos socialdemócratas y las clases trabajadoras.
Por ejemplo en Francia en la primera Asamblea Nacional de la posguerra, donde el partido Comunista tenía 150 diputados sobre 522, los obreros y empleados representaban el 18,8% de los diputados, la tasa más alta desde la creación de la Asamblea Nacional en 1871. Ya en 1958 esa tasa había disminuido al 4%, en 1967 subió al 9% y en 2012 era del 2%. Mientras que en la sociedad francesa los obreros y empleados constituyen casi el 50% de la población activa.
Alrededor del 80% de los diputados franceses que entraron al Parlamento en 2007 y 2012 venían de las categorías superiores de la población (industriales, jefes de empresas, profesiones liberales, cuadros superiores, etc.) categorías que constituyen entre el 13 y el 14% de la población.
En el Parlamento Europeo sobre 766 diputados el 0,4% son obreros y el 1,4% empleados.
En Argentina, el pico más alto de presencia obrera en la Cámara de Diputados se alcanzó en 1973 con el 6,7% y en 2010 era del 1 por ciento.
Un cuadro estadístico, tomado de encuestas realizadas por el Instituto de Investigación de las élites parlamentarias de la Universidad de Salamanca, proporciona los siguientes datos del porcentaje de diputados de origen obrero o artesano en algunos países de América Latina: Argentina 2,2%; Bolivia 11,2; Chile 4,6; Uruguay 8,3 y Brasil 0,8%.
Se puede decir entonces que la tasa de representación de las capas socio-económicas en los parlamentos está invertida con relación a la realidad social.
Dicho de otra manera, las capas sociales más ricas y menos numerosas están sobrerrepresentadas y las más modestas y numerosas están subrepresentadas.
Hay pues, para el ejercicio de la función parlamentaria, un proceso de reclutamiento selectivo y de clase que pasa por las instancias políticas (tanto de derecha como de izquierda) y por los grupos corporativos económicamente más fuertes.
Cada vez aparece más claro que en las condiciones del capitalismo contemporáneo, monopolista e imperialista y en estado de crisis permanente, no ha quedado espacio alguno para la participación popular en las decisiones, pues las instituciones estatales e interestatales son totalmente funcionales a la reproducción y preservación del sistema.
La capitulación del gobierno Tsipras, que violó el mandato popular recibido en las elecciones, mandato confirmado en el referéndum por una amplia mayoría, es la prueba más flagrante de que la llamada “democracia representativa o delegativa” e incluso una supuesta forma de democracia directa como es el referéndum, se encuentran en estado de descomposición avanzada.
En cuanto al referéndum, decimos “supuesta forma de democracia directa” porque en los referendos el pueblo vota pero no decide. Algo similar a lo ocurrido en Grecia aconteció en Francia en 2005: la mayoría rechazó por referéndum la adhesión al Tratado estableciendo una Constitución europea pero el Gobierno hizo aprobar el Tratado de Lisboa por vía parlamentaria en 2008.
El Gobierno griego capituló ante un chantaje del más puro estilo mafioso ejercido por la Eurozona en el interés exclusivo del capital financiero internacional. El Gobierno griego y las instituciones europeas con poder decisorio ignoraron totalmente la voluntad expresada por la mayoría del pueblo griego en las elecciones y en el referéndum y están en camino de convertir a Grecia en una colonia del capital financiero y de las grandes potencias.
Quedó claramente demostrado quién tiene el poder real en las tomas de decisiones: el gran capital y las instituciones políticas a su servicio y no la ciudadanía.
Esta forma tan brutal de enterrar el mito de la democracia representativa despertó múltiples reacciones adversas y diferentes interpretaciones.
Una de dichas interpretaciones es que este episodio puso crudamente de manifiesto que la Unión Europea, los Gobiernos que la componen y las instituciones que, dentro de ella, tienen el poder de decisión, no representan a los pueblos de Europa sino al gran capital. Lo que algunos llaman púdicamente “déficit democrático” de la Unión Europea.
Pero algunos comentarios críticos han formulado otra interpretación. Nos interesa destacar la de tres referentes de las corrientes “progresistas”: Jürgen Habermas, Immanuel Wallerstein y Slavoj Zizek.
Habermas, en una entrevista concedida a The Guardian el 16 de julio de 2015, sobre la cuestión de Grecia, declaró:<< El acuerdo sobre la deuda griega es perjudicial tanto en su resultado por la forma en que se logró. En primer lugar, el resultado de las negociaciones es lamentable. Incluso si uno fuera a considerar que el estrangulamiento era la manera correcta de hacer las cosas, no podemos esperar que estas reformas vayan a ser implementadas por un gobierno que, como él mismo lo admite, no está de acuerdo con los términos del mismo. En segundo lugar, el resultado no tiene sentido en términos económicos debido a la mezcla tóxica entre las reformas estructurales necesarias del Estado y de la economía y la imposición de nuevas medidas neoliberales que desalienten población griega completamente agotada y matan todo impulso al crecimiento. En tercer lugar, el resultado significa que un Consejo Europeo impotente acaba en sustancia de declararse en quiebra política: la relegación de facto de un Estado miembro a la condición de protectorado contradice abiertamente los principios democráticos de la Unión Europea>>.
Es decir que, según Habermas, dentro del “subsistema económico” estrangular a Grecia puede haber sido correcto, aunque hay que desconfiar del Gobierno griego que no estaría de acuerdo con los términos de la rendición incondicional (el llamado acuerdo) a que se sometió. Después Habermas habla de la mezcla “tóxica” de las reformas estructurales que él considera “necesarias” (venta a vil precio del patrimonio nacional, etc) y el desaliento de la población griega ante la imposición de nuevas medidas neoliberales.
Y en tercer lugar Habermas habla de la quiebra política del Consejo Europeo que “contradice abiertamente los principios democráticos de la Unión Europea”.
Dicho de otra manera, según Habermas, lo que él en sus trabajos teóricos llama el “subsistema económico”, tiene sus propias reglas y actuó correctamente estrangulando a Grecia. Pero cometió el error de “invadir” lo que él denomina el “mundo de la vida” que en este caso sería la Unión Europea y sus “principios democráticos” y donde funcionaría sin trabas la “acción comunicativa”.
El círculo se cerró cuando Alexis Tsipras, en una entrevista reproducida en el diario del PC francés L’Humanité del 31 de julio de 2015, invocó a Habermas para justificar su capitulación y la traición del mandato inequívoco que recibió del pueblo griego, en la elección y en el referéndum.
Immanuel Wallerstein, en un artículo publicado en La Jornada de México el 8/8/2015:<< Grecia: ¿quién es culpable y de qué? escribe:…¿Qué conclusiones puede extraer Syriza (y el resto de nosotros) de lo que ha ocurrido? Lo primero que hay que resaltar es lo que no está siendo debatido. Desde el principio, en 2004, Syriza se comprometió a buscar el poder del Estado para implementar sus objetivos. Parece que no se avizoraron rutas políticas alternativas. Pero, por supuesto, buscar el poder del Estado acarrea consigo ciertos costos muy serios. Uno de tales costos es que los gobiernos, todos los gobiernos en cualquier parte, son forzados a hacer arreglos en su trato con el resto del mundo. Eventualmente esto conduce a la clase de división que Syriza está sufriendo en estos momentos>>.
Wallerstein dice que si se pretende gobernar hay que estar dispuesto a hacer compromisos con el resto del mundo.
No sabemos qué quiere decir Wallerstein con “resto del mundo” porque dicha noción es muy imprecisa. Pero los hechos – en el caso de Grecia- indican claramente que el significado real de “resto del mundo” es el capital financiero internacional y los Gobiernos e instituciones a su servicio y que, en la práctica, no se trata de “hacer arreglos” o compromisos con ese “resto del mundo” sino de rendición incondicional. La otra opción es romper con ese “resto del mundo” y elegir el propio camino. En el caso de Grecia salir del euro, que sería socialmente mucho menos costoso que someterse al chantaje de la Eurozona.
El profesor Slavoj Zizek, regularmente citado y publicado por intelectuales y medios de izquierda, escribió en agosto del 2015(El Apocalipsis griego, diario Página 12, Buenos Aires, 21 de agosto de 2015, Mediapart 21 agosto, http://blogs.mediapart.fblog/nomados/210815/slavoj-zizek-l-apocalypse-... ): <>.
Leyendo a Zizek nos enteramos de dos cosas: que Habermas es de izquierda y que la Unión Europea actuó frente a Grecia por pura “pasión política ideológica”. No por intereses económicos. En todo caso, como Habermas y contra toda evidencia, escinde las esferas de lo político y lo económico.
Y más adelante afirma: <>.
Repite el argumento de la derecha de que son los contribuyentes europeos que pagan los supuestos “errores” de los grandes Bancos que prestaron a un Estado insolvente, cuando la realidad es que Grecia ha sido y sigue siendo una fuente de enormes beneficios sobre todo para Francia y Alemania , que le han vendido armamentos por miles de millones de euros en condiciones fraudulentas, le han hecho préstamos a tasas usurarias y ahora , en el marco del último memorando, saquearán su patrimonio (ya lo están haciendo) incluidas las infraestructuras básicas.
Sostiene Zizek que salir del euro hubiera sido una “locura”, con consecuencias sociales para los griegos mucho más graves que la capitulación ante la Eurozona.
Y concluye que hay que esperar una próxima crisis en Grecia –como si Grecia no estuviera ahora en plena crisis- que Syriza afrontará con un plan bien elaborado.
Cabe hacer un análisis más riguroso, más allá de las interpretaciones precedentes de Habermas y Wallerstein y Zizek, que son por lo menos ambiguas, del papel que desempeña el Estado y las instituciones de la “democracia representativa” en las condiciones actuales del capitalismo transnacionalizado.
Una primera constatación es que, mientras el sistema dominante cuenta con el consenso de las mayorías populares, es decir mientras éstas aceptan la delegación de la dirección del Estado en las clases explotadoras y en sus agentes políticos, el sistema puede permitirse los regímenes llamados democráticos y hasta “progresistas”, que son mejores garantes de la continuidad y estabilidad del mismo que los regímenes abiertamente dictatoriales.
Cuando se acaba el consenso, se acaba la “democracia representativa” y se producen los golpes de estado y se instalan las dictaduras.
Pero sería incompleta esta constatación, si no nos refiriéramos a los intentos en la historia reciente de algunos Estados-naciones de romper la sumisión al sistema dominante a escala mundial y emprender reformas económico-sociales de signo popular y en función del interés general, pero lesivas para los intereses de los grandes monopolios transnacionales. Es decir, intentos de darle un contenido real a la “democracia representativa”. En estos casos han sido las grandes potencias directamente y/o por intermedio de agentes locales que se encargaron de acabar con esos intentos y con la “democracia representativa” en esos Estados-naciones.
Algunos ejemplos.
En 1953, con la intervención decisiva de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos, golpe de estado en Irán contra el gobierno del Dr. Mossadegh, que había nacionalizado el petróleo, contrariando así los intereses de la Anglo-Iranian Oil Company. Después del golpe, un consorcio de ocho compañías (estadounidenses, inglesas y holandesas) retomaron el control del petróleo.
En 1954 una acción militar obligó a renunciar al presidente constitucional de Guatemala, Jacobo Arbenz, durante cuyo gobierno se habían realizado importantes reformas económicas y sociales en beneficio de los sectores más desfavorecidos de la población, entre ellas la reforma agraria. La represión contra los campesinos y los militantes sindicales después del derrocamiento del gobierno constitucional fue extremadamente violenta. Las promotoras y financiadoras de la acción militar fueron la CIA y la empresa transnacional United Fruit Company (actualmente Chiquita Brands), con enormes intereses en toda América Central y el Caribe, particularmente descontenta con la reforma agraria dispuesta por el Gobierno de Guatemala.
A principios de 1963 fue elegido Juan Bosch presidente de la República Dominicana en las primeras elecciones libres después de la dictadura de Trujillo. El gobierno de Bosch inició inmediatamente reformas sociales y políticas a favor de los sectores de la población más desprotegidos: trabajadores, campesinos, mujeres, etc. En setiembre del mismo año fue derrocado por una rebelión militar. En abril de 1965 otra rebelión cívico-militar encabezada por el coronel Camaño intentó restablecer en su cargo a Bosch. Pero Estados Unidos puso fin a la insurrección enviando a territorio dominicano 42.000 “marines”.
En 1973 fue derrocado el gobierno constitucional de Chile resultando muerto el Presidente, Salvador Allende. La intervención de la empresa transnacional International Telephone and Telegraph (ITT) en la promoción y financiación del golpe de Estado ha quedado ampliamente demostrada, como así también la intervención directa del Gobierno de los Estados Unidos y de su Agencia Central de Inteligencia (CIA)8 . La ITT se sintió afectada por la nacionalización de la compañía de teléfonos, donde poseía el 70 por ciento de las acciones. La nacionalización de las minas de cobre, que eran propiedad de compañías estadounidenses, fue también un elemento desencadenante de primera importancia del golpe de Estado contra el Gobierno de Allende.
Los años de gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional en Nicaragua (1979-1990), fueron un intento de aplicar un modelo propio de desarrollo humano, con cierto número de realizaciones en su activo (reforma agraria, educación, alimentación, etc.), pero la guerra económica, militar y paramilitar que libró Estados Unidos contra los sandinistas, que dió lugar incluso a una sentencia condenatoria de la Corte Internacional de Justicia (Asunto de las actividades militares y paramilitares en Nicaragua y en contra de ésta (Nicaragua c.Estados Unidos de América) modificó radicalmente el curso de los acontecimientos.
Cuando Aristide asumió el Gobierno en Haití en febrero de 1991, propuso aumentar el salario mínimo de 1,76 a 2,94 dólares por día. La Agencia para la Inversión y el Desarrollo de los Estados Unidos (USAID) criticó esta iniciativa, diciendo que significaría una grave distorsión del costo de la mano de obra. Las sociedades estadounidenses de ensamblado radicadas en Haití (es decir la casi totalidad de las sociedades extranjeras) concordaron con el análisis de la USAID y, con la ayuda de la Agencia Central de Inteligencia, prepararon y financiaron el golpe de Estado de setiembre de 1991 contra Aristide. Como la reacción internacional (el embargo) y el caos interno paralizaron las labores de las empresas estadounidenses en Haití, las tropas estadounidenses restablecieron a Aristide en el Gobierno en octubre de 1994 y aseguraron al mismo tiempo la impunidad y un confortable retiro a los jefes militares golpistas.
En 2004 se repitió el libreto de 1991, con un Aristide políticamente desprestigiado, sitiado económicamente por Estados Unidos y asfixiado por el Fondo Monetario Internacional. Esta vez la expulsión de Aristide fue orquestada por Estados Unidos con Francia como segundo violín y legitimada ex post facto por el Consejo de Seguridad.
Ahora en Haití, ocupada desde hace once años por tropas extranjeras bajo la bandera de la ONU, la inmensa mayoría de la población vive en situación de extrema pobreza y no logra reponerse de los desastres provocados por las catástrofes naturales y por la epidemia de cólera. Un indicio de cómo funciona la “democracia representativa” en Haití es que en la primera vuelta de las elecciones legislativas celebradas –con varios años de retraso- en agosto de 2015, la tasa de participación fue del 18%.
Con Obama cambió la forma pero no el fondo de ese tipo de operativos. Cuando el efímero golpe contra Chavez en Venezuela en abril del 2002, Estados Unidos apoyó ostensiblemente a los golpistas. En cambio, el golpe en Honduras de junio de 2009 fue criticado por el Gobierno estadounidense, que apoyó las decisiones de los organismos internacionales (ONU y OEA) exigiendo la reposición del presidente depuesto. Incluso Hillary Clinton recibió a Zelaya. Pero es incontestable que sin la luz verde de Estados Unidos el golpe no se hubiera producido, pues dicho país tiene el control de las fuerzas armadas hondureñas a través de su base miltar de Soto Cano, esencial para la geopolítica subregional de Estados Unidos. Por ejemplo desde allí se proporcionaba apoyo logístico a los “contras” de Nicaragua. El presidente Zelaya se había propuesto agregar una utilización civil, fuera del control estadounidense, al aeropuerto de dicha base, algo que el Pentágono -cuyo patrón, Robert Gates seguía siendo con Obama el mismo que durante el gobierno de Bush- no podía admitir.
La Revolución cubana debe evaluarse teniendo en cuenta sus realizaciones en materia de salud, educación, vivienda, etc., sin olvidar sus falencias en otros aspectos, en primer lugar una excesiva concentración del poder de decisión, que no se logra disimular con la existencia de organizaciones de base cuya participación en las decisiones de política general es puramente formal. Pero la enorme influencia negativa, no sólo económica sino también política (tensión interna permanente) de más de 50 años de embargo por parte de los Estados Unidos, más los atentados terroristas promovidos y organizados desde territorio estadounidense, contribuyeron a un progresivo deterioro interno.
El restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos en 2015 no estuvo acompañado, como cabía esperar, por la exigencia del Gobierno cubano del levantamiento simultáneo del embargo y de que se abrieran discusiones sobre las reparaciones que debe Estados Unidos a Cuba por el inmenso daño causado por más de medio siglo de embargo. La ausencia de estas exigencias es una capitulación del Gobierno cubano, coherente con el giro al capitalismo que viene produciéndose en Cuba desde hace ya muchos años.
En África en el momento de la descolonización surgieron líderes como Patrice Lumumba en la República Democrática del Congo y Amílcar Cabral en Guinea Bissau y más tarde Tomas Sankara en Burkina Faso, que bregaron por una vía independiente para sus pueblos, contraria a los intereses de las ex metrópolis y de sus grandes empresas. Los tres fueron asesinados, y reemplazados por dirigentes dictatoriales, corruptos y fieles a las grandes potencias neocoloniales. Francia y algunos otros países europeos aportaron su “savoir faire” en la materia para la eliminación de esos dirigentes populares.
 (Continuará) 
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


2015.08.14 19:14 teradam Lo político y sus negaciones

Si el concepto de hegemonía permite comprender la estructura elemental de la dominación ideológica, la pregunta que cabe hacer es entonces la siguiente: ¿estamos condenados a movernos exclusivamente dentro del espacio de la hegemonía o podemos, al menos provisionalmente, interrumpir su mecanismo? Según Jacques Ranciere, este tipo de subversión no sólo suele darse, sino que constituye el núcleo mismo de la política, del acontecimiento verdaderamente político.

Lo político

Pero, ¿qué es, para Ranciere, lo verdaderamente político?' Un fenómeno que apareció, por primera vez, en la Antigua Grecia, cuando los pertenecientes al demos (aquellos sin un lugar claramente definido en la jerarquía de la estructura social) no sólo exigieron que su voz se oyera frente a los gobernantes, frente a los que ejercían el control social; esto es, no sólo protestaron contra la injusticia (le tort) que padecían y exigieron ser oídos, formar parte de la esfera pública en pie de igualdad con la oligarquía y la aristocracia dominantes, sino que, ellos, los excluidos, los que no tenían un lugar fijo en el entramado social, se postularon como los representantes, los portavoces, de la sociedad en su conjunto, de la verdadera Universalidad ("nosotros, la 'nada' que no cuenta en el orden social, sarrios el pueblo y Todos juntos nos oponemos a aquellos que sólo defienden sus propios intereses y privilegios").

El conflicto político

Designa la tensión entre el cuerpo social estructurado, en el que cada parte tiene su sitio, y la "parte sin parte", que desajusta ese orden en nombre de un vacío principio de universalidad, de aquello que Balibar llama la égaliberté, el principio de que todos los hombres son iguales en cuanto seres dotados de palabra. La verdadera política, por tanto, trae siempre consigo una suerte de cortocircuito entre el Universal y el Particular: la paradoja de un singulier universel, de un singular que aparece ocupando el Universal y desestabilizando el orden operativo "natural" de las relaciones en el cuerpo social.
Esta identificación de la no-parte con el Todo, de la parte de la sociedad sin un verdadero lugar (o que rechaza la subordinación que le ha sido asignada), con el Universal, es el ademán elemental de la politización, que reaparece en todos los grandes acontecimientos democráticos, desde la Revolución francesa (cuando el Tercer Estado se proclamó idéntico a la nación, frente a la aristocracia y el clero), hasta la caída del socialismo europeo (cuando los "foros" disidentes se proclamaron representantes de toda la sociedad, frente a la nomenklatura del partido).
En este sentido, "política" y "democracia" son sinónimos: el objetivo principal de la política antidemocrática es y siempre ha sido, por definición, la despolitización, es decir, la exigencia innegociable de que las cosas "vuelvan a la normalidad", que cada cual ocupe su lugar...
La verdadera lucha política, como explica Ranciere contrastando a Habermas, no consiste en una discusión racional entre intereses múltiples, sino que es la lucha paralela por conseguir hacer oír la propia voz y que sea reconocida como la voz de un interlocutor legítimo.
Cuando los "excluidos", ya sean demos griego u obreros polacos, protestan contra la élite dominante (aristocracia o nomenklatura), la verdadera apuesta no está en las reivindicaciones explícitas(aumentos salariales, mejores condiciones de trabajo...), sino en el derecho fundamental a ser escuchados y reconocidos como iguales en la discusión. (En Polonia, la nomenklatura perdió el pulso cuando reconoció a Solidaridad como interlocutor legítimo.)
[...]
Son varias las negaciones que de este momento político, de esta verdadera lógica del conflicto político, pueden darse:
Cada uno de estos cuatro supuestos representan otros tantos intemos de neurralizar la dimensión propiamente traumática de lo político: eso que apareció en la Antigua Grecia con el nombre de demos para reclamar sus derechos. La filosofía política, desde su origen (desde La República de Platón) hasta el reciente renacer de la "filosofía política" liberal, ha venido siendo un esfuerzo por anular la fuerza desestabilizadora de lo político, por negarla y/o regularla de una manera u otra y favorecer así el retomo a un cuerpo social pre-político, por fijar las reglas de la competición política, etc.
El marco metafórico que usemos para comprender el proceso político no es, por tanto" nunca inocente o neutral: "esquematiza" el significado concreto de la política.
La archi-política opta por el modelo médico: la sociedad es entonces un cuerpo compuesto, un organismo, y las divisiones sociales son las enfermedades de ese organismo, aquello contra lo que hay que luchar; nuestro enemigo es una intrusión cancerígena, un parásito pestilente, que debe ser exterminado para recuperar la salud del cuerpo social.
La para-política usa el modelo de la competición agonística, que, como en una manifestación deportiva, se rige por determinadas normas aceptadas por todos.
La meta-política recurre al modelo del procedimiento instrumental técnico-científico,
La ultra-política recurre al modelo bélico: la política es entonces una forma de guerra social, una relación con el enemigo, con "ellos".
La post-política* acude al modelo de la negociación empresarial y del compromiso estratégico.

LA POST-POLÍTICA...

proximamente...
submitted by teradam to AhoraEnComun [link] [comments]


2015.06.13 09:48 me3926 RESULTADOS ELECTORALES. Una perspectiva desde Navarra.

24M unas elecciones en la Europa de la troika Las elecciones del 24 M representaban la oportunidad de expresar en la arena electoral el rechazo de las políticas antipopulares aplicadas en los últimos años y de desautorizar a los gobiernos que las aplicado con una gestión que si algo destaca es por la incompetencia y la corrupción que en el caso del PP ha alcanzado unos niveles de organización mafiosa.
La evaluación de los resultados debe contemplar en que medida y en que términos se ha expresado la protesta social frente a esas política y la reivindicación de políticas alternativa y si no solo se traducen en poder institucional sino en reforzamiento de la politización y actividad de la ciudadanía. El problema para la casta política y económica es no solo el poder institucional que se alcance, sino la medida en que este poder y los propios resultados espoleen movilizaciones y protestas y favorezcan procesos de organización democrática y participativa de la ciudadanía. Unas movilizaciones y una actividad ciudadana que en el último año han tenido una incidencia limitada en la calle y centros de trabajo.
Este impasse en las movilizaciones sociales se acompaña de una conciencia social y política con contracciones y sin que la mayoría social sea consciente de profundidad de las reformas políticas y especialmente económicas necesarias, como diferentes acontecimientos por ejemplo el surgimiento de Ciudadanos, pone de manifiesto.
Estas elecciones representan también un test a las instituciones europeas y sus políticas, aunque en los últimos meses la “troika” ha pasado a segundo plano, porque las políticas de austeridad son un problema europeo, aunque hayan sido la mayoría social de los países de sur de Europa los que hayan sufrido las peores consecuencias y las elecciones van a ser leídos en clave de la magnitud de la resistencia a esas políticas, el desgaste de los gobiernos que las respaldan y la aparición y/o desarrollo de fuerzas políticas antineoliberales y por la democracia que supongan un desafío para los partidos de la derecha y social liberales que gobiernan en nombre de la oligarquía empresarial y financiera internacional.
Es ahí la importancia y repercusión de los resultados de PODEMOS que desborda con mucho el 14% que ha obtenido a nivel global. Su entrada en las instituciones suponen una amenaza de que el enorme descontento existente se articule en el respaldo para una política diferente, en beneficio de los de abajo, especialmente peligrosa porque a pesar de las proclamas optimistas la recuperación económica es tímida y existen serios obstáculos que podrían precipitar un estancamiento prolongado o incluso una recaída. Esto sin olvidar que tienen pendientes más ajustes (reformas le llaman) y que el problema de la deuda es cada día más incontrolable.
Como hemos dicho estas elecciones tienen como trasfondo ese conflicto que además se da en un plano europeo. Un conflicto que tiene en estos momentos su epicentro en Grecia y en el que España aparece como el segundo frente de contestación aumentando riesgo de extensión a otros países.
Por lo tanto las elecciones del 25M se situaban en el marco del conflicto de intereses entre una minoría que intenta y esta de momento consiguiendo asegurar que la crisis no toca sus privilegios y los trabajadores y sectores amplios de la clase media que ve como sus ingresos sus condiciones de vida y trabajo se deterioran en nombre una crisis de la que son los únicos pagadores.
**Resultados de las elecciones del 24 M: Se ha logrado echar al PP-UPN pero no liderar el Cambio.""
El primer dato que llama la atención es que la abstención solo ha disminuido de forma discreta aunque parece que el aumento de la participación ha sido sobre todo en barrios populares (donde también parece que crece el voto PODEMOS) y que por el contrario antiguos votantes de la derecha se han abstenido en esta ocasión.
El segundo dato es el profundo desgaste del PP expresión del rechazo que reciben tanto sus políticas como la gestión corrupta casi mafiosa que ha caracterizado su presencia institucional. UPN ha seguido el mismo camino sin que su intento de mantenerse en el poder utilizando el fantasma habitual de la absorción por la CAV (vienen los vascos) haya funcionado con la efectividad de otras ocasiones. No obstante una gran parte del voto que ha perdido se ha podido ir a la abstención o en el estado a a ciudadanos.
El PSOE a nivel de estado también sufre un retroceso pero no se hunde, no estamos ante una situación como la del PASOK que era la que buscábamos. Es verdad que no emerge de momento como una alternativa de recambio incontestable, pero tampoco queda descartado que pueda intentar recomponerse y ser la fuerza mayoritaria tras el PP (lo más probable en este momento) o como primera fuerza electoral en el caso de una descomposición abierta por parte del partido de Rajoy. En Navarra la situación del PSN es mucho más delicada casi terminal. Su único recurso quizás sea una base social compuesta mayormente por sectores populares no “vasquistas” que apuestan por la posibilidad de un cambio “suave”, ciudadanos que desean otra gestión de la crisis pero que no ven la necesidad de transformaciones económicas y sociales profundas.
Se podría decir que los partidos del régimen han sufrido un varapalo pero no definitivo, superan el 50% del voto y no han perdido todas las posibilidades de seguir intentando jugar a la alternancia. Si bien se ha golpeado duramente al bipartidismo no se le ha cerrado todas las salidas y lo que es peor el PSOE puede “ofrecerse” en muchos lugares para liderar el “cambio”. En Navarra como hemos dicho estas posibilidades son menores y el mayor peligro es un retorno de UPN que sigue siendo la primera fuerza a distancia de las demás y cuenta con una influencia considerable en las sociedad navarra y tiene a los poderes fácticos detrás.
No hay que olvidar que el partido socialista ha recibido más votos que PODEMOS en todas las comunidades autónomas salvo en Navarra. Esa persistencia del PSOE como segunda fuerza expresa los limites de la conciencia social, el sentido común mayoritario no era base suficiente.
A esta posible recuperación de la alternancia bipartidista se une a la añade su posible recursos al poible apoyo de una muleta de derecha: Ciudadanos, que también expresa el rechazo al biparditismo dentro los limites de la conciencia política y social mayoritaria sobre la naturaleza de la crisis y de la degradación de la democracia.
Pero en las elecciones de 24M otro dato es el limitado ascenso electoral de Ciudadanos sobre todo teniendo en cuenta la desaparición de UpyD. Salvo en Valencia y Murcia, donde se sitúa a nivel de Podemos, su votos están muy por detrás de nuestro partido y lejos de lo que algunas encuestas apuntaban. Su lugar destacado en la Comunidad Valenciana es debido a que Compromis obtiene unos excelentes resultados y supera ampliamente a Podemos, demostrando que no es tanto la definición como izquierda o derecha la que condiciona la atracción electoral, sino utilizar un estilo renovado y abierto a lo que hay que añadir su presentación como como proyecto nacional Valenciano, frente a un Podemos cada vez con más vocación de partido de España.
Pero el peligro que representa ciudadanos no ha desaparecido ya que sus resultados si bien desinflan su papel inmediato en muchos lugares no así en otras, y por lo tanto no lo descartan como una fuerza “alternativa” (probablemente no mayoritaria) en el futuro. En Navarra , sin embargo, su porcentaje es muy marginal y su papel en el próximo periodo muy limitado.
Dos palabras sobre los resultados de la Comunidad Autónoma Vasca alli también el PP sufre un descenso importante salvo en Gasteiz donde se mantiene y PSV-PSOE cae pero tampoco se derrumba estrepitosamente. Pero el dato más significativo es el aumento del voto del PNV (que tiene la posibilidad de gobernar con el PSOE) y el retroceso en Guipuzkoa y Bizcaia de Bildu. Las razones de este descenso se podrían ligar a los temas conflictivos e incluso impopulares surgidos en relación con la gestión de la Diputación Foral de Guipuzkoa, si no fuera porque también se produce en Bizcaia (No así en Alava). Creo que Podemos puede haber recibido parte del voto protesta no visceralmente nacionalista de Bildu, pero que también las relaciones de “familia” que mantienen ambos partidos (como sucede ahora con ERC y CIU) unas relaciones que oscilan entre el ataque y la reconciliación favorece esa permeabilidad.
En Cataluña CIU se mantiene como primera fuerza pero se va dibujando un panorama con un predominio absoluto del voto nacionalista en Lleida, Gerona y Tarragona salvo en las zonas industriales y por otro lado Barcelona y su cinturon industrial donde los partidios nacionalistas encuentran mayor competencia.
Finalmente las elecciones del 24 M han puesto sobre la mesa la profundidad de la crisis de IU, la perdida de respaldo ha sido general y en Madrid y en otros muchos lugares (salvo por ejemplo Navarra y Asturias) han significado prácticamente su la desaparición institucional.
Los resultados de PODEMOS a nivel de estado tienen dos lecturas. Si uno compara con los resultados de las Europeas el avance es espectacular si se toma como referencia las expectativas que generaron las encuestas entre noviembre y febrero podría suponer incluso una decepción. Sin embargo, no se puede hablar en ningún caso de fracaso y en conjunto creo que hay que hacer una lectura positiva del recuento electoral, sobre todo porque nos da una oportunidad para un cambio de rumbo y para aprender de las lecciones del 24M y afrontar con éxito el desafío de Noviembre .
Porque los resultados de PODEMOS no han servido para situarla como 2º fuerza que era el verdadero objetivo “realista”que pretendíamos: Situar al PSOE ante la disyuntiva de apoyarnos a nosotros o al PP. Esto no significa que la relación de fuerzas actual que hace que el PSOE dependa de PODEMOS para gobernar esté desprovisto de posibilidades se va a ver confrontado a la necesidad de aceptar medidas “progresistas” que le van a suponer contradicciones con su orientación y con las exigencias que las instancias tanto a nivel del estado español como de Europa que defienden los intereses de la oligarquía financiera y empresarial. NO hay que tener ninguna ezperanza en la “izquierdalización” del PSOE, ni siquiera en su socialdemocratización.
Así pues, si los resultados de las elecciones no han permitido el “sorpasso” salvo en Navarra (aunque en Aragón se ha estado cerca), por el contrario nos puede obligar a en varias comunidades y ayuntamientos a apoyar sin “condiciones” reales (las que se estan planteando son en muchos casos simbólicas) al PSOE para evitar gobiernos del PP (para bien o para mal los sectores populares considera que el PP es el enemigo principal en estos momentos). Se trata de un asalto incompleto al bipartidismo pero de todas formas Podemos se ha afirmado como la fuerza fundamental de referencia a nivel del conjunto del estado para todos los que buscan un cambio real, ante los sectores dominantes somos “el peligro y para la opinión pública la “alternativa” .
Ya hemos ido haciendo referencia a los resultados de Navarra a lo largo del texto. Si a nivel de estado hemos echado al PP pero no garantizamos el cambio en Navarra las posibilidades son mayores pero un cambio profundo no está garantizado. Hay mayoría para echar del gobierno a UPN y PSN pero no para llevar una política alternativa que pueda resolver las necesidades de la población. No hay que olvidar que el modelo económico de Geroa Bai ( coalición en la que el PNV juega un papel que esta lejos de ser secundario), puede ser un obstáculo porque sobre todo si como es posible porque no ha roto con sigue en los paradigmas de la economía de mercado además de unas propuestas muy tímidas en educación (tolerancia hacia la enseñanza concertada) y ecológicas sobre todo por su postura frente al TAV. El éxito de Geroa Bai se debe a varios factores: Una candidata conocida y valorada, una marca propia de Navarra, un discurso de moderación integración y capacidad de gestión. Eso ha permitido que a pesar de su imagen “vasquista” sus resultados en Pamplona y comarca ademas de en la zona Euskalduna hayan sido bueno sin embargo su presencia en el sur de Navarra es escasa. Aunque también el triunfo de Geroa Bai señala los limites del ascenso de PODEMOS como luego señalaremos.
Bildu, con el que las coincidencias programáticas son mayores, tiene buenos resultados en la zona media pero en el resto, incluyendo Pamplona experimenta un claro estancamiento que le impide a pesar de su base militante mas amplia superar a Geroa Bai. Se ha hablado de que su candidato le ha dificultado disputar a Geroa Bai un sector moderado de votantes “nacionalistas vascos”, pero hay que analizar más detalladamente los datos.
Los resultados de IU en Navarra son mejores de lo que ellos mismos esperaban. En Pamplona la no presencia de Podemos con su nombre aunque si una candidatura popular apoyada por nosotros (Aranzadi) que ha batallado con una enorme diferencia de medios, y su candidata más conocida que la de la candidatura popular puede haber contribuido a ese éxito. En Tudela los excelentes resultados de IU son mas llamativos (también aquí tenían un candidato con buena imagen) porque a diferencia de Pamplona se presentaba una candidatura cuyos símbolos e imagen eran una referencia directa a Podemos. Las divisiones internas de Podemos (Miembros significativos de nuestro partido participaban en otra candidatura popular) pueden haber pasado factura. Aunque la transferencia de los votos municipales a los del parlamento foral no es automática casi siempre la favorece.
Nuestros resultados en Navarra también son agridulces hemos aparecido como una fuerza esencial para el cambio en Navarra y nos coloca en el centro del tablero aunque no una posición no dominante (incluso despues de las elecciones hemos quedado en un lugar muy secundario). El análisis de los datos nos van a mostrar la procedencia de nuestros votos pero parece que hay un componente muy importante de voto en barrios y municipios trabajadores y populares como Orkoien, Beriain (donde somos la primera fuerza)
Haber sido la segunda fuerza ha estado al alcance de nuestra mano, sin embargo no se ha conseguido disputar a Geroa Bai su electorado, pero tampoco hemos sido capaces de arrancar más apoyo entre los votantes de IU y el PSOE y sobre todo no hemos podido conseguir una mayor participación de los sectores populares abstencionistas.
Habrá que hacer un balance de la campaña difícil al no tener más datos de la distribución de los votos, pero tampoco conocemos la estrategia de campaña para poder evaluarla. Hay que tener en cuenta también que nuestros resultados están en linea con los del Estado y que el descenso de las expectativas electorales tiene que ver con la experimentada en toda España. Tampoco parece que nuestra campaña aunque con matices haya seguido una estrategia diferente del marcado por el CCE aunque posiblemente hemos aparecido como más beligerantes y “radicales”, aunque en algunos momentos el discurso puede haber tenido algunas contradicciones. No hay que olvidar que en Navarra el discurso y la estrategia electoral era bastante complicada ya que no era fácil compaginar mensajes y estilo compatibles con los distintos sectores de nuestra sociedad. Esto obligaba a priorizar no solo en base los resultados electorales a corto plazo sino con la vista puesta en un bloque social por el cambio político y la transformación socioeconómica basada en un nuevo modelo de producción y consumo
submitted by me3926 to PodemosNavarra [link] [comments]


2015.06.01 13:02 anarxy_XXX TTIP y el atentado a la democracia- psoe, pp , ciudadanos venden la soberania nacional a los mercados.

Si bueno, he abierto algunos hilos del TTIP, pero hay una razón de peso, los ciudadanos muchos no saben ni que es, y algunos tan solo se piensan que es simplemente un tratado de comercio, sin más
Lo cierto es que yo comparto con mis redes algunos de mis hilos, y ahora muchos que desconocían el TTIP, se están enterando de lo que es..y no...no os penseis que son realmente muchos votantes de Podemos, ni siquiera a algunos les interesa tanto la politica, otros son conservadores, pero eso no implica que no me hable, y que no les parezca interesante algunos temas.
El TTIP es una de las cosas con mas plataformas mundiales contra el, pero a la vez un gran pozo de oscuridad y un gran desconocido. El TTIP, no es una postura de un partido, es una situación que afecta al conjunto de ciudadanos independiente de su ideología politica o partido. afecta al pueblo.
Pero Todas las politicas, todas, deben ser constitucionales y la primera de todas es admitir porque lo han jurado esta :
la soberania reside en el pueblo
Artículo 1 de la constitución española
España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.
La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.**
Parece ser que en los últimos tiempos esta palabra ha dejado en un ambigüo concepto lo que realmente quiere decir, una sola palabra que para algunos politicos solo significa votar en las urnas en momentos puntuales como las elecciones.
La soberanía es la autoridad más elevada o suprema donde reside el poder político y público de un pueblo, una nación o un Estado, sobre su territorio y sus habitantes. Por tanto, la soberanía es la independencia de cualquier Estado para crear sus leyes y controlar sus recursos sin la restricción de otros Estados
No..no voy a entrar mucho más en detalle, porque podría escribir la biblia, si no con respecto al tema que se trata TTIP, preguntarnos cosas
¿se puede ser patriota y vender la soberania nacional a potencias extranjeras?
Lo digo, porque los supuestos liberales, se les llena la boca de patria, agitan banderas, y dicen : ¡arriba españa!, una grande, libre!...
A esos que dicen tanto amar la patria, que aman los productos de la tierra, que ven su país como un coto privado de caza...debería incluso más que a mi misma que no comparto su pensamiento agredirles este tratado económico... que se respondan ellos mismos...al final
productos basura será la marca nacional.
Pues el "elitismo" y** calidad de productos que gozamos gracias a las regulaciones** que se han ido haciendo año tras año, y controles han elevado los productos europeos al TOP en cuestión de calidad.
Ese etiquetado que tenemos desaparecerá
es decir seremos un país más que se nutre de comida basura y no, no es que dejemos tan solo el producto caro para los ricos, porque en el grueso de los productos nadie estará obligado a poner sus ingredientes hilos que tengo atrás lo dejan claro)
Así pues nadie les puede asegurar que sin querer se coman su propia basura.
TTIP el poder judicial otorgado a los hombres de negocios.- ataque al poder judicial- usurpacion
Pero si esto parece poco y es más una reflexión, lo que es incuestionable es que las bases de la democracia, volviendo al punto uno deben asegurar que los poderes sean otorgados por y para el pueblo sin dobleces, entre ellos la justicia.
Es decir la justicia emana del pueblo también .
La reflexión del significado del TTIP, porque aún no se cuenta que son esas siglas ** ISDS**
Y no se dan cuenta muchos que son los hombres de negocios que sin ser votados, ni pertenecer al poder judicial , donde lo podeis ver en artículo escrito por Lola caldey en el diario., la cual en un extenso artículo explica lo que es :
Otra mentira más en la vieja política
El jueves se votó en Comisión la inclusión o exclusión de la cláusula maldita dentro del TTIP. Y una enorme amnesia recorrió la bancada socialista, de forma que votaron un compromiso que la incluye, aunque maquillada http://www.eldiario.es/euroblog/mentira-vieja-politica_6_393770623.html
el isds es un atentado contra la democracia .
No obstante parece que algunos ilusos siguen creyendo en las enmiendas pero lo que cuenta son los hechos y votaciones. http://www.attac.es/2015/02/15/por-que-se-oculta-a-la-sociedad-lo-que-es-el-ttip/
  1. Para un Estado, da igual cuál pero pondremos como ejemplo a España, hay dos riesgos: El primero, la eventual imposibilidad de aplicar políticas distintas a los enunciados neoliberales que se fijen en el TTIP. Es decir, España sería tan dependiente de la UE que resultaría materialmente imposible su modificación en el caso de que nuevas mayorías pidieran cambiarlo. Desde sueldos mínimos, hasta derechos legales, pasando por privatizaciones de servicios públicos y rebaja de medidas de control.
  2. Y, en segundo lugar, existiría una privatización de la Justicia, al someter todas las discrepancias sobre las inversiones exteriores a procedimientos arbitrales privados.
el 1 er articulo de la constitución violado y ultrajado por los caciques del planeta.
Ni el pluralismo , ni la justicia, ni nada de lo que aparece en el simple y primer articulo de la constitución se respeta.
  1. los hombres de negocios no son candidatos electos, nadie los ha votado, nadie los ha nombrado,
  2. los hombres de negocios hechos jueces de los estados, y manejando los politicos del planeta
Los hombres de negocios autoproclamandose reyes del planeta, y ni reyes ni politicos ni jueces harán que su palabra sea simplemente discutida.
Esto no puede hacer feliz a nadie ni al de izquierdas, ni al patriota, tal vez a algun idiota si tengo que buscar palabras acabadas en en TA. ni a los monarquicos pues ni siquiera por linea de sangre pueden mandar
El TTIP es el mayor escupitajo a la democracia y las libertades de este siglo XXI, no es un simple tratado de comercio, es coronar a los hombres de negocios con una corona por sus santas pelotas.
Y lo peor ¿a ti te han consultado si lo quieres? ¿podrias ser capaz de votar algo que desconoces todo lo que hace reugula y desregula?
la soberania residirá en la de los hombres de negocios
no vienen los soviets, lo que viene es la dictadura de los hombres de negocios.
Si..esto es algo más que un partido u otro es un teatro de marionetas donde los representantes de los hombres de negocios se llaman PP, psoe , ciudadanos...ellos son simplemente manejados y meras marionetas, porque los que mueven la mano bajo la tela del muñeco en este teatrillo de guiñol, son los que tienen la pasta, ellos solo son una cara, unas siglas y un nombre para representar a los emporios.
Esto no es el articulo 1 de la constitucion que yo sepa, la soberania reside en los hombres de negocios? ¿desde cuando¿?
Se puede tener cualquier ideología, que si.. siempre y cuando la democracia sea real y no una pantomima para justificar que nuestra papeleta significa algo...pues si no vete asumiendo que posiblemente en la proxima campaña tengas que votar entre pepsi o coca -cola o y en el los colegios se aprenda como filosofía la que imparta el dueño de las cadenas burger king ... y cantes parapa papa"I'm Lovin' It"
submitted by anarxy_XXX to podemos [link] [comments]


2015.03.04 13:13 Ubuntu1967 Grecia y el eurogrupo: el acuerdo bloquea tres puntales de cualquier –política de austeridad–: impide nuevas privatizaciones, consolida las pensiones y descarta impuestos a través de la circulación.

Ilán Semo
E
l acuerdo que obtuvo el gobierno encabezado por Syriza con el Eurogrupo para refinanciar la deuda que abate a Grecia parte de una premisa central: el desconocimiento del Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional, la Troika, que hoy se esfuerzan en presentarse bajo el aura de las “instituciones financieras” como interlocutores legítimos de las negociaciones. Toda negociación política se basa en dos condiciones: la habilidad de los negociadores y, sobre todo, la fuerza que respalda a cada una de las partes. En su primera gran acción, Alexis Tsipras y su ministro de economía, Yanis Varoufakis, lograron que la habilidad se transformara de alguna manera en su fuerza: legitimaron a la opción griega como un asunto efectivamente europeo. Al parecer Grecia no está sola. Y no será sino la mejor parte de Europa la que negocie con estas tres “instituciones”, que desde los años 90 se dedican a reconfigurar el mapa europeo a través del desmantelamiento, primero gradual, y después de 2008 a pasos acelerados, de las conquistas sociales que llevaron un siglo entero. Digamos, esa parte de Europa convencida de que las reformas estructurales, las políticas de austeridad y la degradación social alcanzaron ya su límite extremo. Este límite no se llama Syriza en sí, sino la razón por la cual una fuerza de izquierda radical llegó –por primera vez en Europa después de la caída del Muro de Berlín– al gobierno: la rebelión social que se inició en Grecia en diciembre de 2008 y que continúa hasta la fecha.
Seamos sinceros. En 2009, después de tres huelgas nacionales, con los bancos hechos pedazos, las comisarías asediadas, las plazas públicas ocupadas y una fuerza pública que se negaba a disparar sobre su propia gente, todo por oponerse a la política de austeridad decretada desde la Comisión Europea, cada ateniense sabía perfectamente el significado actual de la palabra rebelión. La Unión Europea, el gobierno de Angela Merkel y el Fondo Monetario Internacional decidieron hacer pagar a Grecia esta revuelta imperdonable. He aquí el origen de esta dramática historia. Un castigo en el cual colaboraron primero la socialdemocracia del Pasok y después el centro derecha de Saramaz.
Cuando Syriza compara los saldos de este castigo con la devastación que causaron las tropas alemanas de la Wehrmacht en 1942, la metáfora puede sonar exagerada, pero no es del todo inexacta. En tan sólo cuatro años, Grecia perdió 25% de su producto interno bruto; el desempleo alcanza 30% de la población; hay franjas enteras a las que acecha la desnutrición; por falta de medicamentos, la gente muere. Una auténtica catástrofe humanitaria. Nunca antes había ocurrido en Europa Occidental, después de 1945, semejante devastación social –con excepción, acaso, de la guerra en la antigua Yugoslavia–. 1942 y 2014: dos paisajes de guerra. Una con la política de las armas, otra con las armas del mercado.
Pero los griegos resistieron y la semana pasada cosecharon su primer triunfo. Un éxito magro, pero triunfo al fin y al cabo. En el acuerdo con el Eurogrupo se establece que no habrá ninguna nueva privatización, aunque se mantendrán las que ya se realizaron. El salario mínimo tampoco aumentará sino hasta después de las elecciones, aunque se preservarán intactas las pensiones. El IVA se descarta como el centro de la política fiscal, y se dará inicio a una restructuración de impuestos en la que paguen quienes obtienen ingresos por más de medio millón de euros. En rigor, el acuerdo bloquea tres puntales de cualquier –política de austeridad–: impide nuevas privatizaciones, consolida las pensiones y descarta impuestos a través de la circulación. No es casual que el FMI haya manifestado de inmediato su desacuerdo.
El acierto de Syriza consiste acaso en concentrar sus fuerzas en la refutación del concepto de “política de austeridad”.
Como todo el mundo sabe, después de 2012, el director de Elstat, el instituto griego de estadísticas, se dedicó a falsificar las cifras de las cuentas nacionales para propiciar la intervención de la Troika. Es decir, un funcionario que recibía su salario del FMI, una institución supuestamente encargada de apoyar a los países para “salir” de la crisis, se encargó durante varios meses de producir el simulacro de una situación de pánico. Antes, las crisis eran vistas como una suerte de corolario “natural” de las disfunciones del sistema social. Un hecho que se imponía no obstante los esfuerzos en impedirlo. Hoy las crisis son propiciadas deliberadamente. Hay estrategias para hacerlo. Una de ellas lleva el nombre de “política de austeridad”. Bajo este lema se destruyen instituciones, se lanzan al desempleo a franjas enteras de la población y se deprimen salarios de los que quedan con trabajo. Pero lo central: se desmantelan los centros sociales de resistencia bajo la retórica de la “eficiencia económica”. En México, el trágico destino de Luz y Fuerza del Centro lo corrobora. Todo en aras de destruir a su organización sindical.
Desbancar el concepto de “austeridad” del panorama de las opciones sociales implica deshabilitar uno de los dispositivos ideológicos centrales con las cuales se recubre de “eficiencia económica” una estrategia de desarticulación política. El programa de Syriza incluye 39 puntos más. ¿Cuáles podrá implementar y cuáles no? Por lo pronto ha empezado cerrar los centros de detención de inmigrantes, uno de los puntales de la segregación racial propiciada durante el periodo de los gobiernos de derecha. Es un mensaje directo que lo diferencia de la organización de extrema derecha que se encuentra en su propia coalición
submitted by Ubuntu1967 to podemos [link] [comments]


2015.03.01 14:57 Ubuntu1967 Grecia: La otra Europa.

Ilán Semo
E
l acuerdo que obtuvo el gobierno encabezado por Syriza con el Eurogrupo para refinanciar la deuda que abate a Grecia parte de una premisa central: el desconocimiento del Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional, la Troika, que hoy se esfuerzan en presentarse bajo el aura de las “instituciones financieras” como interlocutores legítimos de las negociaciones. Toda negociación política se basa en dos condiciones: la habilidad de los negociadores y, sobre todo, la fuerza que respalda a cada una de las partes. En su primera gran acción, Alexis Tsipras y su ministro de economía, Yanis Varoufakis, lograron que la habilidad se transformara de alguna manera en su fuerza: legitimaron a la opción griega como un asunto efectivamente europeo. Al parecer Grecia no está sola. Y no será sino la mejor parte de Europa la que negocie con estas tres “instituciones”, que desde los años 90 se dedican a reconfigurar el mapa europeo a través del desmantelamiento, primero gradual, y después de 2008 a pasos acelerados, de las conquistas sociales que llevaron un siglo entero. Digamos, esa parte de Europa convencida de que las reformas estructurales, las políticas de austeridad y la degradación social alcanzaron ya su límite extremo. Este límite no se llama Syriza en sí, sino la razón por la cual una fuerza de izquierda radical llegó –por primera vez en Europa después de la caída del Muro de Berlín– al gobierno: la rebelión social que se inició en Grecia en diciembre de 2008 y que continúa hasta la fecha.
Seamos sinceros. En 2009, después de tres huelgas nacionales, con los bancos hechos pedazos, las comisarías asediadas, las plazas públicas ocupadas y una fuerza pública que se negaba a disparar sobre su propia gente, todo por oponerse a la política de austeridad decretada desde la Comisión Europea, cada ateniense sabía perfectamente el significado actual de la palabra rebelión. La Unión Europea, el gobierno de Angela Merkel y el Fondo Monetario Internacional decidieron hacer pagar a Grecia esta revuelta imperdonable. He aquí el origen de esta dramática historia. Un castigo en el cual colaboraron primero la socialdemocracia del Pasok y después el centro derecha de Saramaz.
Cuando Syriza compara los saldos de este castigo con la devastación que causaron las tropas alemanas de la Wehrmacht en 1942, la metáfora puede sonar exagerada, pero no es del todo inexacta. En tan sólo cuatro años, Grecia perdió 25% de su producto interno bruto; el desempleo alcanza 30% de la población; hay franjas enteras a las que acecha la desnutrición; por falta de medicamentos, la gente muere. Una auténtica catástrofe humanitaria. Nunca antes había ocurrido en Europa Occidental, después de 1945, semejante devastación social –con excepción, acaso, de la guerra en la antigua Yugoslavia–. 1942 y 2014: dos paisajes de guerra. Una con la política de las armas, otra con las armas del mercado.
Pero los griegos resistieron y la semana pasada cosecharon su primer triunfo. Un éxito magro, pero triunfo al fin y al cabo. En el acuerdo con el Eurogrupo se establece que no habrá ninguna nueva privatización, aunque se mantendrán las que ya se realizaron. El salario mínimo tampoco aumentará sino hasta después de las elecciones, aunque se preservarán intactas las pensiones. El IVA se descarta como el centro de la política fiscal, y se dará inicio a una restructuración de impuestos en la que paguen quienes obtienen ingresos por más de medio millón de euros. En rigor, el acuerdo bloquea tres puntales de cualquier –política de austeridad–: impide nuevas privatizaciones, consolida las pensiones y descarta impuestos a través de la circulación. No es casual que el FMI haya manifestado de inmediato su desacuerdo.
El acierto de Syriza consiste acaso en concentrar sus fuerzas en la refutación del concepto de “política de austeridad”.
Como todo el mundo sabe, después de 2012, el director de Elstat, el instituto griego de estadísticas, se dedicó a falsificar las cifras de las cuentas nacionales para propiciar la intervención de la Troika. Es decir, un funcionario que recibía su salario del FMI, una institución supuestamente encargada de apoyar a los países para “salir” de la crisis, se encargó durante varios meses de producir el simulacro de una situación de pánico. Antes, las crisis eran vistas como una suerte de corolario “natural” de las disfunciones del sistema social. Un hecho que se imponía no obstante los esfuerzos en impedirlo. Hoy las crisis son propiciadas deliberadamente. Hay estrategias para hacerlo. Una de ellas lleva el nombre de “política de austeridad”. Bajo este lema se destruyen instituciones, se lanzan al desempleo a franjas enteras de la población y se deprimen salarios de los que quedan con trabajo. Pero lo central: se desmantelan los centros sociales de resistencia bajo la retórica de la “eficiencia económica”. En México, el trágico destino de Luz y Fuerza del Centro lo corrobora. Todo en aras de destruir a su organización sindical.
Desbancar el concepto de “austeridad” del panorama de las opciones sociales implica deshabilitar uno de los dispositivos ideológicos centrales con las cuales se recubre de “eficiencia económica” una estrategia de desarticulación política. El programa de Syriza incluye 39 puntos más. ¿Cuáles podrá implementar y cuáles no? Por lo pronto ha empezado cerrar los centros de detención de inmigrantes, uno de los puntales de la segregación racial propiciada durante el periodo de los gobiernos de derecha. Es un mensaje directo que lo diferencia de la organización de extrema derecha que se encuentra en su propia coalición
submitted by Ubuntu1967 to podemos [link] [comments]


2014.11.22 15:50 maskafulez Podemos desde fuera

televisión española Censura a Pablo Iglesias?
http://www.lantidiplomatico.it/dettnews.php
Podemos en España y SYRIZA en Grecia se dan en crecimiento exponencial, destinado a convertirse en los primeros partidos en sus respectivos países. Y en Italia? Es de esperar que las divisiones de la izquierda, de los cuales el PD ya no es parte, ser superados por dar a los ciudadanos la oportunidad de representar a propuestas concretas y populista, capaz de contrarrestar la renzismo en el mismo plano.
http://www.agoravox.it/Renzi-il-canguro-da-Brisbane-a.html
Los movimientos de los transportistas europeos protestaron en Bruselas
El dumping social, el cabotaje, la anarquía en la zona fueron los temas tratados en el evento que tuvo lugar el pasado sábado frente al Parlamento Europeo por los movimientos de los conductores Agora Movilización en el transporte, Samen Sterk Transporte (Países Bajos), Circulo Podemos Transportistas (España), Uita ( España), el Club Deutschland eV Kraftfahrer (Alemania), Drivers propietario Estados (Bélgica).
http://www.trasporti-italia.com/autotrasporto/i-movimenti-di-autotrasportatori-europei-hanno-manifestato-a-bruxelles/18802
Unión Europea: la peligrosa división Norte-Sur
Hoy en día es la divergencia domina. Y simplista. En las afueras de Roma, la guerra de los pobres que los modestos italianos están atacando Roma y los refugiados se reunieron en el Mediterráneo. Un gradiente de clima social, radicalizó expresión política. Podemos España y SYRIZA en Grecia capturan la ira a la izquierda. Liga del Norte (que lepénise) en Italia y en Francia el Frente a la derecha.
Todas las señales indican una nueva metamorfosis de la crisis. Política esta vez apoyando la división norte-sur. Tan contagiosa como la crisis financiera. Miércoles, Jean-Claude Juncker, el presidente de la Comisión presentará su plan de inversiones de 300 mil millones. Eficaz, esta cantidad pesaría 0,8% del PIB de la UE. ¿Pero es realmente? ¿O es un juego de trileros pasando aquí, raspando fondo de un cajón, donde los créditos de reciclaje ya anunciaron?
La respuesta será esencial. Porque después de ansiosos, con razón, para salvar el sistema bancario, nos gustaría ver a nuestros líderes también participan en la respuesta a la agitación social.
http://international.blogs.ouest-france.farchive/2014/11/20/sud-euro-italie-grece-espagne-12963.html
El Reino de Marruecos de nuevo a la pared.
Durante la Conferencia 39 de EUCOCO, el de los derechos humanos saharaui Haidar, dijo que esperaba que "tras el reconocimiento por parte del gobierno español del Estado palestino, el segundo paso será reconocimiento de la RASD ". Cuando se le preguntó acerca de la nueva política de formación de Podemos y su relación con el Sáhara Occidental, ella respondió: "Su nombre tiene un significado. Podemos hacer todo lo posible para apoyar la justicia y el cambio de políticas. Confiamos en ellos, ya que siempre hemos apoyado en otras partes de España. Además, es un nuevo partido que viene de la base, una base joven. Tenemos mucha esperanza. "El jefe de Podemos, Pablo Iglesias, que estuvo presente en la conferencia, dijo que el apoyo y el compromiso de su organización con la causa saharaui.
http://rapideinfo.net/index.php/analyses/17708-le-royaume-du-maroc-dos-au-mur-.html
Avance de los "indignados" España como laboratorio revolucionario
http://www.nzz.ch/meinung/kommentare/spanien-als-revolutionaeres-labor-1.18429807
El Festival Blockupy comienza con un debate sobre el futuro de las protestas contra el Banco Central Europeo y la política de la UE a la crisis. En este sábado, los activistas se basan en una manifestación para el nuevo Banco Central Europeo
http://www.fr-online.de/blockupy-frankfurt/blockupy--zeit-des-widerstands-,15402798,29119988.html
submitted by maskafulez to podemos [link] [comments]